PUBLICIDAD
Mineral de Pozos, un pueblo fantasma en territorio guanajuatense
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Reservas de la biosfera en México

Por: Dora E. Gonz

Mucho se ha hablado de la enorme diversidad biológica de México; sin embargo, la riqueza natural de nuestro país ha sido transformada profundamente con el paso del tiempo, amenazando gravemente a la flora y la fauna nativas.

Por esto, el sistema de conservación desarrollado en nuestro país estableció formas nuevas de protección al medio ambiente, entre ellas las reservas de la biosfera. Los objetivos de una reserva de la biosfera son los siguientes:

  • Conservar para el uso presente y futuro la diversidad y la integridad de comunidades bióticas de plantas y animales dentro de ecosistemas naturales y seminaturales, y salvaguardar la diversidad genética de especies de las cuales depende su continua evolución.
  • Proveer áreas para investigación ecológica y ambiental, incluyendo estudios básicos, tanto dentro de las reservas como en áreas adyacentes a ellas.
  • Prever instalaciones para la educación y el adiestramiento.

¿De qué se compone una reserva de la biosfera? Básicamente de tres zonas concéntricas:

ZONA NÚCLEO

Está compuesta por ecosistemas minimamente perturbados y característicos de una región del mundo ya sea ésta terrestre, costera o marina. Un área núcleo tiene protección legal segura, y en ella sólo se permiten actividades no destructivas y que no afecten adversamente los procesos naturales del ecosistema, aunque hay que notar que en los ecosistemas subclímax, la intervención humana, tal como el fuego o el pastoreo controlado, pueden ser necesarios para mantener las características naturales del lugar.

ZONA DE AMORTIGUAMIENTO

Es la que está junto al área núcleo o alrededor; sus límites están legalmente delineados y en general corresponden a los límites externos de un área protegida tal como un parque nacional. Aquí, las actividades son diversas y están coordinadas de tal manera que ayudan a amortiguar la zona núcleo de cualquier perturbación dañina que venga de fuera. Estas actividades deben servir a los múltiples objetivos de la reserva de la biosfera y pueden incluir: investigación básica y aplicada, monitoreo ambiental, uso tradicional de la tierra, zona cultural estable, recreación y turismo, educación ambiental general y también preparación de especialistas.

ZONA DE TRANSICIÓN

Es la parte más lejana de la zona núcleo y no está demarcada, pero corresponde a una dinámica y siempre expansiva zona de cooperación, donde el trabajo de la reserva de la biosfera es aplicado discretamente a las necesidades de las comunidades locales de la región. Así, la zona de transición puede contener asentamientos, campos, pastizales y bosques, y en ella se desarrollan actividades económicas que están en armonía con el medio ambiente natural y con la Reserva de la Biosfera. Es particularmente útil para integrarse al proceso de planeación de su región circundante: en otras palabras, el área protegida del núcleo y de la zona de amortiguación participan a través del área de transición en el desarrollo de la región a la cual pertenecen.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación