PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El plátano con hueso en la Barranca del Cupatitzio (Michoacán)

Por: Silvia González de León

Entre los parajes del Parque Nacional Barranca del Cupatitzio, en Uruapan, sobresale una planta de fruto muy peculiar conocido como “plátano con hueso”.

Uruapan, ciudad michoacana cuyo nombre deriva del verbo purépecha urapani, que significa “donde florecen y nacen los frutos al mismo tiempo”, se encuentra en la Sierra Central de Michoacán, en la vertiente sur de la Meseta Tarasca, a 62 km de Pátzcuaro, a 124 de Morelia y a 392 del Distrito Federal.

Uruapan siempre ha tenido gran importancia comercial, ya que constituye una puerta abierta al intercambio de los productos de la tierra fría y templada, con los de la llamada Tierra Caliente.A pesar de que el estado de Michoacán ha sido víctima de la deforestación, aún se pueden observar espesos bosques compuestos por una gran diversidad de flora y fauna, con todo lo necesario para la multiplicación de especies regionales y “adoptadas”; muchasde estas últimas han encontrado su hogar en el Parque Nacional de Uruapan, ahora conocido como Barranca del Cupatitzio,sitio que como otros tiene una larga historia, desde que fue propiedad de don Toribio Ruiz a finales del siglo XIX hasta su adquisición por parte del general Lázaro Cárdenas, que lo convirtió en lo que hoy es, una de las mayores bellezas de la región.

Con sus 542 hectáreas, éste sigue siendo el único parque natural dentro de una ciudad. Cuenta con un gran número de manantiales que surgen majestuosos entre su exuberante vegetación, acompañados del canto armónico de las cascadas.En este paraje que ahora sirve de marco natural a la ciudad de Uruapan y que es visitado constantemente por quienes gustan del contacto con la naturaleza, se recrea una particular conjunción de factores climáticos que ha permitido la adaptación de un singular fruto cuyas características peculiares llaman fuertemente la atención: el exótico “plátano con hueso” (Enseto ventricosum).  A ciencia cierta no se sabe cómo este fruto encontró un lugar en América, particularmente en nuestro territorio mexicano, pero se cree que llegó por barco entre los contingentes de esclavos negros traídos de África que eran utilizados como fuerza de trabajo en varios lugares de nuestro país. 

ANTECEDENTES 

El género Enseto (Horaniniv-Cheesman 1948), después de mucho tiempo en que sus especies se consideraron como Musa, agrupó a especies similares a los plátanos comunes, especialmente por su follaje, pero no presenta ramificaciones del tallo y sus frutos están provistos de semillas, situación extraña para el público en general, habituado a un fruto de pulpa perfectamente comestible.El género Musa comprende muchas más especies seminíferas que el género Enseto y es precisamente el que incluye a las variedades de frutos con pulpa abundante y comestible. 

REPRODUCCIÓN 

La especie se reproduce sexualmente y se propaga de manera natural por la dispersión de las semillas, gracias a las corrientes de agua y a los pequeños mamíferos que se alimentan de este fruto; en el caso del Parque Nacional la dispersión está determinada mayormente por quienes consumen el plátano y arrojan las semillas, las cuales presentan un 90% de viabilidad en condiciones de humedad y suelo profundo. La planta fructifica a los tres años de desarrollo; es importante tomar en cuenta que en el Parque Nacional la presencia de agentes fitopatógenos de riesgo para la especie es nula.Esta especie tiene poca trascendencia económica; en estado silvestre (en Etiopía) se consume el almidón que se extrae de sus semillas; los tallos jóvenes se usan como verdura y de las vainas se obtiene una fibra textil; la medicina tradicional le atribuye propiedades curativas y la recomienda para el tratamiento de diabetes mellitus y afecciones del sistema respiratorio. 

La explotación controlada de esta fruta ha permitido que se genere un pequeño potencial económico que se destina tanto a realizar mejoras al parque mismo como a la creación de alternativas para que niños de la calle o de bajos recursos tengan acceso a la educación, alimentación, etcétera. Por otro lado, el Parque Nacional cuenta con un área de viveros donde se reproduce el mismo plátano con hueso junto con otras especies de uso medicinal (el gordolobo, el ajenjo, la pasiflorina), y otras que se encuentran en peligro de extinción, como el toronjil y el sauco.Así, esta singular fruta viene a ser una más de las múltiples atracciones que ofrece el parque a sus visitantes, y que incluyen los estanques donde se crían y se expenden al público magníficos ejemplares de truchas. 

Fuente:   México desconocido No. 281 / julio

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación