PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

San Bartolo Agua Caliente. Un balneario del siglo XVlll en Guanajuato

Por: Federico Vargas Somoza

El ejido de San Bartolo Agua Caliente, perteneciente al municipio de Apaseo el Alto, Guanajuato, es, en general, poco conocido a nivel nacional, aunque la gente de la región oriental del estado guanajuatense y, sobre todo la de la ciudad de Querétaro, lo frecuenta desde hace muchos años, debido a las propiedades curativas del agua de un manantial termal que emerge en dicha comunidad.

La historia en estas aguas termales se remonta hasta mediados del siglo XVI cuando, en 1540, se establece, anexo a un nacimiento de aguas sulfurosas, el pueblo de San Bartolomé Agua Caliente. La fundación de este pueblo la llevaron a cabo los caciques, de origen otomí, Nicolás de San Luis Montañez y Fernando de Tapia, este último mejor conocido como Conín.

La hija de Conín, doña Beatriz Tapia, sabiendo de las propiedades curativas del agua, realiza, en 1601, una disposición testamentaria en la que se pone por escrito que su hermano Diego deberá de construir un hospital en el pueblo de San Bartolomé, "con la casa y ornato que para ello convenga, para que en él se puedan curar los indios naturales y pobres...".

Don Diego de Tapia, por su parte, hereda dicha encomienda y todos sus bienes a su hija Luisa, quien, años más tarde, decide fundar el Convento de Santa Clara de Querétaro. Obviamente, todas las propiedades de la familia Tapia pasan a pertenecer al convento, con lo que el cumplimiento del decreto testamentario que doña Beatriz, tía de Luisa, hiciera a principios del siglo XVII, se ve postergado hasta entrado el sigloxviii. En el año 1770, y gracias a la intervención del arzobispo de México, Francisco Antonio de Lorenzana, se le obliga al Convento de Santa Clara la construcción del mencionado hospital.

LOS BAÑOS DE SALUD

Por fin, la edificación se lleva a cabo bajo el común acuerdo de los cabildos de Celaya, Querétaro, de los indios que habitaban en ese entonces el pueblo de San Bartolomé y los padres Hipólitos, siendo éstos quienes deberán hacerse cargo del hospital.

Durante más de un siglo, el Hospital de Baños de Salud de San Bartolomé Agua Caliente estuvo en servicio ininterrumpido para uso de los pobladores de la región. El suceso de la lucha armada de 1910 y sus consecuencias en cuanto a la tenencia de la tierra modificó las condiciones del poblado de San Bartolomé que pasó a constituirse, bajo un decreto emitido el 20 de febrero de 1924, en ejido, el cual incluía dentro de su jurisdicción, el manantial de aguas termales y el edificio del Hospital de Baños.

Poco les duró el gusto a los ejidatarios, ya que en 1940, los descendientes de don Diego de Tapia reclamaron y obtuvieron la posesión el Hospital de Baños, prohibiéndoles a los pobladores de San Bartolo todo acceso a éstos y al mismo manantial.

Así, durante poco más de tres décadas, los baños de salud estuvieron en poder de los Tapia pero, en 1976, los ejidatarios de San Bartolo deciden recuperar sus bienes y, tras un apoderamiento masivo del edificio, el ejido recobró la posesión de los baños y comenzó a dar servicio, nuevamente, a la población en general. Esta situación irregular duró hasta 1990 cuando se entabla un pleito legal entre los descendientes de la familia Tapia y los ejidatarios. El juicio, que duró tres largos años en litigio, dictamina, al fin, en favor de los segundos.

SAN BARTOLO HOY

A partir de principios de 1994, fecha en que se determina la propiedad en favor de los habitantes del ejido, el antiguo Hospital de Baños de Salud de San Bartolo Agua Caliente se constituye como una empresa turística, tipo balneario, abierta al público dentro de las instalaciones originales del sigloXVIII.

Este balneario, que brinda al visitante una atmósfera muy especial, ofrece dos tipos de servicio: el de alberca y chapoteadero y el de los baños privados. Este último es quizá el más solicitado, porque el agua con que se llena la tina proviene directamente del manantial y, por lo tanto, conserva mejor sus propiedades curativas. Estos pequeños baños se localizan sobre el costado derecho del acceso principal (al lado norte del patio central) y consisten en doce habitaciones con una tina-fosa, estilo "romano", con agua sulfurosa. Tras cubrir la módica cuota de acceso, podemos disfrutar, hasta por una hora, de un placentero y curativo baño privado. Cabe mencionar que cada uno de estos cuartos "privados" están identificados con el nombre de un santo, así podemos leer en el quicio de las puertas nombres como el de San Antonio, San Fernando, San Miguel, etcétera.

En el extremo occidental del patio principal, custodiada por una hermosa cruz de cantera, se localiza la alberca-chapoteadero y, sobre el patio sur, a un costado de la antigua capilla el hospital (hoy abandonada), encontramos la alberca mayor. Ambas albercas contienen, también, agua termal del mismo manantial, sólo que a diferencia de la de los baños privados, está a menor temperatura (entre 30-40°C).

Ya sea antes o después de tomar nuestro saludable baño, es interesante visitar el nacimiento del manantial, el cual se localiza a unos 300 m al poniente del edificio de los baños.

En este lugar aún podemos contemplar, además del brote de agua termal (que emana a unos 95°C de temperatura), la construcción que se hizo, en el siglo XVIII, para proteger dicho nacimiento acuífero.

Si además de querer disfrutar de las propiedades curativas del agua de San Bartolo, deseamos adentrarnos un poco más en la historia de la región, es recomendable visitar las ruinas arqueológicas que se localizan a unos tres kilómetros al sur de la población, ruinas que nos evidencian la antigüedad e importancia que tuvo esta región guanajuatense antes de la llegada de los españoles.

San Bartolo Agua Caliente es, pues, un atractivo lugar en donde la historia, la diversión y la salud se unen en un sólo punto: el antiguo Hospital de Baños de Salud, no te niegues la oportunidad de disfrutarlo.

SI USTED VA A SAN BARTOLO AGUA CALIENTE

En el kilómetro 20 de la carretera libre Querétaro-Celaya, se toma la desviación hacia el sureste (señalado hacia San Bartolo) y se continúa por camino asfaltado, unos tres kilómetros hasta llegar al Hospital de Baños, el cual se localiza antes de llegar al poblado.

En las instalaciones del Hospital de Baños, sólo existe un pequeño restaurante. Otros servicios turísticos (hospedaje, taller mecánico, etc.) los podemos encontrar en Querétaro (a 8 min), en Apaseo el Alto (a 10 min) o en Celaya (a 20 min).

Compartir

ComScore
IASA Comunicación