PUBLICIDAD
Corredores Turísticos del Estado de México. Vol. 4
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Laguna de Nichupté: un rescate en Cancún

Por: Rodrigo Sierra Corona

Conoce el proyecto de trabajo más importante que le devolvió la vida a uno de los rincones más hermosos de Cancún, hogar de numerosas especies de aves locales y migratorias. ¡Te sorprenderá!

En el corazón de Cancún se encuentra la Laguna de Nichupté, en la que se pueden apreciar cuatro variedades de mangle, cocodrilos, iguanas, ranas leopardo y una amplia variedad de aves. Desde el 2008, Flora, Fauna y Cultura de México AC, en colaboración con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, Mérida (Cinvestav), han tomado cartas en el asunto, desarrollando un exitoso proyecto para la reforestación y protección de los manglares de Nichupté, con el objetivo no sólo de conservar, sino también de restaurar este preciado ecosistema.

Además de su degradación debido al desarrollo de infraestructura turística, los manglares de esta laguna, al igual que playas e infraestructura hotelera y de vivienda, se vieron severamente afectados por el paso del huracán de categoría 5, Wilma, sobre la Península de Yucatán en 2005. Debido a esto, Flora, Fauna y Cultura AC inició la colecta y siembra de propágulos (nombre que se le da a la semilla del mangle, la cual germina antes de caer al suelo), principalmente de mangle rojo, dentro del Vivero Forestal Riviera Maya, logrando la producción de miles de plántulas que se convertirían en la primer campaña de reforestación de los manglares de Nichupté.

Actualmente, el proyecto de reforestación continúa y, gracias a la participación del Cinvestav-Mérida, el proceso de reforestación ha sido optimizado. Ahora, en lugar de recolectar los propágulos y crecerlos dentro de un invernadero, éstos son recolectados y plantados directamente en la laguna durante arduas jornadas de trabajo. Mediante la implementación del programa de empleos temporales de conanp, se forman equipos de trabajadores repartidos en lanchas que se encargan de colectar los propágulos, mientras que otros se dan a la tarea de sembrarlos en áreas afectadas.

Con apenas dos años de implementación del proyecto, los resultados saltan a la vista: se han reforestado más de 30 hectáreas y sembrado más de 175,000 árboles y propágulos con un 87.8 % de éxito. Durante nuestro recorrido por la laguna pudimos observar las plántulas ya establecidas, resultado de la campaña de reforestación del año previo.

Focos rojos

Además de los asentamientos urbanos y hoteleros sobre los manglares en la periferia de la laguna, la principal actividad productiva que se desarrolla dentro de ésta son paseos turísticos en lanchas rápidas, sin regulación alguna. Esto puede afectar la integridad de la laguna y manglares debido a la contaminación por aceites y basura. Es por eso que, durante las labores de reforestación, también se recolecta la basura arrojada a la laguna, y actualmente se busca la manera para regular las actividades que ocurren dentro de ésta. Considerando la importancia y urgencia de restaurar y recuperar los manglares, así como el éxito obtenido hasta ahora, este proyecto fue premiado por Iniciativa México en su edición del 2010, en la categoría de Medio Ambiente, destinándole una cierta cantidad, que ayudará a incrementar el conocimiento de los procesos ecológicos dentro de la laguna, continuar las actividades de reforestación y conservación, para que se mantenga el ecosistema a largo plazo y generar una campaña de concientización a nivel local.

Todos estos esfuerzos permitirán que sigamos gozando de la belleza escénica de la laguna de Nichupté y de los amplios beneficios que brinda a través de sus servicios ambientales.

¿Qué son exactamente los manglares?

Son comunidades vegetales que se encuentran distribuidas dentro de los trópicos alrededor del mundo en humedales costeros cercanos a desembocaduras de ríos, o bien, en lagunas costeras en donde el agua dulce proveniente del continente se mezcla con el agua salada del océano. Estas comunidades están formadas por árboles y arbustos de diferentes especies llamados “mangles”, que se caracterizan por su tolerancia a la elevada salinidad del agua en la que habitan, misma que para otras plantas sería mortal. Otra de sus peculiaridades es que cuentan con ramas “descendientes” que se anclan al suelo formando un laberíntico sistema de raíces que sirve como micro-hábitat para muchas especies de peces e invertebrados.

Su importancia

Diversos estudios científicos a lo largo y ancho de nuestro planeta han servido para entender la importancia ecológica y económica de estas comunidades vegetales, permitiendo la descripción de diferentes servicios ambientales prestados por los manglares.

Los servicios ambientales son aquellos beneficios que recibimos directa o indirectamente de la naturaleza, sin costo alguno gracias al buen funcionamiento de los ecosistemas naturales. Los prestados por los manglares incluyen ser la zona de crianza de muchas de las especies de peces y mariscos aprovechadas a nivel mundial. Su sistema de raíces brinda protección contra depredadores y zonas de alimentación para larvas y estados juveniles de especies como camarones y peces, permitiendo que lleguen a los estados adultos en los que los consumiremos como alimento. Al encontrarse en las desembocaduras de ríos, los manglares son un ecosistema de transición y relevantes en la conectividad. Protegen a los corales del exceso de tierra y sedimentos acarreados del continente hacia el mar, ya que moderan el flujo de éstos y a la vez son “fábricas” de nutrientes que son transportados por las mareas hacia el mar, en donde sirven de alimento a pastos marinos, corales y peces. También actúan como filtros biológicos, degradando materia orgánica y eliminando y/o reteniendo contaminantes producidos por las actividades humanas, proveyendo agua limpia para la recarga de los mantos freáticos (agua subterránea).

La mayor parte de los manglares de México se encuentran en el Caribe, en donde la península de Yucatán alberga el 55% (423,751 ha) de todos los manglares de México. Tristemente, Quintana Roo cuenta con uno de los más altos índices de deforestación de manglares. El desarrollo de complejos turísticos como Cancún y la Riviera Maya ha tenido fuertes efectos sobre ellos, fragmentándolos, perturbando su conectividad, modificando sus flujos hidrológicos, haciéndolos vulnerables a contaminantes y debilitando su resistencia a los huracanes. Esto no sólo afecta la integridad del ecosistema, sino que tiene repercusiones directas para los humanos, aumentando la vulnerabilidad de las zonas ante el embate de huracanes y tormentas, además de incidir sobre turismo y el desarrollo económico de la región.

Manglares en México

En México podemos encontrarlos en las costas del Océano Pacífico, desde el sur de Baja California Sur, hasta el límite con Guatemala y en algunas áreas alrededor de la costa del Golfo de California. En el Golfo de México y Mar Caribe se encuentran desde el estado de Tamaulipas hasta el límite con Belice.

Agradecemos a Flora, Fauna y Cultura de México AC la ayuda prestada para hacer este reportaje, al igual que a la Oficina de Visitantes y Convenciones de Cancún por su hospitalidad y ayuda. En especial al hotel Great Parnassus por su invaluable apoyo.

Para saber más, ayuda y donativos:
www.florafaunaycultura.org

Si te quedas en Cancún Te recomendamos hospedarte en:

Hotel Great Parnassus
Blvd. Kukulcan Km. 16.9, Lote 52-04. Zona Hotelera.
T. 01 (998) 287 1400, 01 800 040 7672.
www.parnassusresorts.com

 

Compartir

ComScore
IASA Comunicación