PUBLICIDAD
Mineral de Pozos, un pueblo fantasma en territorio guanajuatense
PUBLICIDAD
Ranking
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tepotzotlán, la joya más refulgente (Estado de México)

Por: Leonor L

A sólo 40 kilómetros de la ciudad de México, por la autopista a Querétaro, se localiza Tepotzotlán, población que no obstante su reducido tamaño es reconocida mundialmente y constituye un legítimo orgullo para los mexiquenses.

A sólo 40 kilómetros de la ciudad de México, por la autopista a Querétaro, se localiza Tepotzotlán, población que no obstante su reducido tamaño es reconocida mundialmente y constituye un legítimo orgullo para los mexiquenses.

Tepotzotlán alberga una de las obras de arte más importantes del periodo virreinal: el ex convento de novicios de los jesuitas, con su hermoso templo dedicado a San Francisco Javier. En ese espacio, hoy convertido en el Museo Nacional del Virreinato, se exponen obras maestras del arte de los siglos xvi, xvii y xviii.

El noviciado jesuita, fundado en 1586, fue declarado monumento nacional en 1933 y poco más tarde quedó al cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

La fachada del templo, de cantera blanca, ha sido llamada “la joya más refulgente de la corona del arte churrigueresco mexicano”, y se caracteriza por la riqueza ornamental de las tallas con motivos religiosos y artísticos.

En el interior del ex convento hay un número incalculable de pinturas, tallas de madera, marfiles, lacas, orfebrería, cerámica, ornamentos religiosos, armas y armaduras de la época colonial.

Además del templo de San Francisco Javier, el conjunto conventual cuentacon varias capillas y claustros, o patios,y una huerta que nos transportan al pasado, a la atmósfera del virreinato, y al mismo tiempo nos llaman al recogimiento.

Fuente: Tips de Aeroméxico No. 19 Estado de México / primavera 2001

Compartir

ComScore
IASA Comunicación