PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Centro Mexicano de la tortuga en Mazunte, Oaxaca

Por: México Desconocido

Estudiantes, padres de familia y público en general pueden presenciar su liberación en las playas: niños y adultos ayudan a las tortugas recién nacidas a hacerse a la mar, la experiencia resulta extraordinaria y...

Conocer... para conservar” es el lema del Centro Mexicano de la Tortuga, donde decenas de hombres dan parte de su vida en favor de las tortugas marinas de Oaxaca, con el objetivo de concientizar a los visitantes sobre la importancia de mantener el equilibrio entre el hombre y la naturaleza.

De las once especies de tortugas marinas que habitan el planeta, diez de ellas arriban a las playas mexicanas y nueve desovan en sus arenas. De marzo a noviembre de cada año las solitarias playas de Oaxaca se convierten en una fortaleza para la vida y la propagación de esta familia. En 1997, por ejemplo, el Centro Mexicano de la Tortuga (CMT) contabilizó el arribo de 900 mil tortugas a la playa de “La Escobilla”.

Parte sustancial del atractivo turístico de Mazunte, Oaxaca, el CMT recibió ese mismo año la visita de 60 mil personas, las que al entrar en contacto con cientos de tortugas y su fascinante mundo, experimentaron una importante transformación, y de turistas comunes pasaron a ser verdaderos investigadores, amantes de la naturaleza. La percepción de los científicos del CMT es que cuando no conocemos algo, no tiene significado para nosotros, y por lo tanto no es de nuestro interés conservarlo; por ello la difusión del valor de estos seres vivientes, en peligro de extinción, es la mejor arma con que cuentan los científicos para que la vida de las tortugas sea respetada.

¡TE PIDO POR FAVOR QUE DESOVES!

Mazunte o Maxontetia, es un vocablo náhuatl que se compone de ma, imperativo, xon, que indica en forma de súplica a la segunda persona del singular, y tetia, “desovar”, es decir: “¡Te pido por favor que desoves!”

A principios de siglo muy pocas familias poblaban Mazunte, precisamente por lo inaccesible del lugar. Para la década de los años sesenta la explotación de estos reptiles se convirtió en la actividad preponderante de la población, por lo que en mayo de 1990, cuando se decreta la veda total de la tortuga debido a la gran cacería, su modo de ganarse la vida se ve seriamente afectado. Pero gracias al apoyo del CMT, hoy Mazunte ya no es ejemplo de devastación y sacrificio de tortugas, sus habitantes han logrado sobrevivir observando las reglas y actuando conscientemente, aunque todavía existe un mercado clandestino que se practica en las grandes urbes.

Hoy Mazunte transmite una nueva actitud a sus visitantes: la conservación. Los lugareños se esfuerzan por agradar a los turistas, fuente primordial de ingresos, que acuden atraídos por el espectáculo que representa este paraje natural poblado por miles de tortugas.

A Mazunte llegan a desovar las tortugas prieta, laúd y carey, pero es la golfina la especie que más se reproduce en estas playas.

UNA NUEVA CONCIENCIA: EL ECOTURISMO

En 1977 la compañía Pesquera Industrial Oaxaca, S.A. (PIOSA), preocupada por la sobreexplotación de los quelonios, creó un centro de investigación cuyo propósito principal era la incubación del huevo, el monitoreo de la captura comercial y la liberación de las crías.

#ADJUNTOIMAGEN02#En 1985 el Instituto Nacional de la Pesca toma posesión de este centro, llamado entonces “Daniel León de Guevara”, y es en 1992 cuando nace el nuevo concepto, cuyos objetivos están basados en la formación de una conciencia ecológica en sus visitantes, como explica su director, el biólogo Javier Vasconcelos: “Sentimos respeto y buscamos que los demás las respeten. Hay una admiración por esos organismos que han resistido situaciones adversas y cambios climáticos; conociendo su importancia, uno vibra cuando se ve una arribazón, ¡se enchina el cuerpo de la emoción!”.

El CMT busca el mejor manejo, la conservación y el desarrollo de estos reptiles, toda vez que han distinguido a las playas mexicanas con su presencia. En los años que siguieron a la veda total, la reproducción de las tortugas, tan sólo en la playa de La Escobilla, aumentó de 200 mil a 900 mil nidos anuales. En 1988 los niveles de reproducción eran verdaderamente alarmantes, con apenas 100 mil nidos.

Cada hembra pone en promedio 100 huevos, de los cuales el 30% logran convertirse en críos, pero de los miles que llegan al mar sólo el 1% alcanza la edad adulta y se reproduce.

Al platicar con los visitantes del CMT muchos de ellos dicen que después de ver a las tortugas jamás volverán a comer sus huevos ni a adquirir productos que provengan de ellas.

En el interior del Centro encontramos 18 espectaculares acuarios donde se exhiben diez especies de tortugas marinas, así como estanquerías, centros de cómputo, documental bibliográfico, archivos, piletas de fibra de vidrio para las crías, áreas de incubación artificial, estancias para investigadores, etcétera. Cuenta también con dos terrarios que muestran a la especie terrestre conocida como tortuga del monte, famosa por su mimetismo. Asimismo, se tiene montada una playa de anidación con ejemplares disecados, donde se representa el momento del desove. En tres acuaterrarios habitan cinco tortugas de agua dulce: las tortugas tres lomos, de río, pinta, de concha blanda y de orejas rojas, todas ellas adaptadas perfectamente en cautiverio.

UNA MARAVILLA NOCTURNA

Para quienes buscan descubrir los secretos del mundo, participar en un campamento tortuguero significa encontrarse con numerosas sorpresas. Sin embargo, no cualquiera puede enrolarse, hay que llenar una solicitud y permanecer en el Centro por lo menos un mes antes de salir al campo; debe tenerse buena condición física para caminar largas horas por la playa, capacidad para adaptarse a los cambios bruscos de temperatura y disposición para trabajar en equipo y en labores domésticas; se duerme poco y de día, pues de noche hay que partir a la búsqueda de los nidos; se permanece en soledad y aislado de las comodidades domésticas; se convive cotidianamente con individuos de personalidades muy distintas; en suma, se necesita un espíritu aventurero para saber disfrutar de las bondades que la naturaleza ofrece ilimitadamente.

Los recorridos de prospección se realizan durante la noche. Cuando se localiza una hembra se procede a marcarla y a medirla, a contar y a registrar el número de huevos. Se recupera el nido y se incuba. También es parte de la jornada la revisión de los nidos que ya concluyeron su incubación a fin de ayudar a liberar a los críos.

Todos los que participan quedan maravillados al descubrir un universo nocturno colmado por estas criaturas, soplos de vida que se pierden en el mar para regresar al mismo punto, de diez a quince años después, y reproducirse.

A lo largo de las playas de mayor arribo se instala un campamento compuesto por biólogos, hidrobiólogos, médicos veterinarios, técnicos, personal de vigilancia y voluntarios.

Constantemente el CMT organiza eventos en donde estudiantes, padres de familia y público en general pueden presenciar el acto de la liberación en las playas; niños y adultos ayudan a las tortugas recién nacidas a llegar al mar, y encantados viven la transformación al ecoturismo.

Otro rubro importantísimo del CMT es el apoyo que brinda en materia pesquera a las autoridades del ramo, a las industrias, cooperativas y a los pescadores libres, y también la ejecución de proyectos experimentales, como el comportamiento de tortugas en cautiverio y la incubación en condiciones seminaturales.

Todos los integrantes del CMT tienen mucho que informar a cada visitante y a la comunidad en general, por lo que su labor necesita de un mayor número de programas y recursos. Para ponerse en contacto con ellos puede enviarse correspondencia al apartado postal 16 de Puerto Ángel, C.P. 70902, Mazunte, Tonameca, Oaxaca.

SI USTED VA A MAZUNTE

De Oaxaca tome la carretera federal núm. 175 hacia Puerto Ángel, llegando ahí siga por una carretera secundaria que le llevará hasta el pueblo de Mazunte, ubicado en el municipio de Santa María Tonameca.

También puede viajar a Puerto Escondido o Huatulco vía aérea o terrestre y de ahí tomar la carretera núm. 200 que lo llevará a Mazunte.

ComScore
IASA Comunicación