PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los Baños de Nezahualcóyotl (Estado de México)

Por: Xavier Peralta

Los baños y jardines de Nezahualcóyotl son testimonio del alto desarrollo cultural que logró para su pueblo el genio y “Rey Poeta”.

Los baños y jardines de Nezahualcóyotl son testimonio del alto desarrollo cultural que logró para su pueblo el genio y “Rey Poeta”. Es increíble que muy cerca de la ciudad de México exista un lugar de tal belleza e importancia arqueológica, y sea tan poco conocido. A un lado de Texcoco y entre un lomerío del valle, por un angosto camino que serpentea trepando entre cerros y cañadas, llegamos a un pequeño monte de conformación cónica, en donde se encuentran vestigios notorios de la grandeza de nuestro pasado.   

La agradable vista del paisaje nos lleva a evocar un sentimiento de añoranza y nos recuerda algunas de las más hermosas pinturas de nuestro máximo paisajista: José María Velasco, cuya predilección por estos lugares se ve reflejada en parte importante de su obra.    A los pies del cerro hay un pequeño balneario que durante los fines de semana es muy frecuentado por los vecinos de la comarca texcocana, los cuales también son asiduos concurrentes del histórico recinto. El estacionamiento del balneario nace un caminito de tierra que asciende zigzagueante en la ladera del cerro por el cual, caminando, se llega hasta el primer descanso, una construcción prehispánica, restaurada en parte, y de forma escalonada.   

En una de las plataformas de esta estructura se encuentra una gran tina o pequeña alberca circular en donde se bañaba el monarca con sus concubinas. A esta gran tina le precede otra mucho más pequeña y poco profunda que servía para calentar el agua con el calor del sol, y de ahí se precipitaba a la tina mayor.    El agua fluía hasta las tinas a través de una red de pequeños canales, a veces labrados en la roca, y en tramos construidos con argamasa y piedra. Estos canales fueron alimentados por un acueducto procedente de un manantial que nace en un cerro vecino. Es una verdadera obra de ingeniería hidráulica que, además de surtir el preciado líquido a las tinas, piletas, fuentes y jardines que estaban alrededor del cerro, llegaba incluso hasta los aposentos reales en el palacio de campo, y a los estanques del bosque.   

En sus crónicas Fernando de Alva Ixtlixóchitl narra con lujo de detalles el esplendor de estos parajes, llenos de exuberante flora y fauna silvestre de gran belleza, procedente de muchas regiones de Mesoamérica.   

De donde están las tinas parte un camino hacia ambos lados del cerro circundándolo en perfecta horizontal y sobre el cual corren los canales. Este camino nos lleva hasta otra estructura situada sobre una saliente del terreno, en la cual se encuentra otra tina más pequeña labrada en la roca. La perfección circular de ésta es asombrosa, y se dice que era la tina privada de Nezahualcóyotl, en la que, además de bañarse contemplando el paisaje, meditaba y hacía poesía. A unos cuantos metros de ahí, por unas escaleras se bajaba a la cueva donde el rey reposaba, hacía sus ayunos y meditaba.   

Cientos de escalones cincelados en la ladera rocosa nos llevan hasta donde estuvo el palacio de campo del monarca, de cuyos vestigios podemos apreciar muros y pisos de formas geométricas, algunos circulares, lo que puede darnos una idea de la magnífica construcción que el tiempo y la ignorancia derrumbaron a su paso.   

Dejando la cueva, continuamos por el camino central, hasta llegar a un sitio donde la mano del hombre orado en el terreno rocoso y después construyó con argamasa y piedra una especie de nicho donde Nezahualcóyotl recibía a sus invitados, grandes señores de otros reinos, y en su compañía gozaba de las representaciones artísticas y las danzas que celebraban en su honor.      

En este conjunto hay además otras cuevas, descansos, miradores, escalinatas, etc., que por falta de restauración y de la debida atención han perdido su importancia. Es notoria la gran variedad de plantas y flores, en su mayoría medicinales, que el mismo Nezahualcóyotl, mandó plantar para su uso personal y para su gente, así como para el estudio botánico y la investigación terapéutica. Todo esto nos hace pensar en la gran responsabilidad que tenemos de salvaguardar tan importante y bello lugar, haciendo conscientes a las autoridades competentes del legado cultural y ecológico que poseemos y así darle la debida protección a lo que es patrimonio universal de la humanidad.   

SEMBLANZA DE NEZAHUALCÓYOTL, GOBERNADOR Y POETA DE MÉXICO ANTIGUO (1402-1472)   

Nezahualcóyotl, en náhuatl, significa coyote ayunado. Desde su época hasta la fecha, el “Rey Poeta” de Texcoco ha sido una figura legendaria que goza de gran prestigio y merecida fama gracias a sus múltiples y sabias virtudes. El relato de su vida parecería más bien una novela biográfica. En Nezahualcóyotl se conjugaron de manera excepcional las aptitudes, a veces irreconciliables, del guerrero, el gobernante, el constructor, el sabio, el poeta y el místico. Fue un hombre que trascendió su tiempo por las indagaciones espirituales que formuló dentro del mundo náhuatl del siglo anterior a la Conquista; representa una tradición moral y espiritual; la herencia tolteca y Quetzalcóatl, que intentó imponerse a la concepción mística-guerrera de los aztecas, en contra de los sacrificios humanos. Concibió un dios único creador del cielo y de la tierra.   

De gran importancia fue la organización administrativa y la estructura legal que le dio a su pueblo. Los tribunales y los jueces de Texcoco fueron tan respetados que de diversas partes, incluso de México Tenochtitlan, remitían juicios para que ahí se determinaran y sentenciaran. También fue sorprendente el alto grado de cultura que logró para su pueblo. y cantares, etc. Poseía además colecciones de flora y fauna que conservaba tanto en archivos pintados, como en zoológicos y jardines botánicos.   

Texcoco, donde se aprendía lo más pulido de la lengua náhuatl, poesía, filosofía, moral, teología, astronomía, medicina, arquitectura e historia, fue en su tiempo la Atenas del continente americano.    Nezahualcóyotl fue también famoso como constructor y arquitecto. Entre sus obras llamaron la atención algunos palacios de grandes dimensiones, los edificios de las escuelas teatrales y los lugares para el arte, fuentes y jardines, bosques y el estanque de singular belleza.   

En México Tenochtitlan fue muy solicitado para dirigir la construcción de palacios y jardines, coronando sus obras con el acueducto de Chapultepec, en donde con su propia mano sembró muchos de los ahuehuetes que todavía el día de hoy podemos admirar. Como gobernador del señorío de Texcoco, que él mismo reconquistó, amplió sus dominios hasta Veracruz, siendo cerca de 250 pueblos y aldeas, los que le rendían tributo y obediencia. Se cuenta que, como guerrero fue brillante, ya que nunca fue derrotado ni herido. Al frente de sus ejércitos ganó personalmente más de 30 batallas.   

Su vida personal está llena de anécdotas increíbles. De sus muchas concubinas tuvo 60 hijos varones y 57 hijas, a parte de los dos hijos, fruto de su matrimonio formal.   

Es conocido como el máximo poeta de nuestro pasado y su obra es muy extensa: cantos, poemas, profecías, arengas, pensamientos filosóficos y ordenanzas. Es tanto lo que se ha escrito sobre la historia y la obra de este ilustre antepasado nuestro, que es difícil resumirlo en unas cuantas páginas, pero vayan estas líneas como un humilde homenaje a un hombre que supo trascender.   

Fuente:  México desconocido No. 226 / diciembre 1995 

Compartir

ComScore
IASA Comunicación