PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El misterioso Día de los Brujos, en Catemaco

Por: Edgar Francisco Inclán

Durante el primer viernes de marzo, los hechiceros de esta población veracruzana se reúnen en un lugar secreto para realizar rituales que les permitirán "aumentar su poder y limpiar su alma". ¡Conócelos!

Durante las primeras horas del primer viernes de marzo, ocurre en Catemaco, Veracruz, una emotiva fiesta donde los hechiceros, adivinos y curanderos son los principales protagonistas. Éstos son los detalles:

Encuentro a la medianoche

Muriendo el jueves, apenas arrancada la madrugada del viernes, empieza la misa negra (no se trata propiamente de una misa oscura como las relacionadas con los cultos al diablo, aunque se rumora que algunos brujos negros sí las hacen para renovar su pacto con éste. Los brujos blancos las llaman así porque son ritos de purificación "para retirar lo negro que han retenido de sus clientes y para hacer limpias más efectivas"), en un lugar donde se evita la reunión de los curiosos, para lo cual se pide un pago a la entrada. Entonces, comienza el evento mágico:

En principio se trazan con callos límites donde se hará uso de la magia y la purificación. Alrededor hay antorchas sin encender y en el suelo aparece dibujada una estrella de seis picos o de David. Asimismo, múltiples veladoras se colocan en estos contornos, para que el trazado también sea con fuego, el cual significa purificación.

La estrella de David es considerada por el brujo blanco como benéfica, pues quienes usan la de cinco picos o pentagrama lo hacen para convocar al mal y llamar al demonio. Al fondo puede verse otra estrella de David, hecha de palos y forrada de tela, para ser encendida como las antorchas circundantes.

A los lados hay dos tiendas donde los ayudantes del brujo harán limpias menores.

En una mesa se concentran las hierbas y pociones mágicas para realizar las limpias a las personas que así lo solicitaron y que a menudo han viajado desde muy lejos para ser liberados de sus males y atraer la fortuna a sus vidas. De este modo, se disponen sillas para aquellos en espera de la purificación, mientras el brujo mayor aparece con sus ayudantes vestidos con túnicas blancas.

El brujo mayor comienza ordenando que se encienda el fuego y todo adquiere otro matiz y dimensión, así como la sensación de encuentro con lo desconocido, pero el mayor asombro es cuando se enciende la estrella de seis picos.

El brujo dice unas palabras para sí mismo y después sacrifican una gallina negra, que representa el mal que se entrega para ser purificado. De inmediato, comienza la misa negra.

Durante la ceremonia, según comenta Pedro Gueixpal Covix, llamado por la gente de la región como el Brujo Mayor, se abren las puertas de El Encanto, en donde está el Señor del Encanto, a quien le rinde cuentas por lo realizado durante el año y se le pide la purificación de su alma para seguir ayudando a la gente a liberarse de sus males. Con la apertura se liberan energías que pueden usar tanto brujos blancos como negros. Esto sólo se permite cada primer viernes de marzo, día idóneo para hacer limpias espirituales, curaciones de casas, negocios, bienes materiales, trabajos especiales, etcetera.

El ritual de la Misa Negra

Los asistentes en busca de una limpia pasan de uno en uno, se sientan en una silla en el centro de la estrella de David trazada en el suelo y el brujo pide que extiendan sus manos a los lados. Así comienza su trabajo.

El brujo dice una oración invocando al Señor del Encanto y a los puntos energéticos de la zona, como el cerro del Mono Blanco, la Sierra de Santa Martha y la Laguna Encantada.

Les da una "rameada" a los pacientes con hierbas de albahaca, ruda o romero, y luego toma un agua espiritual, bebe un poco y lo saca soplando enfrente de la persona, para después rociarlo con unas pociones mágicas. Durante el ritual pide por la buena fortuna del purificado, por su trabajo, por el amor y todo lo que alguien puede desear para su bienestar.

La persona repite con el brujo algunas de las invocaciones cuando éste se lo pide, los hombres se quitan la camisa, pues son semibañados con aguas espirituales. Por su parte, las mujeres conservan su blusa y se procura con todo respeto bañar lo descubierto, como brazos, cuello y cabeza. Para terminar, el brujo ofrece un vaso con vino que él mismo prepara, para que se purifique el organismo por dentro. En las tiendas dispuestas a los lados los ayudantes del brujo hacen limpias menores, para quienes no cubren el pago de una total.

Continúa el brujo con todos sus clientes y cuando ha acabado se retira a su consultorio, donde seguirá atendiendo a quienes soliciten su ayuda durante el primer viernes de marzo.

Transición de jueves a viernes

A orillas de la Laguna de Catemaco, desde que cae la noche de ese jueves, brindan un espectáculo varios grupos exóticos y de tipo místico, bailando al ritmo de instrumentos prehispánicos u orientales. Para los danzantes se trata de un día en el que se abren puertas de energía, con las cuales entran en contacto mediante su baile armonizando con las fuerzas del universo.

Algunos brujos ofrecen demostraciones con algún rito o limpia, todo hasta las doce de la medianoche, hora en la cual se empieza a retirar la gente a sus casas o acudir a consultas con los brujos.

Sin duda, en Catemaco, Veracruz, las tradiciones se mantienen vigentes. Muchos las temen y otros se asombran. Cada primer viernes de marzo es posible conocer un poco más de los rituales de nuestra brujería y hasta participar en ellos.

Es una tradición abierta y a la vez hermética, de la cual sólo es posible saber y apreciar si se asiste y observan rituales tan simbólicos y desconocidos, como las misas negras de los brujos blancos

Cómo llegar a Catemaco

Saliendo del Puerto de Veracruz debes tomar la carretera núm. 180, con rumbo a Alvarado para después, pasar por las ciudades de Lerdo de Tejada, Ángel R. Cabada, Santiago Tuxtla y San Andrés Tuxtla, y finalmente llegar al destino. Es un trayecto de aproximadamente dos horas y media.

Catemaco cuenta con confortables hoteles para satisfacer todas las necesidades de los viajeros.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación