PUBLICIDAD
Mapa Fauna Protegida de México
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cascadas de Tamasopo en la Huasteca Potosina

Por: Alejandra Rodr

Aguas traslúcidas, desbordantes cascadas y frondosa vegetación son algunas de las imágenes que describen este verdadero edén.

En el Balneario de las Cascadas de Tamasopo predomina la tranquilidad tan singular de los lugares, por esencia bellos, que no han sido invadidos. Las cascadas se conservan en su forma natural. La mano del hombre ha alterado en medida mínima la frescura y simplicidad del espacio. Sólo existe un pequeño restaurante, con comida más bien casera.

Uno puede contemplar durante horas las tres caídas de agua que se suceden una a la otra de manera contigua, sin cansarse del espectáculo. Escuchar su sonido al caer de veinte metros de altura y observar cómo el manto de agua uniforme en la parte superior, se va dividiendo en gajos que se deslizan por las rocas. En algunas partes los gajos son amplios y en otras tan delgados como hilos de plata.

La luz desempeña un papel espectacular. Produce en las cascadas reflejos haciéndolas parecer cortinas de nieve con múltiples ondulaciones. En las partes donde la luz no beneficia con su brillo, se crean sombras que dan profundidad y resaltan lo iluminado, como pequeños soles que nos deslumbran.

El colorido del agua es digno de mencionarse. En las orillas tiene tonalidades verde pálido que van adquiriendo paulatinamente matices azules acuarelosos hasta predominar la turquesa. La transparencia es inaudita. Se antoja sumergirse para comprobar si vemos nuestro cuerpo deslizándose en el mar de gamas tonales. Las partes hondas de la poza son fáciles de localizar porque adquieren un intenso tinte azul.

Las tres cascadas coinciden más o menos en su altura pero no en su forma, en su caída y en el cauce que lleva el agua. La de mayor longitud es la primera. Se divide en dos caídas como de quince metros cada una. El agua parece patinar entre las rocas, dividirse en algunos tramos, probar distintas rutas, para finalmente volver a unirse. La segunda, por el contrario, es más angosta y se desploma con estruendo. Pareciera que el agua alcanza el precipicio y, en vez de escurrirse por los lados, se arroja con fuerza por él.

Una poza de aguas tranquilas recibe gozosa a las cascadas que le dan vida. Debido a la claridad del agua, en las orillas de la poza se entrevén pequeñas rocas que proporcionan un tono arenoso. El azul turquesa nos habla de la ausencia de rocas y de profundidad, la cual es de unos cinco metros.

Entre ambas precipitaciones, ubicadas a unos cuantos metros una de otra, un reducido chorro se abre camino por las grietas de las rocas, a través de la maleza. Pareciera una caída de agua independiente, no una bifurcación. Como un hilillo de agua que se separa del conjunto en busca de independencia, se introduce por los caminos más difíciles y logra un carácter propio que deleita la pupila.

Una especie de pasadizo nos guía a una poza casi circular que da la bienvenida a la tercera cascada. Ésta se avalanza en tropel por grandes rocas para formar una masa de agua uniforme que se une al intenso azul turquesa que predomina en la poza. Su parte más profunda, siete metros, anima a los clavadistas a realizar cabriolas en el trampolín de cemento. La rama de un robusto árbol sostiene una cuerda desde la que es posible lanzarse para caer en el agua templada.

El río que las alimenta es el "Tamasopo, que adquiere su nombre por encontrarse en el municipio. Posteriormente se une al río Damián Carmona y se forma el río Gallinas, el cual se precipita desde 105 metros de altura en una excepcional catarata, conocida como cascada de Tamul, cuyas aguas alimentan el río Tampaón.

La limpieza del balneario es de admirarse. Desde hace varios años hay un encargado que lo mantiene impecable.

El sitio es ideal para acampar y disfrutar unas vacaciones relajadas. se cuenta con una zona para campamento de media hectárea, con árboles frutales de sombra. La entrada tiene un costo por persona de cinco pesos por día. Numerosos fogones facilitan la preparación de alimentos, dándoles un exquisito sabor. El lugar está cercado para proporcionar seguridad.

No pierdan la oportunidad de conocer una de las tantas bellezas naturales que nos obsequia San Luis Potosí.

SI USTED VA A LAS CASCADAS DE TAMASOPO

Para llegar a las Cascadas de Tamasopo desde la ciudad de México, se toma la carretera núm. 70. A 55 km de Ciudad Valles y 205 de San Luis Potosí se localiza la desviación a Tamasopo. Siete kilómetros nos conducirán al pueblo. El balneario se localiza a sólo dos de Tamasopo. El camino, todo le pavimento, se conserva en perfectas condiciones.

Se puede acampar en el lugar u hospedarse en Tamasopo, población que cuenta con un buen hotel y una posada.

Fuente: México desconocido No. 231 / mayo 1996

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación