PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ajonjolí, sésamo de la salud

Por: Guillermo Mora

Descubre la historia de la semilla de ajonjolí, proveninente de África e India y utilizada hoy en día como ingrediente en la cocina.

Esta planta, proveniente de África e India, se cultiva desde tiempos remotos por su semilla oleaginosa; fue conocida desde hace miles de años en las ciudades situadas a orillas de los ríos Tigris y Éufrates. Pasó a América cuando los esclavos africanos la llevaron consigo para espesar los alimentos y añadir un sabor especial a sus comidas típicas. En México encontró suelo fértil, al punto de semejar más una planta autóctona que trasplantada, por su arraigo en la cocina y repostería. mexicanas.

Se le conoce vulgarmente como sésamo o ajonjolí, y es una planta herbácea abundante en raíces de tallo anguloso y muy ramificado, de hojas opuestas; sus flores son de color blancorrojizo o amarillo y su fruto es una cápsula que contiene un gran número de pequeñísimas semillas color paja con sabor a nuez, de las que se puede extraer una gran cantidad de aceite comestible, cuya primera extracción es limpia y de sabor agradable.

Además, la semilla puede ser molida junto con otras especias para hacer salsas o moles; se le utiliza entera espolvoreada sobre ensaladas, como adorno o ingrediente de galletas, dulces, panes, botanas, así como en la producción de aceites.

Desde el punto de vista científico, su género esSesamum,de la familia de las Pedaláceas con cerca de 15 especies; el nombre de ajonjolí se le aplica en particular a la especiesesamuro indicum,que se desarrolla en climas cálidos tropicales y entra en activación entre los 16 y 180 c.

El ajonjolí es el ¡ábrete sésamo! de la salud y la alimentación, ya que contiene casi 19% de proteínas, un gran porcentaje de vitamina B y contiene 55% de aceite, por lo que contribuye a mantener la piel lozana y humectada.

Por su calidad y nutrición es conveniente consumirlo y qué mejor que en un delicioso postre siguiendo una receta de las indígenas nahuas de la Huasteca veracruzana. Al dulce se le conoce como ajolchankaka de ajoli, ajonjolí y chankaka, piloncillo, o sea dulce de ajonjolí y piloncillo. Para prepararlo se requiere de un kg y medio de ajojolí, 250 ml de agua y una pieza y cuarto de piloncillo grande. Se pone a tostar el ajonjolí en un comal sin permitir que se queme; por otro lado se vierte la taza de agua en un chachapal u olla para hervir y se le agrega el piloncillo, todo se revuelve constantemente hasta que éste se disuelva y se espera a que espese. El espesor se prevé echando una gota de piloncillo en agua, que debe hacerse pequeñas bolas. Se seleccionan las hojas de totomoxtli o maíz, las cuales se remojan en agua; se saca el piloncillo del fuego y se le echa el ajonjolí revolviéndolo para luego poner la mezcla en otro recipiente. Por último, se ponen porciones al gusto en las hojas de maíz y luego este dulce mexicano ya esta listo para disfrutarse; da de seis a nueve porciones. Lo único que resta es saborearlo y preparar un vaso de agua, porque le dará mucha sed.

ComScore
IASA Comunicación