PUBLICIDAD
Corredores Turísticos del Estado de México. Vol. 4
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por los rumbos de Durango

Por: Alfredo Martínez Fernández

Carl Lumholtz describió su entrada a las tierras del estado de Durango en su inolvidable libro El México desconocido diciendo que “...mis bestias y avíos habían sido bien cuidados en Guachóchic, y arreglé con don Carlos García llevar.

La mayor parte de mis objetos a Guanaseví, ciudad minera del vecino Estado de Durango, mientras con algunas de las mejores mulas cruzaba la barranca de San Carlos y proseguía mi camino por las regiones que habitaban los tarahumares y tepehuanes. Desde entonces más de un aventurero o explorador ha sido seducido por los textos de este incansable viajero de la Sierra Madre Occidental, un territorio salvaje que invita a descubrir sus secretos aún ocultos entre los desfiladeros y las serranías habitadas por las etnias tepehuanes, huicholes y mexicaneros.

Los itinerarios son muy variados, por lo que proponemos visitar las zonas más atractivas, en las que se pueden disfrutar de paisajes maravillosos, conocer la flora, la fauna y las riquezas históricas del estado. Desde hace más de cien años a Durango se le conoce como la Tierra del cine, debido a que aquí se han filmado películas, telenovelas y anuncios de televisión. Algunas de las figuras famosas que lo han visitado son John Wayne, Kevin Costner, Paul Newman, Burt Lancaster, Emilio “Indio” Fernández, Julio Alemán y Andrés García, entre otros. Entre las películas filmadas en este lugar destacan Un hombre llamado Caballo, Sansón y Dalila, Jerónimo, El cavernícola, Indio, Cuchillo, El mal, La pandilla salvaje y La revancha, entre otras. 

PASEANDO POR LA CIUDAD 

En Durango no sólo hay alacranes, sets de cine, leyendas de La llorona o mujeres hermosas, también un sin fin de lugares y atractivos turísticos por descubrir a todo lo largo y ancho del cuarto estado más grande de la República Mexicana llamado por Francisco de Ibarra como Nueva Vizcaya, quien llegó a esta zona en el año de 1554. En 1557 el capitán Alonso de Pacheco comenzó la construcción de un pequeño pueblo al cual llamó Durango, en honor al lugar donde nació Francisco de Ibarra.

En 1621, el rey Felipe IV le otorgó la categoría de ciudad y fue hasta el año de 1824 cuando se declaró como el estado de Durango. La antigua Villa de Guadiana, hoy Durango, es una ciudad colonial de mucho sabor provinciano, que invita a descubrir su historia, conventos, templos y casas señoriales. El mejor sitio para iniciar el recorrido es la Plaza de Armas, ubicada en Av. 20 de noviembre, la plaza principal y tradicional en torno a la cual fue declarada y fundada oficialmente la ciudad. En el centro se ubica un kiosco construido en cantera rosa, donde se pueden comprar artesanías y todas las tardes la gente se reúne para platicar, comer un elote o “echar novio”. Justo enfrente de esta plaza se levanta la segunda catedral más hermosa después de la ciudad de México, como afirman los duranguenses –y no es para menos– lo más destacable es la sobria fachada de estilo barroco, las columnas salomónicas, la sillería recubierta de oro y los magníficos lienzos obra de pintores mexicanos. En ella se venera a la Virgen de La Purísima y su construcción se inició en 1635, marcada por siete etapas. 

Otros recintos religiosos dignos de visitar son las parroquias de Santa Ana y de Analco, los templos de San Juan de Dios y el de San Agustín, y el Arzobispado. En cuanto a edificios civiles los más importantes son el de la Presidencia Municipal, el Palacio de Gobierno –antigua casa del acaudalado minero español Juan José Zambrano–, en cuyo interior pueden admirarse los murales de Francisco Montoya de la Cruz, Guillermo de Lourdes y Guillermo Bravo alusivos a la Revolución, lugar donde se ubican las oficinas del Ejecutivo del estado. La Casa del Conde Súchil, de estilo barroco, es la joya colonial de Durango y fue la primera construcción civil de la ciudad; perteneció al minero y terrateniente Joseph del Campo Soberón y Larrea, conde del Valle de Súchil, quien la mandó construir entre 1763 y 1764. 

A TRAVÉS DE LA HISTORIA 

Durango posee numerosos museos que cuentan su historia, por lo que vale la pena visitar el Museo Regional, mejor conocido como El Aguacate, de estilo neoclásico, cuyas 12 salas ofrecen una visión amplia del estado, desde la flora, fauna y restos paleontológicos, hasta la Revolución y Guerra Cristera. En el Museo de Arqueología se exhiben piezas y objetos rescatados en diversos sitios arqueológicos del territorio; en el de la Revolución se muestran documentos, fotos, armas y se cuentan los hechos históricos que tuvieron lugar en el norte del país. La estación del ferrocarril expone la última máquina de vapor del estado. Por su parte, en la Casa de las Rocas se puede admirar una interesante colección de minerales. Imposible dejar de visitar los teatros “Ricardo Castro”, de estilo neoclásico, y el “Victoria”. 

OTROS ATRACTIVOS TURÍSTICOS 

Está el Museo de Arte Moderno “Guillermo Ceniceros”, ubicado en la ex hacienda de la Ferrería, donde se exhiben 200 obras en siete salas. Además, es un placer recorrer las patios, jardines y pasillos de esta hacienda industrial ocupada por una antigua fundición de fierro extraído del cerro del Mercado. Muy cerca de la población y de la ex hacienda que llevan el mismo nombre se encuentra la zona arqueológica de la Ferrería, área que perteneció a la cultura que tuvo su sitio más importante en Chalchihuites, Zacatecas, y formó parte de una extensión llamada Guadiana, que alcanza hasta El Zape. Aquí habitó un grupo que subsistía básicamente de la agricultura, además de practicar la caza y la recolección. Tiene una temporalidad aproximada entre el 875 y el 1450 de nuestra era. En esta región se realizan excursiones a pie y en bicicleta de montaña para explorar la Barranca de Ventanas y la Barranca al Río del Arco, donde se puede nadar en sus cristalinas aguas de montaña. 

ACERCAMIENTO A LOS MENONITAS 

Antiguamente llamado Patos por la abundancia de esa ave migratoria, estas tierras pertenecían al Conde de Súchil y sus primeros pobladores fueron los indios tepehuanos. En 1561 llegaron los españoles, quienes iniciaron la explotación minera; siglos después, en los años 1922 y 23 arribaron los menonitas procedentes de Canadá, quienes dieron un gran empuje económico a la zona. Es éste un grupo religioso de origen alemán, de gente muy trabajadora y productiva dedicada a la agricultura, ganadería, elaboración de quesos y salchichones, además de contar con extensas huertas de manzanas. Los menonitas viven tranquilos y alejados de la vida apresurada; aún se transportan en carros tirados por caballos, conservan sus trajes tradicionales y se rigen bajo sus propias leyes.  

BICICLETA DE MONTAÑA 

La mejor forma para descubrir los secretos de la accidentada Sierra Madre Occidental, la cual ocupa 76 096 km2, es en excursiones ecoturísticas y de aventura, ya sea a pie o en bicicleta de montaña, recorridos que van desde un día hasta una semana, así como realizando largas expediciones de exploración. Mexiquillo es uno de los lugares ideales para esta actividad. Se localiza a 146 km de la ciudad de Durango por la carretera Durango-Mazatlán, en el poblado que recibe el nombre de La Ciudad. Es una hermosa zona de montañas, cascadas, bosques e increíbles formaciones rocosas únicas en su género, las cuales forman el escenario perfecto para realizar caminatas y recorridos en bicicleta de montaña pedaleando entre hongos gigantes de roca y por mágicos senderos que llevan a recorrer el antiguo trazado de la vía de tren Mazatlán-Durango, la cual nunca se concluyó. En esta excursión se pueden explorar tres largos túneles y pedalear al lado de impresionantes desfiladeros. 

CHORRO DEL CALICHE 

Ésta es una de las excursiones en bicicleta de montaña más bellas de nuestro país, en la que se pedalea durante cuatro días por desafiantes caminos y veredas de la Sierra Madre hasta donde inicia su descenso a las llanuras costeras del Pacífico. Es ahí donde se localiza El Chorro del Caliche, una joya natural que ha labrado su camino por estos abruptos cañones hasta encontrar su fin en las aguas del Océano Pacífico. 

BOLSÓN DE MAPIMÍ 

Es una reserva de la biosfera ubicada al noreste del estado de Durango, colindante con los estados de Chihuahua y Coahuila; cuenta con una superficie 103 mil ha. Ocupada por infinitos y abrasantes desiertos, es hogar de 350 especies de plantas, como las áceas, suculentas, matorrales y chaparrral. En cuanto a fauna se reconocen alrededor de 270 especies de vertebrados, entre ellas cinco anfibios, 36 reptiles, 28 mamíferos y aproximadamente 200 aves. En el presente ésta es una región muy activa científicamente, donde se llevan a cabo diversos proyectos orientados a la protección y conservación de todas las especies. 

LA ZONA DEL SILENCIO 

Descubierta en 1964, su paralelo geográfico es el mismo que las pirámides Keops en Egipto, el Triángulo de las Bermudas y el archipiélago de Hawai. Es un lugar de gran misterio en torno al cual se han tejido múltiples historias y donde la NASA ha realizado estudios jamás difundidos. La Zona del Silencio debe su nombre debido a la dificultad de la propagación de las ondas hertzianas; existe también una gran precipitación de meteoritos, entre ellos el famoso Allende, que el 8 de febrero de 1964 se precipitó en la zona. Es un sitio altamente magnético y con bancos de fósiles marinos de más de 500 millones de años; el clima es semidesértico y llega a alcanzar temperaturas superiores a los 40ºC. Se trata de un lugar fantástico, con extrañas formas de vida, atardeceres multicolores, noches estrelladas y acontecimientos sin precedente. 

FAMOSO PUENTE 

El puente Ojuela es una joya arquitectónica construida por la Cía. Minera de Peñoles para unir el pueblo y fundición de Ojuela con las minas. Fue el primer puente construido en suspensión de cable en América Latina y cuenta con una longitud de 318 m por 1.80 m de ancho, sostenido originalmente por dos torres de madera –actualmente metálicas– de 17 m de altura. Fue escenario de famosas películas de renombre internacional como Una mula vieja para la marquesa y Gringo viejo, entre otros filmes.  

LAS GRUTAS DEL ROSARIO 

Localizadas a tres km de Mapimí sale un entronque al poblado de Vicente Suárez, de donde parte una brecha hasta las grutas, localizadas en la sierra del mismo nombre en el municipio de Lerdo. Es una zona agreste, muy atractiva por el paisaje característico del Bolsón de Mapimí y en especial por esta fantástica cavidad natural que da entrada a un mundo de caprichosas formaciones de estalactitas y estalagmitas. La gruta posee una profundidad considerable que se puede explorar en compañía de un guía experto y con el uso de lámparas y linternas. 

Fuente: México desconocido No. 340 / junio 2005

Compartir

ComScore
IASA Comunicación