PUBLICIDAD
Corredores Turísticos del Estado de México. Vol. 4
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Recorriendo de el Bolsón de Mapimí a Zacatecas

Por: México Desconocido

De Jiménez a Corralitos, 30 kilómetros adelante, está el último tramo de la autopista que viene desde Ciudad Juárez, el cual pertenece ya a la carretera 49. De aquí proseguimos la ruta hasta Torreón y Gómez Palacio, ciudades hoy conurbadas, la primera en Coahuila y la segunda en Durango.

De Jiménez a estas ciudades se cruza por el Bolsón de Mapimí, inmensa extensión que comprende parte de los estados de Durango, Chihuahua y Coahuila. En el vértice de los tres estados se encuentra la Zona del Silencio. A la misma se llega desde Ceballos por una brecha de terracería que es intransitable en época de lluvias.

40 kilómetros antes de llegar a Gómez Palacio está Bermejillo. Aquí doblamos hacia izquierda en dirección a Mapimí. Esta es una de las regiones geológicas más interesantes del país. Además de las minas Ojuela y Mapimí, de donde se extraen cristales codiciados por coleccionistas de todo el mundo, la zona es una Reserva de la Biósfera con gran diversidad de flora y fauna. Hacia el sur de Mapimí también está el Bosque de Piedra, una zona de rocas graníticas afloradas por la erosión con formas y tamaños sorprendentes.

Por la carretera 49 proseguimos nuestro camino hasta Cuencamé. Aquí nos desviamos 144 kilómetros por la carretera 40 hacia Durango, ciudad fundada en 1557 por Alonso de Pacheco. Nuestro primer objetivo es visitar la sillería de la Catedral, tallada en madera y recubierto de oro. Además la Catedral posee lienzos de José Ibarra y Miguel Cabrera.

Otros lugares de interés en la ciudad de Durango son el Teatro Principal, el jardín Morelos, los templos San Juan de los Lagos y San Juan de Dios, y la iglesia de San Agustín. Desde esta capital tenemos otras dos opciones de recorrido: una es por la misma carretera 40, en dirección a Mazatlán, donde el paisaje se vuelve cada vez más tropical, y la otra hacia Santiago Papasquiaro, al norte, para contemplar la presa Peña del Águila, el Valle de Guatimape con la laguna de Santianguillo y la Sierra de la Magdalena.

Hacia Zacatecas podemos continuar por la carretera 45 para visitar El Valle de los Gigantes, Sombrerete y Chalchihuites. El primer sitio está cerca de San Francisco de los órganos, nombre inspirado en las formaciones rocosas de hasta 80 metros de altura, parecidas a los cactus. Sombrerete es un pueblo con arquitectura colonial de los siglos XVI y XVII. Y Chalchihuites, una zona arqueológica. 85 kilómetros adelante volvemos a tomar la carretera 49 para alcanzar Fresnillo, a 17 kilómetros, donde está el Santuario de Plateros en el se venera al Señor de los Plateros y al Santo Niño de Atocha, 70 kilómetros más adelante está Zacatecas.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación