Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Tlaxcala, sus danzas y sus fiestas

Ya cayeron, en lluvia, las flores; comience el baile, ¡Oh, amigos!, aquí es el lugar de los atabales: ¿En espera de quién estamos?¿A quién echa de menos nuestro corazón? Poesía prehispánica de Tlaxcala

Foto: Rafael Doniz
México Desconocido

México Desconocido

En los días de fiesta, prácticamente todos los pueblos del estado de Tlaxcala se llenan de música y de color con la representación de sus numerosas danzas tradicionales, muchas de ellas de claro origen prehispánico, como la de “Tónatl”, dios del sol, cuya música se ejecuta con teponaxtle y flautas de carrizo, y que finaliza con una lluvia de flores que lanzan las doncellas; la“Xochipitzahua”, que es una plegaria ceremonial cantada y bailada; “La Culebra”, de los pueblos de Papalotla, Mazatecochco, Acuitlapilco y Tepeyanco; “Los Charros”, en la cual los danzantes portan una elegante capa bordada con chaquira y lentejuela, un sombrero con un gran penacho de plumas, una máscara tallada en madera de colorín y un chirrión en la mano, que al estallar, en medio de gritos y aullidos, semeja la furia del animal.

En la “Danza de las Cintas” varias niñas vestidas con faldas y quexquemes toman con la mano derecha un gran número de listones que penden de un alto mástil, mientras con la otra mano tocan una sonaja, y bailando en dos círculos contrarios tejen y destejen conos de cintas de colores. Se representa en Santa Ana Chiautempan y en Totolac.

Las danzas más alegres se ejecutan en el carnaval. La costumbre se inició en el siglo XVII, cuando el pueblo bailaba en calles y plazas, imitando y ridiculizando las fiestas de los ricos hacendados. Hoy más de sesenta poblaciones festejan el carnaval con gran variedad de danzas, música, atuendos y máscaras.  En cuestión de fiestas, no podemos dejar de mencionar a los “huehues” (los viejos), artistas populares que dedican su vida a conservar su bella tradición.

Entre veinte y cuarenta huehues forman una “camada”, que de acuerdo con la región, con sus danzas y con sus atuendos reciben un nombre específico. Mencionaremos sólo las más importantes.En el pueblo de Totolac se forman varias “camadas” de jóvenes; visten pantalón y camisa blanca bordados con grecas; llevan la cabeza cubierta con un gran chal, también blanco, y con un sombrero de petate, a modo de chambergo, con un racimo de grandes plumas de colores. Portan también unas máscaras de lujo finamente talladas y decoradas, de madera de ayacahuite o de cedro y con ojos movibles, semejando rostros europeos. Los acompañan bandas que tocan música ranchera con influencia de polka o de jota. Los danzantes, provistos con castañuelas para acentuar el ritmo, llenan de alegría y belleza las calles y los patios de las casas.Otras danzas y los lugares donde se representan son las siguientes:“Las Cuadrillas”, en San Dionisio Yauhquemecan, Ocotoxco, Zimatepec, Huiloac, Atlihuetzia y Tizatlán; “Los Chivarrudos”, en Zacatelco y Teolocholco; “El rapto de la hija del corregidor por Agustín Lorenzo”, en Nativitas, y “Los Catrines”, en Santa Cruz, Panotla, Amaxac, San Miguel y San Bernardino Contla.

Fuente: Tips de Aeroméxico No. 20 Tlaxcala / verano 2001

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos