PUBLICIDAD
Corredores Turísticos del Estado de México. Vol. 4
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Papalote: Un museo genial

Por: Adriana Castrejón Violante

El Papalote-Museo del Niño tiene como apoyo a un grupo interdisciplinario en el que participan psicólogos, pedagogos, artistas y otros profesionales vinculados para determinar el contenido y la manera de transmitir lo anterior en la sala "Soy".

Al caminar entre las computadoras y los llamativos colores de esta sala se escucha un silbato, es el partido de voleibol playero virtual, en donde la imagen de los competidores se inserta en la pantalla e inician las risas y los brincos, utilizando brazos, cabeza y hombros para pasar la pelota sobre la red y dejar plasmada en la pantalla el rostro del ganador. El trabajo en equipos se debe aprender desde pequeño y qué mejor manera que jugando, montando unos megaesquíes con los que sólo se avanza mediante el movimiento sincronizado de tres voluntarios.   

Esta sala cuenta con un espacio para menores de seis años, conocida como “Soy pequeño”, en donde mientras trabajan el mismo tema se divierten observando obras con títeres, saltando en juegos acolchonados y otras actividades recreativas. Al permanecer lejos de las manos de los papás, mas no de sus ojos, se fomenta la autonomía e independencia de los pequeños. Sólo tres exhibiciones incluidas en esta sala (el minisúper, el holograma del embarazo y el módulo "¿Qué pasaría si no pudiera ver?") ya habían sido presentadas, pero fueron rediseñadas para enriquecerlas.   

Como parte de este tema, no se puede olvidar la coordinación motriz y la destreza de nuestro cuerpo, por lo que el Papalote-Museo del Niño, siguiendo su línea innovadora, ofrece en el exterior un área de juegos con diseños no tradicionales, en donde el niño se enfrenta con una resbaladilla en la que la única manera de subir a ella es escalando, trepando y una buena dosis de ingenio. Frente a esta sección hay un área donde el niño se concientiza en el respeto a las personas en sillas de ruedas, mediante la experiencia de subir a una de éstas sin utilizar sus piernas y movilizarse con sus brazos para transportarse a través de un camino con diferentes texturas y desniveles.      

Si explicar el "ser humano" es complejo, no se queda atrás la comunicación. Como sabemos, ésta ha ido creciendo a pasos agigantados y el niño aquí puede entender desde cómo se comunica una hormiga hasta cómo funciona un satélite, utilizando el internet y el funcionamiento de la fibra óptica. Este tema también es cubierto por el museo, y se ubica en el segundo piso bajo el título "Comunico". Un gran avión rojo y un globo aerostático suspendidos del techo te dan la bienvenida a esta nueva sala, y te invitan a dar vuela tu imaginación y creatividad. Lo siguiente que ven tus ojos es un gran riel pegado en la pared, en el que se encuentra una pantalla que al momento de deslizarla el niño va conociendo la historia de la comunicación a través de dibujos y pequeños textos con letras grandes; sin duda, una manera original de aprender.  

La sala está tapizada de colores llamativos, materiales translúcidos, múltiples aparatos, novedosas secciones para estimular al niño a contar y transmitir historias con tecnología de vanguardia, como la del periódico. En éste el niño crea y edita su propio artículo, seleccionando en una computadora el tema, el contenido y las fotografías, para que al final pueda ver su obra impresa en papel y llevársela a casa. Si hacer tu artículo es muy divertido, crear tu propio video no se queda atrás, pues es emocionante colocar tu cara frente a una cámara, tomar el micrófono y echar andar la imaginación, para así verte y escucharte a través de la pantalla.   

La sección de radio cuenta con varias cabinas en donde la experiencia de crear tu propio programa, escuchar tu propia voz y compartir tus comentarios con otros niños te asegura varios momentos de diversión. Esta sala cuenta, además, con un área para los más pequeños, en donde mediante juegos aprenden a comunicarse con sus pares y a tener sus primeros contactos con las computadoras. No puedes abandonar esta sala sin conducir el coche virtual, hacer bailar al orangután con el movimiento de tus brazos o deslizarte por una gran resbaladilla. Si te gustan las emociones fuertes, seguro que pasarás varios minutos pegado a tu asiento al subirte al Simulador, sintiendo que estás arriba de un juego mecánico como la montaña rusa; y si al salir de este juego prefieres hacer algo más tranquilo, pero igualmente divertido, te puedes ir al exterior, en donde hay varios talleres en los que aprenderás a hacer un papalote o un grupo de científicos te enseñarán principios químicos y físicos de una manera que jamás lo olvidarás.

A un lado de estos talleres está la sección de Burbujas, en donde el niño se divierte haciendo enormes burbujas de jabón hasta quedar dentro de una de ellas. Antes de salir del museo no puedes dejar de cruzar el túnel del "taller de vialidad". Ahí te disfrazarás de bombero, doctor o piloto y subirás a un avión a escala o aprenderás a conducir un camión de bomberos respetando las señales de tránsito. No olvides visitar IMAX, la Mega Pantalla, que mide diecisiete metros de ancho por veinticuatro de largo, que la hacen la pantalla más grande de la República Mexicana; tiene una capacidad para 333 personas. Aquí, además de gozar las maravillosas proyecciones educativas y divertidas, sentirás que formas parte de ella. Sin duda se trata de una experiencia única.   

Para Llegar: .2a. sección de Chapultepec. Horarios: lunes a viernes de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. y de 2:00 p.m. a 6:00 p.m.; fines de semana de 10:00 a.m. a 2:00 p.m. y de 3:00 p.m. a 7:00 p.m. los jueves abre de 7:00p.m. a 11:00 p.m.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación