Ruta de Zapata

Sigue la pista de nuestro personaje revolucionario, Emiliano Zapata, a través de los rincones del estado de Morelos y la Ciudad de México. Descubre todo que tienen para contar.

Fue una de las figuras más sobresalientes del agrarismo, su amor por la tierra lo llevó a crear el Plan de Ayala. Su ideología trascendió fronteras y de su participación en la Revolución hay tres lugares donde aún sigue viva su memoria: Anenecuilco, tierra natal de Emiliano Zapata, ahí te esperan anécdotas interesantes sobre este acontecimiento; Tlaltizapán, apacible poblado de Morelos, ahí se concentró el cuartel zapatista; Ciudad de México, la capital del país, sitio en el cual hizo su entrada triunfal el Caudillo del Sur acompañado de Francisco Villa.

El recorrido se centra en el municipio de Ciudad Ayala, en Morelos, en cuyas poblaciones figuró la presencia del Caudillo del Sur y donde te espera la aventura al máximo; el otro destino, la ciudad de México, es muy completo con variadas e interesantes propuestas para visitar.

Este poblado ubicado al sur de Cuautla, Morelos, fue la tierra natal del Caudillo del Sur. Desde pequeño ayudó a su padre en las labores del campo, y a los 18 años se involucró en la lucha social en defensa de los intereses del pueblo.

Para 1909, los abusos en contra de las tierras de los campesinos, a favor de los hacendados, eran inaguantables. El consejo de ancianos de Anenecuilco resolvió renovar la directiva de la Junta de Defensa, en la cual resultó electo presidente Emiliano Zapata, de sólo 30 años, los viejos buscaban transmitirle el poder a un joven sin vicios y conocedor de los problemas del pueblo. En el mismo cargo conoció a Francisco I. Madero juntos lucharon por la causa mientas Madero compartía las mismas ideas; después, Zapata se declaró en su contra a través del Plan de Ayala.

Emiliano luchó hasta el último de sus días bajo la consigna de “Reforma, libertad, justicia y ley”, ideas expresadas en el Plan de Ayala, no compartidas completamente por el presidente Venustiano Carranza. De ahí el plan del general Pablo González con Jesús Guajardo, quien fingió amistad con Zapata para después traicionarlo y matarlo en Chinameca.

En tu visita por Anenecuilco, encontrarás la Casa Museo Emiliano Zapata, lugar donde nació Zapata. Recientemente se restauró y resguarda algunos vestigios del edificio. Durante los trabajos de conservación se localizaron algunos tepalcates prehispánicos expuestos junto a las vasijas, figuras y juguetes de la misma época, de igual manera carabinas, fotografías, piezas de tren forman parte del discurso del periodo revolucionario. Entre los agradables corredores y patios, hallarás una sala de exposiciones temporales, un salón de usos múltiples y un Jardín Botánico con plantas medicinales de la región.

4 Imprescindibles

1  Museo Histórico del Oriente de Morelos, Cuautla. Casa habitada por Morelos en el siglo XVIII y, cien años más tarde, Zapata la utilizó como cuartel. Desde 1995 exhibe la historia regional.

2  Mural del Movimiento Zapatista.  De la Casa Museo Emiliano Zapata, no pierda de vista este mural de Roberto Rodríguez Navarro. 

3  Hacienda de Hospital.   En el siglo XIX fue una de   las principales haciendas azucareras del estado. Durante  la Revolución, estas tierras fueron tomadas por Zapata.

4  Hacienda de San Juan Chinameca. En este lugar,  el coronel carrancista Jesús Guajardo le tendió una trampa a Emiliano Zapata y lo asesinó. En su visita encontrará, en los muros, los agujeros de bala de este episodio.

Cómo llegar

En automóvil
Autopista 95 y 115.

Es la capital moral del zapatismo desde 1915, y es un fresco oasis situado a unos 100 kilómetros al sur de Cuernavaca, donde el ejército del sur fundó su cuartel general.

Zapata pasaba los días en sus oficinas ubicadas en un antiguo molino de arroz; oía peticiones, daba órdenes, dictaba leyes, establecía las estrategias y la política; por ejemplo, la repartición de las tierras conforme a los viejos títulos de propiedad expedidos en tiempos de la colonia.

El molino de Tlaltizapán era una casa al estilo antiguo con un gran patio en el centro y alrededor las habitaciones; las situadas frente a la calle servían como oficinas del Cuartel General y sólo dos cuartos eran ocupados por el general Zapata, uno como dormitorio y otro para comedor. A la izquierda de su habitación se encontraba la tesorería y pagaduría; al fondo se había instalado una fábrica para acuñar moneda, pues el general Zapata siempre quiso que, en el territorio controlado, circulara la moneda zapatista.

Tlaltizapán sigue siendo una población arbolada, con un modesto museo de sitio llamado Museo de la Revolución del Sur “Cuartel de Zapata” y el Ex convento de San Miguel, construido en el siglo XVI con una estructura fortificada de muros almenados. Al interior de la iglesia todavía se encuentra una imagen de Jesús, del Padre Jesús, como cariñosamente le llaman en el pueblo y como lo hacía Zapata quien contaba que ésta imagen le salvó la vida en una persecución donde estuvieron a punto de capturarlo. En el atrio se encuentra un mausoleo en forma de pirámide, proyectado por el propio Zapata para el descanso eterno de los generales zapatistas.

4 Imprescindibles

1  Lago de Tequesquitengo. Bajo sus  aguas se encuentra la antigua iglesia  de San Juan Bautista; sobre la ribera
se ubican casas de descanso, hoteles y
clubes  de playa. Su agua se presta para
el esquí, el veleo y las motos acuáticas.
La diversión le espera al sur de Morelos.

2  Zoofari. Uno de los sitios más visitados por las familias, ahí verá alrededor de 150 especies  de animales; algunos espacios es necesario visitarlos en auto, otros a pie; puede darle de comer a los animales, dar paseos en pony,  llama, camello y elefante.

3  Balnearios. Apotla y Aquasplash son dos opciones diferentes para disfrutar al máximo del clima y el ambiente de Morelos. Encontrará tirolesa, senderos, bellas panorámicas, albercas, toboganes y más.

4  Río Amacuzac. Para quienes desean sentir la adrenalina, la práctica del rafting en este río es la opción para disfrutar en familia. Tiene tramos para niños de 5 años hasta personas de la tercera edad;  otros clase 3 y 4 para los más experimentados.

Cómo llegar

En automóvil
Carretera estatal sin número de
Ciudad Ayala a Jojutla.

La entrada a México representó un acto de fuerza y victoria, pues se trata de la ciudad más importante del país. Sus calles vieron desfilar al ejército de Hernán Cortés, al Ejército Trigarante, a Francisco I. Madero en la marcha de la lealtad y a los revolucionarios convencionistas en 1914.

El último convoy de las fuerzas carrancistas salieron el 24 de noviembre, ese mismo día, por la noche, llegaron las tropas zapatistas al mando del general Antonio Barona. El 26, llegó Emiliano Zapata y estableció su cuartel general en Xochimilco. La División del Norte entró el 2 de diciembre.

Dos días después, se llevó a cabo, en Xochimilco, la primera entrevista entre los caudillos del norte y el sur. Los habitantes del lugar, los zapatistas y generales acompañantes de Villa presenciaron el abrazo efusivo del encuentro de los representantes de las fuerzas revolucionarias. La reunión entre los generales fue grabada, pero gracias a la versión taquigráfica, se sabe, con certeza, lo platicado por estos dos personajes y el pacto de unión de los Ejércitos del Norte y del Sur para defender las causas del pueblo.

El domingo 6 de diciembre de 1914, hizo su entrada triunfal a la ciudad de México el poderoso Ejército Convencionista. Los llanos de Chapultepec, Anzures y Paseo de la Reforma fueron invadidos por numerosos contingentes de tropas de caballería, infantería y artillería –alrededor de 50,000 hombres–. Los habitantes de la capital llenaron las principales avenidas y las orillas de la ciudad, deseosos de admirar a los hombres del nuevo ejército.

El general Emiliano Zapata, al frente de sus tropas, avanzó desde los pueblos de Xochimilco, San Ángel y Mixcoac, hasta calzada de la Verónica, el sitio de reunión. El general Francisco Villa salió del pueblo de Tacuba y se reunió con el jefe del Ejército del Sur; así iniciaron su marcha triunfal por el Paseo de la Reforma, las avenidas Juárez y Plateros, hasta llegar al Palacio Nacional. Al paso de los jefes, la multitud gritaba: ¡Viva Villa! ¡Viva Zapata!, mientras caían lluvias de flores, confeti y serpentinas. Pancho Villa iba en un hermoso caballo alazán tostado y vestía uniforme azul marino y gorra con el águila divisionaria. Zapata montaba un caballo rosillo y portaba elegante traje de charro: chaquetilla de gamuza color beige, con un águila bordada en oro en la espalda; pantalón negro con bordados de plata y un amplio sombrero.

Al llegar al Palacio Nacional, los jefes entraron a los salones, donde fueron recibidos por el presidente Eulalio Gutiérrez y el cuerpo diplomático. Salieron al balcón presidencial para presenciar el desfile y las ovaciones. Después, los generales Villa y Zapata se retiraron al interior de los salones, donde Villa se sentó en la silla presidencial, momento plasmado en una famosa fotografía.
 
Durante su estancia, los revolucionarios frecuentaron los mejores hoteles y restaurantes; lo mismo vivieron en casas de la aristocracia mexicana que en los lugares más humildes, dormían en elegantes palacetes, en los mesones y patios de Palacio Nacional. La famosa cantina De la Opera, el Sanborns de los azulejos y otros muchos edificios del centro guardan en sus paredes estos recuerdos revolucionarios.

5 Imprescindibles

1 Cantina La Ópera. Es uno de los sitios más tradicionales en el centro de la ciudad, aún conserva su mobiliario original. Alrededor de ella hay anécdotas revolucionarias muy peculiares.

2 Paseo de la Reforma. Una de las avenidas, testigo de la marcha del ejército de Zapata y de Villa. Hoy en día, aloja sitios relevantes: el Castillo de Chapultepec, el Museo Rufino Tamayo, el Museo de Arte Moderno, 1el Museo Nacional de Antropología y el Auditorio Nacional. Sin duda un recorrido lleno de arte.

3 La Feria y Papalote Museo del Niño. En Chapultepec se ubican estos dos sitios perfectos para disfrutar con la familia: La Feria tiene juegos interesantes para chicos y grandes, lo mismo ofrece el Papalote Museo del Niño, atractivas actividades. Ambos sitios son recomendables para huir de la ajetreada vida citadina.

4 Xochimilco. Desde 1987 es Patrimonio Cultural de la Humanidad, un paseo por el lago a bordo de una trajinera es una experiencia única, acompañado de comida típica y música. Aproveche para adquirir flores y plantas bellas a muy buen precio.

5 Museo Dolores Olmedo. Ubicado en la Hacienda La Noria, este museo es uno de los exponentes más destacados de arte: muestra obra de Frida Kahlo, Diego Rivera, colecciones arqueológicas y arte popular; asimismo ofrece exhibiciones de artistas contemporáneos. Se localiza al sur de la ciudad.

Cómo llegar

En automóvil
Autopista 90 y carretera federal 90.

En autobús
ADO, Estrella Blanca, Estrella Roja, ETN, Omnibus de México y Primera Plus.

En avión
Aeroméxico, Mexicana, Interjet, Volaris,
American Air Line y Continental.

--------------------------------------------------

Para saber más

Ciudad de México (1)

Ciudad de México (2)

PUBLICIDAD
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
This div will be replaced
PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Fotos de la semana
¿Quiénes somos? Contacto Políticas de uso Aviso de privacidad separador sitios Alto Nivel Cine PREMIERE Cómo Funciona Nupcias Magazine Soy Entrepreneur
ComScore
IASA Comunicación