PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la aventura
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Tlanchana, sirena de Metepec

Por: Salatiel Barragán

Dentro del área urbana de Toluca, existe un poblado mágico dedicado al arte: Metepec, en cuya plaza central, junto al quiosco, destaca una llamativa sirena: La Tlanchana. ¡Conoce su historia!

Su nombre proviene de tiempos remotos y se deriva de tres voces del náhuatl: atl, agua; tonan, madre; chane, ser o espíritu mágico.  Para muchos visitantes resulta extraño encontrar una sirena a 500 km de la costa y a más de 2 600 msnm. No obstante, este territorio antaño contaba con nueve lagunas rodeadas por pequeñas comunidades matlazincas y otomíes; frente al Nevado de Toluca o Xinantécatl y cerca del río Grande o Chignahuapan, hoy Lerma. El mito tuvo su origen en tiempos prehispánicos, cuando los mexicas todavía no invadían este fértil Valle Matlazinca. 

Según las tradiciones, esta zona lacustre estaba regida por una extraña reina, mitad mujer y mitad serpiente acuática. Se decía que detrás de los tules y hierbas de la laguna, sobre un islote podía verse a una hermosa mujer desnuda ataviada con corona y collares y sartas de peces, acociles y ajolotes en la cintura. Poseía un temperamento posesivo, voluble y vengativo; si estaba contenta su cola era la de una serpiente negra, y permitía a los pescadores obtener abundante pesca con sus redes. Cuando se enamoraba de algún humano podía convertir su cola en piernas y salir a tierra a buscarlo; si un hombre no atendía su melodioso llamado utilizaba la cola de serpiente para rodearlo y arrastrarlo al fondo de sus dominios hasta que lo ahogaba.

Con el paso de los siglos las lagunas se secaron. La nueva religión cambió las pequeñas comunidades agrícolas y pesqueras. Pero el canto de la ancestral sirena todavía cautiva a los investigadores, artistas y pueblo en general, y a principios de los años 90 del siglo pasado se decidió instalar a La Tlanchana en un lugar principal del parque Juárez. 

Hoy, en lugar de cola de víbora La Tlanchana la tiene de pez, quizá debido a la influencia de quienes llegaron con otras tradiciones del Viejo Mundo, por lo que es conocida como La sirena de Metepec, aunque para la cronista municipal Bertha Balestra, “(...) sería hermoso tener de nuevo a La Tlanchana original, hecha de arcilla y simbolizando no sólo el mito, sino también la actividad principal de Metepec”. También sugiere rediseñar la fuente, adornarla con motivos locales y acuáticos y que cuente con una placa con la leyenda de esta madre de los peces para recordar remotos aspectos de la historia local.

Compartir

¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación