PUBLICIDAD
Mapa Fauna Protegida de México
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Acapulco retro, hazte fan de los 50’s

Por: Beatriz Santos Pruneda

La “bahía más bonita del mundo”, Acapulco, está más viva que nunca, y prueba de ello es que su parte “vieja”, se está reconstruyendo. ¡Descúbrela con tus amigos y hazte fan de los 50’s!

Este puerto está más vivo que nunca y no por nada se está reconstruyendo la parte “vieja”, donde hace sesenta años parecía que “besar el cielo” era fácil… cuando en esas noches de verano el horizonte y la bahía se hacían una sola, como los corazones de quienes presenciaban esta maravillosa vista por primera vez.

Casi todos tenemos una historia fabulosa que contar de Acapulco. A quienes lo tienen olvidado o no han venido, siempre les digo: aquí el sol broncea dorado, como en ningún lugar del planeta; con poco o mucho dinero la pasas espléndidamente; y puedes conocer a personas de cualquier parte del mundo, ya que es visitado por casi dieciseis mil extranjeros al año (registro de 2005, uno de sus niveles más altos).

Todos sabemos lo mucho que ha crecido y los grandes hoteles que se siguen construyendo, pero ¿por qué ahora voltear a las legendarias playas de Caleta y Caletilla?

Acapulco: un icono del interiorismo mundial

Después de mucho viajar, incluso a las playas más sofisticadas de Asia y el Caribe, he encontrado un estilo de decoración deliciosa que a primera vista es sólo retro, pero después de indagar cuál fue la inspiración, mi gran sorpresa fue que se le llamaba “estilo Acapulco”. La primera vez me cayó en gracia, pero después vi que era recurrente, estaba de moda y atraía y fascinaba a visitantes y turistas. Entonces no eran sólo las “sillas Acapulco” las que habían dado la vuelta al mundo, sino que sin querer, sin nombre, se ha impuesto un estilo que le va muy bien a los destinos playeros y que la gente busca por el gusto de evocar viejos y maravillosos tiempos, aquellos cincuentas, cuando decir Acapulco era estar en el centro del mundo.

En abril, mis papás cumplirían 50 años de casados y Acapulco fue su opción de luna de miel. No había ni qué pensarle… ¿a dónde más viajarían? Es por eso que programé un viaje hacia allá, en el mismo mes de este año, para seguir sus pasos. ¿En qué condiciones encontraría los lugares que ellos visitaron? ¿Lograría reconocerlos? ¿Encontraría la verdadera “decoración Acapulco” que tanto me había topado en otros destinos con tan buen gusto?

Destino: Caleta

Hotel: El recién renovado Boca Chica
Hace algunos años vine a este hotel para cenar con un buen amigo y entonces presidente del Club de Yates, Humberto Van Hasselt, y me había parecido el lugar más afortunado de todo el puerto, ya que su restaurante tiene la cualidad de estar como flotando en el mar. Cuando me enteré de que había sido restaurado para el Grupo Habita, por los arquitectos José Rojas y Frida Escobedo, fue claro que ahí encontraría el glamour y la nostalgia que estaba buscando. José Rojas, arquitecto mexicano con varios reconocimientos internacionales (Cum laude Design Academy Eindhoven, IM Master) me habló de que básicamente abrieron los espacios, destacaron elementos y materiales más importantes del edificio como las celosías, los mosaicos, la madera, y obviamente, las vistas de Caletilla, La Roqueta y la bahía.

Al llegar ahí, quedé extasiada porque me sentí en el Acapulco de mis papás y de tantas y tantas personas que viajaban hasta aquí con una gran ilusión: compartir un espacio con las grandes estrellas del cine e intelectuales de aquella época.

Los detalles hablan por sí solos: la fachada antigua pero inmaculada, el verde en las paredes y elementos de decoración (muy usado localmente), el refrigerador y la bicicleta antiguos en el lobby, las terrazas abiertas, muebles clásicos tropicalizados de Rietveld y Prouvé… (arquitectos y diseñadores holandés y francés respectivamente) ¡uf! Son tantos los elementos clave, que pregunté a José Rojas cuáles eran sus favoritos y coincidí en que la lámpara de caracol de los cuartos, la “barra barco” del restaurante y el magnífico mural de mozaico veneciano de Francisco Eppens, que por cierto ya era uno de los tesoros del hotel conservado para esta nueva era del Boca Chica. En cuanto a los materiales, confirmé que prevalece la piedra laja, madera tropical, mosaicos de vidrio y tapetes, todo de México (incluso la restauración de los muebles se hizo aquí).

Otra de sus cualidades es que tiene su propia marina, a la que pueden llegar yates privados y pasar el día en las instalaciones, sin ser vistos, disfrutando por ejemplo de la alberca. Sobre este espacio, el arquitecto me dijo que: “La alberca era muy bonita, pero estaba muy apretado todo alrededor, tuvimos que restarle área a una terraza que estaba arriba de ella para expandir todo el asoleadero. Ahora parece que siempre ha estado así... y eso es lo bueno. También, en lo que ahora es el Bar de Sombrilllas de concreto, había una techumbre de acero que se estaba cayendo”.

Otro tesoro más del Boca Chica son sus petroglifos, que no le diré dónde están, tendrá que investigarlo o dar con ellos usted mismo.

Después de “beberme” todo con la mirada, por largas horas, me relajé en mi terraza completamente feliz e imaginando mil cosas. Gracias al Boca Chica y a su personal cálido y servicial, comenzaba a viajar en el tiempo…

Energía cósmica

Si tantas cosas bellas han pasado por más de medio siglo en Acapulco, estoy segura que es porque está cargada de buena energía impregnada por millones de personas que hemos venido a hacer nuestra propia historia en él. Por eso, no olvide “recargarse” en algunos de los puntos clave del Acapulco de antaño, también llamados highlights que son, entre otros tantos y tantos:

- La Cabaña de Caleta. Abierto de 9:00 a 21:00 horas, este restaurante con vista a la famosa playa tiene más de medio siglo preparando los mejores platillos con pescados y mariscos. Destacan los tamales de cazón, el pavo de mar y ¡por favor! no se levante de la mesa sin pedir un auténtico ceviche acapulqueño. (Playa Caleta Oriente s/n, Tel. 01 (744) 482 5007).

- Club de Yates de Acapulco. Si puede conseguir una invitación de un socio, no se arrepentirá de conocer en donde se escribió gran parte de la historia de Acapulco. En los años cuarenta se organizaron las primeras regatas y el veleo que aquí surgió ha puesto el nombre de México en todo el mundo. De aquí se hicieron los primeros viajes en velero a California o los socios viajaban en avión hasta allá para participar en diferentes competencias. Las regatas San Diego-Acapulco son fhistoria. Hoy siguen siendo sus entusiastas socios los mejores promotores de Acapulco y su marina es una de las más modernas del mundo. Por cierto, tienen un programa original y de gran beneficio con las escuelas públicas para que una vez a la semana se entrenen a niños de primaria en el deporte del veleo. www.clubdeyatesaca.com.mx

- La Perla. ¡Qué no se ha dicho de este legendario lugar! Y es que no es sólo el restaurante del Hotel Mirador, sino que es la casa de los héroes de Acapulco, los clavadistas de La Quebrada. Fundado en 1949, está ubicado en la parte alta de los acantilados desde donde se cena, se admira a los clavadistas, se baila y se ve un show (en los años sesenta era el lugar para ver y ser visto por excelencia en México). Creo que lo importante aquí no es el menú, sino todo el concepto. Realmente su vibra es excepcional y no se puede explicar, tendrán que sentirla por ustedes mismos. (Plazoleta La Quebrada 74, Centro). www.miradoracapulco.com

- Hotel Flamingos. Esta locación tropical impacta primero, por su ubicación, pues está en uno de los acantilados más altos de Acapulco, a 275 metros. Tiene una vista que quita el aliento y ahí está su restaurante, donde se reúne buena parte de la sociedad acapulqueña para el “jueves pozolero”. Ya es tradición encontrarse ahí con los amigos y pasar toda la tarde en uno de los lugares más “ventilados” del puerto. Su intrincada arquitectura e intensos colores en muros y mobiliario representan el estilo más puro de Acapulco, al igual que la “Casa de Tarzán”, donde vivió gran parte de su vida el actor Johnny Weissmuller, que era visitado por John Wayne, Errol Flynn y Cary Grant, entre otras tantas estrellas. Tienen una galería de fotos nostálgica y sobrecogedora. (Av. López Mateos s/n, Tel. 01 (744) 483 0690).

- Hotel Villavera. Otro lugar muy frecuentado por personalidades de todo el mundo, también con una larga trayectoria en el puerto. Lo que principalmente agradecen sus huéspedes es la seguridad y privacidad que dan cada una de sus villas a todo lujo y que están regadas en una enorme propiedad enclavada en lo alto, con excelente vista. Me encantó platicar con algunas personas que llevan trabajando ahí varias décadas y que dicen que en ningún lugar se la pasan mejor los turistas que ahí. De eso estoy segura… (Tel. 01 800 159 4702).

- Hotel Elcano. Construido por el arquitecto Imanol Ordorica y remodelado recientemente por el arquitecto Ramiro Alatorre, es uno de los bastiones de la Costera. Sus aciertos: han conservado el estilo original en el fabuloso y lustroso lobby de color azul y blanco; y su restaurante con cocina española es excelso. Cada año organizan el Festival de la Paella, en donde conviven chefs, pinches, políticos, intelectuales, artistas, periodistas y comensales en un día maravilloso entre la playa y sus instalaciones que son realmente envidiables. www.elcano-hotel.com

Se dice que unos enamorados que estaban hospedados en el hotel Las Américas, residencia invernal de Hollywood, recorrieron de la mano la playa hasta el bar de Óscar Muñoz Caligaris, de Boca Chica. Ella pidió un Trébol de limón, él, una cerveza. Pudieron haber sido tus papás o tus abuelos… eran María y Agustín, una de las parejas que hizo soñar a todo México y al mundo con Acapulco. Hicieron toda una época y creo fervientemente que la energía positiva que tienen estas playas prevalecerá por siempre contra viento y marea, “haciendo época” en tu vida y en la mía…

Acapulco de ayer

Parque El Veladero y Palma Sola fue creado por decreto en el año 1980 con el objetivo de mejorar el entorno ecológico del puerto en el área conocida como el Anfiteatro de la Bahía de Acapulco y el cerro Veladero, de importancia histórica.
Fuerte de San Diego. Esta construcción defensiva, de planta pentagonal con baluartes en las esquinas, se erigió hacia principios del siglo XVII, pero su estructura actual pertenece al siglo XVIII. Su función principal fue defender el puerto, el cual era víctima constante de las incursiones de los piratas, pues era el punto de partida y llegada del Galeón de Manila.
– El 11 de noviembre de 1927 llegan de la Ciudad de México los primeros doce camiones de turistas.
- La Semana Cinematográfica se organiza a partir de 1951 y años después se transformó en la Reseña Mundial de Cine, evento internacional de gran relevancia.

Contactos

Hotel Boca Chica
Playa Caletilla. Fracc. Las Playas.
Tel. 01 (744) 482 7879.
www.hotel-bocachica.com

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación