PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la aventura
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fin de semana en la ciudad de Chihuahua

Por: Edgardo A. Melgoza M

Dinámica y moderna, la capital de Chihuahua ofrece numerosas opciones para disfrutar este fin de semana. Admira su sorprendente arquitectura colonial y no dejes de saborear su exquisita gastronomía. ¡Te encantará!

Ciudad nacida en 1709 con el nombre de Villa de San Francisco de Cuéllar, en honor a la orden del primer religioso que llegó a estas tierras, y bautizada así por el español Antonio Deza y Ulloa, gobernador que eligió este lugar para fundar la ciudad, debido a las cercanías de los ríos Chuvíscar y Sacramento, Chihuahua es una urbe fantástica. Te invitamos a conocerla en un fin de semana:

VIERNES

Llegamos al aeropuerto de la ciudad en donde nos esperaban nuestros amigos, para luego ir al HOTEL PALACIO DEL SOL, que se ubica en el centro de la ciudad, a pocas calles de la Catedral.

Aunque cansados del viaje, no quisimos quedarnos en el hotel y preferimos dar un paseo en coche por la ciudad. Lo primero que queríamos ver era la PUERTA DE CHIHUAHUA, escultura emblemática de la ciudad y en la que el escultor Sebastián representó la escalinata prehispánica y el arco colonial.

SÁBADO

Después de un buen desayuno partimos a dar un recorrido a pie. El primer punto que visitamos fue la CATEDRAL METROPOLITANA, que para muchos es la mejor muestra del arte barroco del norte de México. Su construcción con cantera comenzó en 1725, año en que se colocó la primera piedra. Sus bellas torres de 40 metros de altura realizadas en estilo toscano destacan sobre su portada principal. En su interior, en un nicho con forma de cruz, se resguarda la imagen venerada del Cristo de Mapimí, que estuvo en el primer templo que hubo en la ciudad. En la vieja sacristía de la capilla del Rosario, a un costado de la catedral, se encuentra el MUSEO DE ARTE SACRO, hermoso salón que resguarda una rica muestra de pintura colonial y objetos de uso religioso procedentes de varios templos de la ciudad.

Al caminar por su PLAZA DE ARMAS, lo primero que uno ve es la estatua de Antonio de Deza y Ulloa, fundador de la ciudad. En el centro un quiosco con estatuas de bronce, y a los costados de la plaza, bajo otros quioscos de menor tamaño, se encuentran los limpiadores de calzado o “boleros”, con algún otro vendedor de paletas y globos.

Con sólo cruzar la acera de la Plaza de Armas estaremos frente al PALACIO MUNICIPAL, cuya construcción dio inicio en 1720 para albergar las Casas Consistoriales de San Felipe el Real de Chihuahua. En 1865 se vendió parte del edificio para cubrir los gastos del presidente Juárez; estos espacios fueron devueltos en 1988 a los chihuahuenses.

Después de ver este edificio público que bien podría ser un museo, comenzamos a caminar sobre la calle Libertad, en la que se encuentran tiendas y almacenes de todo tipo, pero lo más peculiar de ella es que ahí se reúnen personas de las diferentes razas y estratos sociales de la gente que habita estas tierras, como tarahumaras, menonitas y chihuahuenses mestizos de españoles.

Llegamos al PALACIO DE GOBIERNO, sin duda alguna la mejor edificación realizada en Chihuahua en el siglo XIX. En uno de los costados del patio se instaló un cubículo llamado ALTAR A LA PATRIA para conmemorar el lugar exacto en donde fuera fusilado don Miguel Hidalgo el 30 de julio de 1811. En la planta baja se encuentran los murales realizados por Aarón Piña Mora que resumen la historia del estado, comprendiendo del siglo XVI hasta la Revolución.

Cruzando la calle nos encontramos con el PALACIO FEDERAL, de estilo neoclásico y que alberga las oficinas de Correos y Telégrafos. En el sótano se encuentra el CALABOZO DE HIDALGO, en donde en uno de sus muros el cura Miguel Hidalgo dejó escrito con carbón unos versos para manifestar su gratitud a uno de sus carceleros: “Ortega, tu crianza fina/ tu índole y estilo amable/ siempre te harán apreciable/ aun con gente peregrina./ Tiene protección divina/ la piedad que has ejercido/ con un pobre desvalido/ que mañana va a morir/ y no puede retribuir/ ningún favor recibido”. Letras que muestran la calidad humana de este reo que habría de morir fusilado al día siguiente.

Para esta hora el hambre ya hacía sus estragos, por lo que fuimos a disfrutar de la gastronomía típica, comiendo unos burritos acompañados de una soda. Yo, la verdad, soy un enamorado de ellos, son buenísimos.

Después fuimos, con energía galopante, al CENTRO CULTURAL UNIVERSITARIO QUINTA GAMEROS. Esta espectacular casona de estilo neoclásico con detalles renacentistas la mandó construir Manuel Gameros, quien nunca la habitó debido a la Revolución. El mobiliario es de estilo art nouveau y todo en conjunto hace que la quinta sea realmente hermosa y ostentosa.

Llegamos con buen tiempo para visitar el MUSEO DE LA LEALTAD REPUBLICANA. En esta casa Benito Juárez fijó su hogar y la sede del gobierno federal. Exhibe objetos y documentos históricos, además de una réplica del carruaje que Juárez utilizó en su peregrinar por el norte del país.

Aún nos aguardaba la sorpresa de cenar una exquisita hamburguesa de tamaño chihuahuense, ¡a lo grande!, y muy rica. También conocimos el sotol, bebida destilada de 100% agave del desierto chihuahuense.

Luego de recuperar energías disfrutamos del sereno de la noche sentados en una de las bancas de la plaza de la catedral saboreando unas sodas y platicando lo maravilloso que ha sido nuestro primer día. Después de un rato nos despedimos y fuimos a descansar felizmente para estar listos para nuestro segundo día en Chihuahua.

DOMINGO

Nos encontramos con nuestros amigos, que no hacen nada mal la labor de guías, para desayunar en uno de los tantos restaurantes de la calle Libertad.

Nos dirigimos al MUSEO HISTÓRICO DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA, ubicado en la casa donde vivió Francisco Villa. Su acervo está integrado por armas, fotografías, objetos y documentos relacionados con el movimiento revolucionario.

Visitamos el PARQUE CENTRAL EL PALOMAR, zona de áreas verdes desde donde se ve en todo su esplendor la ciudad, al lado de unas esculturas gigantescas de bronce de tres palomas, obra del artista chihuahuense Fermín Gutiérrez. Ahí mismo se encuentra la ESTATUA DE ANTHONY QUINN, actor de fama internacional originario de la ciudad de Chihuahua, así como la GUIRNALDA, obra también del artista Sebastián.

Conocimos la nueva y moderna UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIHUAHUA, que ofrece una panorámica que contempla a la inmensa y bella escultura de la PUERTA DEL SOL, realizada por, ¿quién más?: Sebastián, artista originario de Chihuahua.

Ya que estábamos tan al norte de la ciudad pasamos a visitar otra escultura urbana de, ¡claro!, Sebastián: el ÁRBOL DE LA VIDA, monumental obra de 30 metros de altura.

Realizamos una escala para comer unos ricos tacos de excelente carne, dejando como siempre en buen lugar a la ganadería del norte.

Continuamos con nuestro recorrido por la ciudad visitando otras esculturas como el MONUMENTO A LA DIVISIÓN DEL NORTE, obra de Ignacio Asúnsolo; la de FELIPE ÁNGELES, de Carlos Espino, y la DIANA CAZADORA, de Ricardo Ponzaneli, inspirada en la que se encuentra en la Ciudad de México.

Terminamos nuestro recorrido dominical sentados en una de las bancas de la bella y encantadora plaza de la catedral, disfrutando de la tarde y del rico sabor dominical que da esta ciudad, llena de gente cálida y hospitalaria.

Las ganas por regresar a esta ciudad son muchas para así seguir conociendo todos los atractivos que nos faltaron visitar en este fin de semana. Y disfrutar de todas las maravillosas cosas que nos ofrece esta ciudad de Chihuahua, donde todo es ¡a lo grande!

¿Conoces Chihuahua? Cuéntanos tu experiencia... ¡Comenta esta nota!

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación