PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la aventura
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El desierto de Sonora, ¡un lugar lleno de vida!

  • El desierto de Sonora, ¡un lugar lleno de vida!
  • Fauna en el desierto de Sonora
Siguiente
Página 1 de 2
Por: Alfredo Martínez Fernández

La imagen más común que se tiene del desierto de Sonora es la de abandono, de fuertes vientos y sol cegador. Sin embargo, muchas especies se han adaptado a vivir en él. ¡Descubre más de esta región!

La imagen más común que se tiene del desierto es la de abandono, de fuertes vientos y sol cegador, de dunas, de arenas interminables, remotos peñascos y tierra cuarteada. Sin embargo, aunque es un ecosistema de clima y condiciones extremos no está del todo abandonado, ya que muchas plantas, animales y hasta el mismo hombre se han adaptado a vivir en él.

En el mundo existen 12 desiertos que ocupan un área de 20 720 000 km2, comprenden la séptima parte del territorio emergido del globo y todos ellos son tierras inhóspitas azotadas por un sol despiadado.

Nuestro país posee parte de uno de estos grandes desiertos: el desierto de SOnora. Éste tiene una extensión de 1 295 000 km2, ocupa también gran parte del suroeste de Estados Unidos y se encuentra dividido en cuatro grandes regiones: La Gran Cuenca, El Mojave y los desiertos de Sonora y Chihuahua.

El desierto de Sonora empieza en el suroeste de California, atraviesa el sur de Arizona, parte de Nuevo México, y cuenta con algunas regiones en las que no cae una gota de agua durante cuatro o cinco años y con otras en las que la precipitación pluvial no es mayor de 250 mm anuales.

LA FLORA Y FAUNA DEL DESIERTO DE SONORA

En esta gran región la flora vive dos fases, la del periodo fértil y la de la sequía, que es la más difícil para los animales que viven de ellas.

El desierto de Sonora, al igual que todos los grandes desiertos de Norteamérica, se caracteriza por los grandes saguaros, que son los cactus siempre presentes en las películas de vaqueros. Estas interesantes cactáceas varían su tamaño desde el de un pulgar hasta los 15 m, carecen de hojas, tienen espinas para repeler a los animales sedientos, son de tallo carnoso con pliegues, sus raíces están diseñadas para captar la mayor cantidad de agua posible y llegan a pesar 10 toneladas, de las cuales cuatro quintas partes o más son agua. Asimismo pueden vivir hasta 200 años y crecen lentamente, un metro por cada 20 ó 50 años.

Aunque el desierto es un mundo oculto y aparentemente estéril durante la sequía, cuando cae la primera lluvia la vida reaparece y se convierte en un paraíso. Todo se llena de colores, los cactus florean en azul, rojo, amarillo y blanco, las ranas salen de los lechos de lagos secos para reproducirse, y las semillas de diente de león que se encontraban en latente espera florecen y producen más semillas para asegurar su perpetuidad. Todo se convierte en un mundo verde y multicolor.

Los árboles como el palo blanco, el palo fierro, el torote, el palo verde y el mezquite tienen otros sistemas de adaptación como crecer a la orilla de riachuelos y en las faldas de los cerros, ser chaparros para contrarrestar la fuerza del viento, y tener la madera muy dura y raíces largas que penetran en la tierra hasta encontrar un depósito de agua. El mezquite, por ejemplo, es casi todo raíz en su juventud, pero cuando encuentra agua crece.

 

Siguiente
Página 1 de 2

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación