PUBLICIDAD
Tapijulapa: Para los amantes de la naturaleza
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tlaxcala, lugar de pan de maíz

Por: Federico Vargas Somoza

Los antecedentes históricos de Tlaxcala se remontan hasta antes de la llegada de los primeros españoles a nuestro territorio. Originalmente, la actual ciudad estuvo dividida en cuatro grandes señoríos: Tepeticpac, Ocotelulco, Quiahuixtlan y Tizatlán, los que pese a ser independientes unos de los otros, en tiempos de crisis o de amenaza al territorio se unían para formar un frente común.

LUGAR DE PAN DE MAÍZ O DE TORTILLAS


Tlaxcala es un nombre de origen náhuatl que significa lugar de pan de maíz o de tortillas. Se ubica a escasos 115 km de la ciudad de México, con un clima templado y con lluvias en verano. Está situado sobre la costa de los 2 225 m sobre el nivel del mar.

Los tlaxcaltecas construyeron edificios públicos y civiles, viviendo en términos generales de la agricultura. Cuando Hernán Cortés arribó a este lugar, aproximadamente en 1519, sus habitantes se le unieron para derrotar a sus eternos enemigos: los mexicas. Las primeras edificaciones se realizaron, en lo que se conoce como Valle de Chalchihuapan; así, la ciudad de Tlaxcala se creó con el nombre de Tlaxcala de Nuestra Señora de la Asunción, a iniciativa de don Diego Muñoz Camargo en 1525, fundación apoyada por una orden del Papa CIemente VII.

Debido a que a partir del siglo XVII en la decoración de sus edificios se utilizó el ladrillo y la talavera, propia de esta región, y al estilo barroco aparecido hacia el siglo XVIII con unas magníficas portadas de argamasa blanca, la ciudad cobró una imagen urbana muy propia, tanto que se le ha llegado a conocer como barroco tlaxcalteca. Dada su ancestral fundación, todavía podemos encontrar diversos inmuebles de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX en excelente estado de conservación. Se dice que la ciudad se comenzó a construir a partir de la Plaza de Armas, nombre posteriormente cambiado por el que se le conoce actualmente, Plaza de laConstitución.

La plaza está limitada al norte por el Palacio de Gobierno, cuya construcción inició en 1545. Este edificio conserva del siglo XVI únicamente la parte baja de la fachada y la arquería interior, pues se ha modificado varias veces a lo largo de su existencia. En su interior apreciamos un excelente mural que nos narra la historia de Tlaxcala desde la época prehispánica hasta el siglo XIX. Dicha obra se inició en 1957, a cargo del ilustre artista tlaxcalteca Desiderio Hernández Xochitiotzin.

Una vez extasiados con el magnífico espectáculo que representa el mural, podemos dirigirnos hacia la Parroquia de San José, erigida entre los siglos XVII y XVIII. Su fachada principal está decorada con la tradicional argamasa barroca tlaxcalteca, recubierta por ladrillos y azulejos de talavera. En la parte central de su portada sobresale una imagen de San José.

Sobre el extremo poniente de la Plaza de la Constitución se localiza la antigua Capilla Real de Indios, cuya primera piedra colocó en 1528Fray Andrés de Córdoba, costeada por los cuatro señoríos originales. En 1984 la restauraron y a partir de entonces, alberga al Poder Judicial del estado. Sobre la calle Juárez, al oriente de la Plaza de la Constitución y en la parte central del portal Hidalgo -construido por iniciativa de don Diego Ramírez-, se localiza la Casa del Ayuntamiento, que se remonta al siglo XVI. A partir de 1985 el gobierno del estado decidió adquirirla y destinarla para sus fines actuales.

Por último, el costado sur de la plaza está cerrado por varios edificios, de entre los que destaca la Casa de Piedra, inmueble del siglo XVI, cuya fachada está hecha de cantera gris proveniente de la población vecina de Xaltocan y que alberga a uno de los mejores hoteles de la ciudad. Sobre la avenida Juárez, justo frente a la Plaza Xicohtencatl, se localiza el moderno Museo de la Memoria. Instalado en una vieja casona del siglo pasado, ofrece un espectáculo sin igual al visitante.

DE PASO POR EL CENTRO


Regresando un poco sobre nuestros pasos, a espaldas de la Parroquia de San José se localiza la Plaza Juárez en lo que antes fuera el mercado de la ciudad y que hoy conforma un amplio espacio abierto con una estatua en bronce de don Benito Juárez y una fuente con una escultura en cantera de un águila devorando a una serpiente. Frente a ésta, sobre la calle de Allende, se ubica el Palacio Legislativo, construido apenas en 1992 y sede del Poder Legislativo estatal. En las calles Lardizábal y Juárez se ubica el ex Palacio Legislativo. La fachada en esquina está realizada en un tipo de cantera gris abundante en la región de Xaltocan. En su interior llama la atención su serpenteante escalera techada con un domo que recuerda elart noveau.

A unos cuantos pasos de este edificio, hallamos con el Teatro Xicohtencatl, uno de los primeros espacios dedicados al arte y la cultura en la entidad. Fue inaugurado en 1873, pero su fachada original se modificó en 1923 y en 1945 al adosarle una portada en cantera de marcado estilo neoclásico.

Sobre la misma Ave. Juárez llegamos al Palacio de la Cultura, que data de 1939 y que en sus inicios dio albergue al Instituto de Estudios Superiores de Tlaxcala y que desde 1991 se restauró para ser la sede del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura. Sus fachadas están recubiertas de petatillo de ladrillo, con un estilo en marcado dentro del estilo neoclásico tardío.

Nuestra siguiente visita nos lleva al ex convento franciscano de Nuestra Señora de la Asunción, considerado como una de las primeras obras conventuales de América. El conjunto franciscano se comenzó a edificar en 1537 y está conformado por dos atrios. Uno está localizado en la planta alta y se encuentra delimitado por tres grandes arcos que lo unen al campanario. En éste destaca una "capilla posa" decorada con relieves de San Francisco de Asís y de Santo Domingo de Guzmán.

El templo del convento funciona en la actualidad como catedral del lugar y su fachada es bastante austera, pero su interior reserva un cúmulo de sorpresas, que inician con un impresionante techo de madera de estilo mudéjar, uno de los mejores conservados en su tipo. En su costado sureste, tras subir una empinada escalinata de piedra, llegamos a la Capilla del Buen Vecino, edificación austera del siglo XVII, ahora bajo la custodia de particulares y que sólo se abre para el culto en dos fechas: el jueves santo y el primero de julio. Al bajar de esta pequeña capilla conocemos las singular Plaza de Toros “Jorge El Ranchero Aguilar”.

Tras caminar un buen rato nos detenemos a deleitar algún platillo típico de la región, como un pollo Xaltocan, unos escamoles, unos gusanos de maguey o una deliciosa sopa tlaxcalteca. Ya satisfecho el apetito, nos dirigimos hacia el Museo Vivo de Artes y Tradiciones Populares de Tlaxcala, en la Ave. Emilio Sánchez Piedras núm. 1, en lo que fuera hasta hace algunos años la Casa de Gobierno.

Para finalizar nuestra visita a la ciudad de Tlaxcala vamos a la Basílica y Santuario de Nuestra Señora de Ocotlán, hermosa construcción religiosa a un kilómetro al oriente del centro. Cuenta la leyenda que este templo se construyó en el lugar donde en 1541 la Virgen María se le apareció a un indígena de nombre Juan Diego Bernardino. Su retablo mayor es de estilo barroco y está ornamentado con conchas, guirnaldas de flores y granadas, así como cestos con arreglos vegetales que enmarcan 17 esculturas, 18 ángeles y 33 tallas diversas. La imagen de la Virgen de Ocotlán es una bella talla en madera de acote de una sola pieza, policromada y finamente estofada. Su fiesta principal se celebra el primero y el tercer lunes del mes de mayo, a la que acuden millones de peregrinos de toda la república. Así, esta magnífica ciudad exhibe un conjunto de opciones para el conocimiento, con diversas sorpresas para la mayoría de los visitantes.

SI VAS A TLAXCALA

De la ciudad de México se toma la autopista núm. 150 México-Puebla. Al llegar a la caseta de cobro de San Martín Texmelucan está la desviación hacia la autopista núm. 117, que nos llevará hasta la ciudad de Tlaxcala, distante 115 km de la capital. De Puebla se toma la carretera federal núm. 119 que tras pasar por Zacatelco nos conduce a Tlaxcala, o bien la autopista núm. 121 que pasa por Santa Ana Chaiutempan para llegar al bulevar Santa Ana-Tlaxcala. Este tramo no supera los 32 km.

ComScore
IASA Comunicación