PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Diente, La Hidro y El Cuajo, paraíso para escaladores en Guadalajara (Jalisco)

Por: Carlos Vargas Zambrano

Durante casi todo el año, muy cerca de la capital jalisciense es posible practicar el apasionante deporte de la escalada.

Durante casi todo el año, muy cerca de la capital jalisciense es posible practicar el apasionante deporte de la escalada.

Si te gusta escalar o quieres aprender a hacerlo, estará muy bien que conozcas las zonas de Guadalajara donde se puede practicar este singular deporte. Para comenzar, debes saber que la ciudad tiene una amplia historia dentro de la cultura de montaña, por lo que encontrarás varios lugares bastante accesibles y con un paisaje espléndido.

En primer lugar está la zona conocida como El Diente, cerca de la población de Río Blanco, en el municipio de Zapopan. Este lugar es el centro de reunión de los más fanáticos escaladores y es aquí donde comienza la historia del montañismo en Guadalajara.

El Diente recibe su nombre por la formación rocosa que presenta a primera vista. Aquí la gente aprende a escalar y desarrolla las habilidades y técnicas propias del deporte. Pero aquí también es donde se genera la vanguardia de la escalada deportiva en México, pues al llegar a El Diente en verdad no se sabe por dónde comenzar, y es que los escaladores locales tienen tanta imaginación que se trepan hasta por debajo de las piedras... y no es broma. En el lugar se encuentran muchos bloques de granito de múltiples formas y del tamaño de una casa o de un edificio de cinco pisos; sobre los bloques pequeños se juega al boulder, esto es, la escalada de los bloques por su parte más difícil, lo cual da pie a que se intenten maniobras inverosímiles, sin sobrepasar el metro y medio del suelo; otros lo juegan simplemente para calentar los músculos.

Lo bueno del sitio es que hay nivel para todos, ya que El Diente ofrece un sinnúmero de posibilidades para la práctica de la escalada y un clima que se acerca al ideal durante casi todo el año.

Así que no importa si eres principiante o un maestro de la escalada, sólo tienes que poner un poco de imaginación. Lo más aconsejable es que te decidas por un tipo de escalada en particular, escalar rutas o hacer boulder, porque el día es corto y la piel es poca, y es que la roca de El Diente te desollará la epidermis casi sin que te des cuenta.

Como sugerencia sólo te diremos que deberás llevar una buena cantidad de cinta adhesiva y el mejor remedio de tu abuelita para las rozaduras.

El lugar está muy cerca de las zonas pobladas del municipio de Zapopan y es visitado por los paseantes domingueros, que lamentablemente desechan una gran cantidad de basura, sin apreciar el verdadero valor del lugar.

Como no te será posible escalar por más de dos días en El Diente tendrás que conocer los otros lugares. El más próximo es La Hidro, una pequeña zona cercana a la población de Mesa Colorada. Se le llama así porque se localiza cerca de una presa que funciona como vaso regulador de las aguas residuales de Guadalajara, y forma parte del sistema de la barranca de Oblatos que flanquea a la periferia de la ciudad por su parte oriente.

En La Hidro encontrarás unas treinta rutas que te permitirán continuar ascendiendo sin interrumpir tu ritmo; si has escalado en El Diente unos días antes y tienes las manos muy sensibles, debes saber que la roca de La Hidro es basáltica, por lo que resulta un poco más amable con la piel.

La escalada en La Hidro es muy divertida, porque las rutas están cerca unas de otras y puedes moverte rápidamente de un lugar a otro, y aprovechar mejor el día; además es un sitio escénico impresionante, pues aunque no escales más de 25 m tendrás la sensación de un gran desnivel bajo tus pies debido a que las paredes apuntan hacia la barranca y tus ojos no encontrarán el fondo de ella.

El nivel que se requiere para escalar en La Hidro tal vez sea un poco exigente, ya que es necesario conocer el manejo de los implementos de seguridad por lo menos en su forma más básica.

Las rutas de La Hidro son de estilo deportivo y algunas ofrecen un alto grado de dificultad, así que no las menosprecies. Bien vale la pena una visita para probar tus fuerzas. Los escaladores locales van ahí hasta entre semana por su cercanía y fácil acceso, pero es un sitio un poco difícil de encontrar porque se localiza a espaldas de una carretera y la cubre un pequeño cerro. Así que el único punto de referencia es la presa que se distingue desde la carretera.

Otro punto que se recomienda visitar es el cañón de Huaxtla, el cual también forma parte de la barranca de Oblatos; dentro de este cañón se encuentra el lugar conocido por los escaladores como El Cuajo, en la población de San Lorenzo, y le llaman así porque a lo lejos parece un gigantesco corte de machete; es muy accesible y prácticamente nuevo, pues sólo recientemente se han equipado cerca de 25 rutas de todos los niveles, gracias a una tienda especializada en montaña y escalada que aportó el equipo de protección, ya que éste es caro y no todos los escaladores cuentan con la solvencia económica para comprarlo.

El Cuajo está formado por paredes de roca basáltica de cerca de 80 metros de alto, y se encuentra rodeado por una vegetación de tipo tropical; está orientado hacia el sur, lo que implica calor durante todo el día, o mejor dicho el sol sobre tu espalda desde la mañana hasta la tarde, así que lo mejor es llegar un poco tarde, para evitar la insolación, y llevar contigo más agua para beber de lo que usualmente necesitas; pero no te preocupes, porque no vas a caminar mucho.

Al igual que en La Hidro, te será necesario el conocimiento del manejo del equipo por tu propia seguridad; si eres principiante o si quieres aprender a escalar debes dirigirte a alguna asociación donde te enseñen, sin importar tu sexo, edad o complexión física, sólo deberás contar con buena salud y estar apto para realizar esfuerzos físicos.

El clima de Guadalajara es cálido-húmedo, y la escalada es posible durante casi todo el año. Sólo ten cuidado con la temporada de lluvias, que suelen ser abundantes; en El Diente y en La Hidro te podrás refugiar sin problemas, pero en El Cuajo deberás tener mayor cuidado, retirarte de la pared y dejar la escalada para otro día, ya que pueden ocurrir los desprendimientos de roca por reblandecimiento. Fuera de esto sólo debes cuidarte de las vacas que pastan en los alrededores de estos sitios y que a veces resultan ser muy curiosas.

La verdad, éstos no son los únicos lugares donde puedes practicar la escalada en roca, ya que la barranca de Oblatos es inmensa y esconde a cada vuelta o cañada tal cantidad de paredes, todas aptas para la práctica de este deporte, que sería materialmente imposible el desarrollo de toda la zona, y no creo que exista alguien que tenga el tiempo necesario para hacerlo.

Como suele suceder, la vida cotidiana nos esclaviza y el ejercicio de la escalada tiene que esperar hasta los fines de semana. Pero si tienes un tiempo, ya es posible entrenar en gimnasios especializados, y Guadalajara cuenta con dos muy modernos que te ofrecen la posibilidad de escalar sin descuidar tus actividades, o inclusive complementar con otro tipo de prácticas deportivas sin desperdiciar nada de ese valioso tiempo que a todos nos hace falta.

En Guadalajara está muy difundida la escalada y la gran mayoría de los que la practican son muchachos entre los 12 y los 28 años; las mujeres también participan, aunque en menor número, pero no con menos ganas, y es normal ver a las parejas de novios practicando boulder, descifrando alguna ruta, o incluso discutiendo sobre la graduación de la dificultad.

SI USTED VA A ESCALAR A GUADALAJARA

Curiosamente los tres lugares se ubican al norte de la ciudad de Guadalajara. Para acceder a la población de Río Blanco, yendo sobre el periférico saldremos a la altura de la colonia desarrollo Zapopan Norte, en la calle de José María Pino Suárez con dirección norte; seguiremos por ella hasta encontrar la avenida Río Blanco, la cual nos llevará a la población del mismo nombre. Una vez allí bastará preguntar por El Diente.

Para la zona de La Hidro, también sobre el periférico norte tomaremos la carretera federal núm. 54 a Jalpa (Zacatecas) hasta llegar al vaso regulador; las rocas se encuentran exactamente enfrente de la presa y por detrás del pequeño cerro.

Para llegar a El Cuajo tomaremos la carretera federal núm. 23 a Tesistán y nos desviaremos en la salida a Colotlán; seguiremos por esta carretera aproximadamente unos 20 minutos hasta llegar a la salida que nos indica la población de San Lorenzo. Continuaremos por esta salida y antes de llegar al poblado hay una vereda que nos llevará directamente a las paredes. La ciudad de Guadalajara cuenta con todo tipo de servicios turísticos, así que no será problema el encontrar hospedaje. Si gusta acampar puede hacerlo en cualquiera de los tres sitios, pero lo más recomendable es hospedarse en la ciudad y disfrutar de los atractivos de la “Perla Tapatía”.

Fuente: México desconocido No. 282 / agosto 2000

Compartir

ComScore
IASA Comunicación