PUBLICIDAD
Mineral de Pozos, un pueblo fantasma en territorio guanajuatense
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Reserva de la Biosfera Sierra Gorda. Hacia la sustentabilidad ecológica

Por: Ricardo Dorantes

Sin duda la gran variedad de ecosistemas presentes en esta región del centro-oriente mexicano constituyó la razón principal por la que en 1997 el gobierno mexicano la declaró “reserva de la biosfera”.

Pero el manejo integrado de un área natural tan amplia y poblada implica retos que van más allá del mero decreto. La investigación sobre flora, fauna y demás recursos naturales; la organización y capacitación de los serranos para incorporarlos activamente a las labores de protección de la reserva, así como la difícil gestión para obtener los recursos que permitan financiar todas estas tareas, son algunos de los retos hacia la sustentabilidad que desde hace más de diez años han venido enfrentando el Grupo Ecológico Sierra Gorda IAP y la sociedad civil serrana.

SIERRA GORDA: ENCLAVE DE RIQUEZA BIÓTICA

La importancia natural de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda (RBSG) radica en su alta representatividad de la biodiversidad mexicana, como lo prueban la existencia de varios ecosistemas en buen estado de conservación sobre un territorio relativamente reducido. Esta biodiversidad responde a la conjugación de varios factores relacionados con la situación geográfica de la Sierra Gorda. Por un lado, su ubicación latitudinal la sitúa sobre la franja del territorio mexicano donde confluyen las dos grandes regiones naturales del continente americano: la Neártica, que se extiende desde el Polo Norte hasta el Trópico de Cáncer, y la Neotropical, que se expande desde el Trópico de Cáncer hasta el Ecuador. La yuxtaposición de ambas regiones proporciona a la Sierra elementos climáticos, florísticos y faunísticos muy singulares, denominados como biodiversidad mesoamericana de montaña.

Por otro lado, su posicionamiento norte-sur, como parte de la cordillera Sierra Madre Oriental, hace de la Sierra Gorda una gigantesca barrera natural que capta la humedad contenida en los vientos que provienen del Golfo de México. Esta función representa la principal fuente de recarga acuífera para las corrientes fluviales y los mantos subterráneos que dotan del vital líquido tanto a los habitantes de la Sierra como a los de la Huasteca potosina. Aunado a ello, la captación de humedad registrada por la cortina orográfica que representa la Sierra genera una sorprendente variación de humedad al interior de la reserva misma. Así por ejemplo, mientras que en su vertiente oriental, donde chocan los vientos del Golfo, la precipitación llega a ser de hasta 2 000 mm anuales, generando varios tipos de selvas, en la vertiente opuesta se crea “una sombra de sequía” que da lugar a una zona árida donde los índices de lluvia apenas alcanzan los 400 mm anuales.

De manera similar, el escarpado relieve de la Sierra Gorda también contribuye a la variación ecológica, pues mientras que en sus cumbres, algunas por arriba de los 3 000 msnm, hallamos temperaturas por debajo de los 12°C, en los profundos cañones que adyacen y que descienden hasta los 300 msnm, las temperaturas pueden alcanzar los 40°C.

En suma, la conjugación de todos estos factores convierten a la Sierra Gorda en una de las pocas regiones continentales donde se pueden encontrar las principales zonas climáticas del país: árida, templada de montaña, tropical caducifolia y tropical húmeda. Por si esto fuera poco, cada una de estas macrozonas enclava una rica y bien preservada diversidad de ecosistemas, así como una vasta y singular biodiversidad. Muestra de ello son las más de 1 800 especies de plantas vasculares detectadas hasta el momento –muchas de ellas endémicas–, así como las 118 especies de macromicetos, las 23 especies de anfibios, las 71 de reptiles, las 360 de aves y las 131 de mamíferos.

Por todo lo anterior, la Sierra Gorda es considerada como la reserva de la biosfera más importante del país, en cuanto a tipos de vegetación y diversidad biótica se refiere.

RETOS HACIA LA SUSTENTABILIDAD

Pero para que toda la riqueza ecológica de la Sierra Gorda llegara a ser protegida oficialmente fue necesario un largo proceso de trabajo que implicó múltiples tareas de investigación científica, de promoción entre las comunidades serranas y de gestión para la obtención de recursos ante diversas instancias privadas y de gobierno. Todo comenzó en 1987, cuando un grupo de queretanos interesados en la protección y recuperación de la riqueza natural de la Sierra constituyeron el Grupo Ecológico Sierra Gorda iap (GESG). La información recabada a lo largo de una década por parte de esta organización civil fue fundamental para que las autoridades gubernamentales (estatales y federales) así como la unesco, reconocieran la urgente necesidad de proteger tan valiosa región natural. En tales condiciones, el 19 de mayo de 1997 el gobierno mexicano emitió un decreto mediante el cual 384 mil hectáreas concernientes a cinco municipios al norte del estado de Querétaro y áreas circunvecinas de San Luis Potosí y Guanajuato quedaron protegidas bajo la categoría de Reserva de la Biosfera Sierra Gorda.

Tras el significativo logro, el siguiente reto para el GESG y para la dirección de la Reserva consistió en la elaboración de un programa de manejo que sirviera como guía para el desarrollo de acciones y proyectos muy concretos, en tiempos y ámbitos locales bien definidos. En este sentido, el Programa de Manejo de la rbsg parte de la siguiente premisa filosófica: “La rehabilitación y la preservación sostenida de los ecosistemas de la sierra y de sus procesos evolutivos sólo se logrará si se consigue integrar a la población serrana en actividades que se traduzcan en alternativas laborales y educativas que les beneficien”. Consecuente con esta premisa, el programa de manejo desarrolla actualmente cuatro proyectos básicos:

Proyecto de Educación Ambiental

Consistente en la visita mensual de promotores capacitados a 250 escuelas primarias y secundarias de la Sierra con el fin de crear entre los pequeños una conciencia de respeto hacia la Madre Tierra; mediante divertidas actividades aprenden sobre diversos temas ecológicos, tales como la fauna serrana, el ciclo hidrológico, la contaminación ambiental, la reforestación, la separación de desechos sólidos, etcétera.

Proyecto de Mejoramiento Comunitario

Se plantea la búsqueda de alternativas socioeconómicas que equilibren el beneficio material de los serranos y la protección del medio ambiente. Esto se logra a través de la diversificación productiva, la concientización ecológica y el cambio de actitud entre los serranos adultos. Para ello se hace necesaria la visita de promotores a las comunidades con el objetivo de capacitar y apoyar la organización comunitaria, a fin de facilitar la aplicación de diversas ecotécnicas encaminadas al aprovechamiento óptimo de los recursos naturales. Entre dichas acciones destacan: más de 300 huertos familiares que han redundado en el mejoramiento nutricional y económico de los serranos y en la recuperación de suelos con vocación forestal; más de 500 estufas rurales que optimizan un mismo fuego para varios usos simultáneos, reduciendo notablemente la tala de árboles; campañas de capacitación, limpieza, separación y almacenamiento de desechos sólidos para su reciclaje, y 300 letrinas ecológicas cuyo sistema las mantiene secas, facilitando el saneamiento de los cauces fluviales.

Proyecto de Reforestación

Consiste básicamente en la recuperación de áreas boscosas y suelos de vocación forestal, a través de la reforestación con especies maderables, frutales o exóticas, dependiendo de las condiciones ecológicas y socioeconómicas de cada comunidad. Así, se ha podido impulsar la recuperación de ecosistemas y nichos ecológicos en bosques y selvas dañados por los incendios y por la explotación irracional de talamontes o ganaderos sin escrúpulos, al tiempo que se han generado empleos sustentables para la población serrana.

Proyecto de Ecoturismo

Consiste fundamentalmente en visitas guiadas a varios puntos de la reserva, con el propósito de admirar la flora, la fauna y el paisaje de los diversos ecosistemas que existen en ella. El objetivo de este proyecto es que la población serrana se pueda beneficiar mediante el control del transporte, la guía, el hospedaje y la alimentación de los visitantes, al tiempo que éstos se benefician de los serranos. Las visitas pueden realizarse a pie, a caballo, en bicicleta, en automóvil o incluso en lancha, y pueden ser de uno o varios días.

EL RETO ACTUAL

Como se podrá advertir, es difícil garantizar un mecanismo que asegure el manejo integral en esta reserva de la biosfera si no se cuenta con la participación firme, decidida y constante por parte de todos los implicados. La crisis económica que actualmente afecta a todo México parece estar repercutiendo seriamente en las acciones que desde hace más de diez años se vienen desarrollando en pro de la sustentabilidad de la reserva. Ya se constató en el pasado que con la conjugación de esfuerzos por parte de las diferentes instancias gubernamentales, la población civil serrana y el gesg en calidad de ong, se ha logrado la realización de varias acciones concretas en pro de la protección, recuperación y saneamiento de los recursos naturales de la Sierra, así como del mejoramiento integral del nivel de vida de sus habitantes. Sin embargo, aún falta mucho por hacer; de ahí que el llamado de la Dirección de la Reserva proponga una reflexión seria y consciente acerca de la gran responsabilidad que tenemos todos los mexicanos de cooperar para la conservación y manejo sustentable de este reducto de la naturaleza.

 

ComScore
IASA Comunicación