PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La expulsión de los jesuitas en 1767

Por: México desconocido

Durante la Colonia, las órdenes religiosas extendieron sus brazos por la Nueva España, sin embargo, hacia la segunda mitad del siglo XVIII, una de ellas se vio obligada a abandonarla. ¡Descubre por qué!

El 25 de junio de 1767, fiesta del Sagrado Corazón y antes de rayar el alba, en la Casa Profesa y en todos los colegios de la Nueva España -en las misiones fue después- se presentaron las fuerzas armadas con el delegado del virrey que notificó que por orden del rey Carlos III, todos los jesuitas quedaban desde ese momento incomunicados y tendrían que salir para España sin más pertenencias que el breviario, la ropa puesta y el dinero que pertenecía a cada uno.

Entre los decires y maldecires que causaron su expulsión se achacaba a los jesuitas haberse enriquecido enormemente en las misiones, haber intervenido en política obstaculizando a los reyes de España y hasta haber planeado el asesinato de los reyes José de Portugal y Luis XV de Francia.

Sin embargo la razón fue más profunda: los jesuitas, a diferencia de otras órdenes religiosas se negaban a negociar nada con los estados no católicos. La actitud, entonces sin excepciones, de los defensores de los derechos de la Santa Sede contra los regalistas (los defensores de las regalías o derechos privilegiados de la corona en las relaciones de ésta con la iglesia) fue la verdadera causa para la extirpación de los jesuitas en los países católicos.

Esto explica también que el gobierno español supiera que la orden real iba a ser muy mal recibida y tomara precauciones para evitar cualquier intento de insumisión. Los jesuitas, aunque desolados, se sometieron sin la menor réplica.

En la misma mañana en que los pusieron presos el virrey publicó la orden de destierro que terminaba con un par de frases que no admitían discusión y eran el punto final: “con la prevención de que estando estrechamente obligados todos los vasallos de cualquier dignidad, clase y condición que sean, a respetar siempre las justas resoluciones del Soberano, deben venerar, auxiliar y cumplir éstas con la mayor exactitud y fidelidad porque Su Majestad declara incursos en su real indignación a los inobedientes y a los remisos… y pues de una vez para lo venidero deben saber los súbditos del gran Monarca que ocupa en trono de España, que nacieron para callar y obedecer y no para discurrir ni opinar en los altos asuntos del gobierno”.

El despliegue de fuerzas y las amenazas evitaron que los alumnos, amigos y parientes de los jesuitas pudieran hacer nada más que un poco de ruido, sólo en Pátzcuaro, Guanajuato, San Luis de la Paz y San Luis Potosí hubo manifestaciones importantes de indignación popular e intentos de impedir la salida de los padres pero los ánimos se calmaron pronto gracias a las tremendas represalias: el visitador José de Gálvez ordenó la ejecución de 69 manifestantes.

Después de un penoso viaje que duró mucho tiempo y que costó la vida a muchos, al llegar a España los jesuitas fueron desterrados otra vez, ahora a los Estados Pontificios a donde empezaron a llegar en lamentable estado de miseria en septiembre de 1768.

No fue sino hasta 1813 que se restituyó en México La Compañía de Jesús.

ComScore
IASA Comunicación