PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fin de semana en Tequisquiapan, Querétaro

  • Fin de semana en Tequisquiapan, Querétaro
  • Fin de semana en Tequisquiapan: Sábado
  • Fin de semana en Tequisquiapan: Domingo
Siguiente
Página 1 de 3
Por: Angel Valtierra

Disfruta de un excelente fin de semana, alejado del ruido y ajetreo que se vive en las grandes ciudades, en este bello rincón queretano que ofrece paz, buena comida y el mejor clima de la región Centro.

Tequisquiapan, “Tequis”, o simplemente TX. Su clima y manantiales han atraído a visitantes y colonos que buscan un refugio donde evadirse del tráfago cotidiano. Después, sus hijos trajeron la parafernalia propia del fin de semana. Disfruta de algunos consejos para disfrutar del ambiente de este rincón queretano en tres días.

VIERNES


A decir verdad, empiezo a sentirme de escapada cuando cruzo la caseta, aunque, si se puede, nada como alargar el fin de semana comenzando con la comida del viernes. Además, hay veces, como ésta, en que se puede encontrar una comida excelente y en un sitio singular: ocho kilómetros después de San Juan del Río, ya rumbo a Tequis, está el Rancho El 7, donde se puede probar un filete en salsa de tuétano o un chile ancho relleno de tres quesos con una buena cerveza por unos cien pesos, y con vista a un jardín enorme cariñosamente cuidado. Ya sin prisa, se recomienda caminar por el lugar, ya sea para el lado de la alberca o para el del rancho-rancho, donde hay chivos, patos en el estanque y un invernadero.

Si se entra a Tequisquiapan por donde está la gasolinera, la calle que se toma es Niños Héroes, que culmina nada menos que en el centro geográfico de la República. Ah, ¿verdad? Un poco más adelante llegamos a la Plaza Miguel Hidalgo, ahí nos espera una reservación en el Hotel La Plaza, donde nos instalamos.

Como estamos en horario de verano, aún alcanzamos la mejor hora para dar un paseo a orillas del río (del otro lado de la plaza), mientras se esconde el sol y sus últimos rayos iluminan la fronda de los sabinos que se reflejan en el agua.

Después, aprovechamos para dar una vuelta por el mercado de artesanías en la calle Carrizal, donde sobresalen los trabajos de mimbre y cestería entre una gran cantidad de chácharas venidas de todo el país.

Junto al mercado hay unos arcos; ahí se encuentra la Librería Rulfo, que llama la atención porque presenta el surtido más completo y serio de lo que uno podría imaginarse en un lugar tan céntrico y turístico. Preguntando por un libro sobre Tequis encontramos que el lugar es del poeta Armando Zamora, quien desde hace años ha impulsado de diversas maneras la vida cultural del pueblo. Y para no ir más lejos, nos invitan a la tertulia literaria que se realiza cada viernes en los altos del local. Allí, un grupo heterogéneo y animado comenta en esta ocasión la vida y avatares de la Malinche y nos invita a tomar un cafecito.

Ya queríamos que fuera sábado para continuar conociendo Tequis.

Consulta las partes 2 y 3 de esta nota >

Siguiente
Página 1 de 3
Compartir

ComScore
IASA Comunicación