PUBLICIDAD
¡Descarga GRATIS! 100 años Toma de Zacatecas. MxD Niños
PUBLICIDAD
Rankings
Newsletter de México Desconocido México Desconocido en Facebook México Desconocido en Twitter México Desconocido en Google+ México Desconocido en YouTube México Desconocido en Flipboard RSS de México Desconocido
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Veracruz, playa de Lechuguillas

Por: México Desconocido

Aproximadamente 40 kilómetros al norte de Palma Sola, por la carretera 180, se encuentra Lechuguillas. Una playa solitaria y tranquila, su atractivo principal es la desembocadura de un riachuelo, el cual forma una alberca natural de pocos metros de profundidad

Por el tipo de vegetación de su ribera se le ha considerado su estero. Aproximadamente 40 kilómetros al norte de Palma Sola, por la carretera 180, se encuentra Lechuguillas. Una playa solitaria y tranquila, su atractivo principal es la desembocadura de un riachuelo, el cual forma una alberca natural de pocos metros de profundidad. Por el tipo de vegetación de su ribera se le ha considerado su estero.En esta playa se pueden comer las especialidades de la región: camarones enchipotlados o pescado frito o asado acompañado de "cacalitas " que son trozos de tortilla frita con crema y salsa chipotle. Se recomienda pedir estos platillos por kilo y no por orden, ya que salen más económicos.Lechuguillas es el sitio ideal para quienes gustan de la soledad.

Cuenta con lugar suficiente para acampar. No hay hoteles ni gasolineras, para ello es necesario trasladarse al pueblo de Emilio Carranza. Es visitada principalmente por los habitantes de la región, los sábados, domingos y Semana Santa. Junto a este pueblo, a 2 o 3 kilómetros de distancia, se encuentra Punta Villa Rica, es un sitio histórico donde vale la pena detenerse. En sus aguas Hernán Cortés hundió las naves y en sus arenas construyó con sus propias manos la primera población de la Conquista.  Esta punta es una porción de tierra que se adentra en el mar y forma a su lado una pequeña ensenada de aguas quietas, casi sin oleaje, de un verde que transparenta en las partes bajas.

Frente a la villa de pescadores se pueden practicar sin ningún riesgo todas las actividades acuáticas, desde la natación al buceo, y del canotaje al esquí acuático.Si le apasionan las actividades submarinas, éste es el lugar ideal; se puede explorar su fondo en sitios como La Piedra, El Turrón, El Morrón, Los Muñecos, La Mancha y Punta Delgada, entre muchos otros farallones y arrecifes.Otros atractivos para los visitantes son las colinas de arena que se forman junto a la playa y semejan un diminuto desierto a la orilla del mar.En el lugar existe un par de tendajones a la orilla de la playa que de vez en cuando venden comida a los visitantes, pero no es un servicio regular.Atrás de las playas de Villa Rica, se localiza el Peñón de Quiahuixtlán, también conocido como el Cerro de los Metates. En las faldas de este peñón se encuentra un importante sitio arqueológico de origen totonaca, visitado por Cortés en sus primeras andanzas.Actualmente la zona está siendo rehabilitada y estudiada por el INAH.

Después de visitar este punto histórico cuya belleza asombrara a los españoles desde hace más de cuatro siglos, el recorrido sigue hacia el puerto de Veracruz. La carretera se aleja un poco del mar hasta llegar a Cardel. Aquí hay un cruce de caminos que nos lleva a Ursulo Galván, 9 kilómetros antes de playa Chachalacas. Y junto a ella, Punta Zempoala. Más que describirlos, le sugerimos que constate por si mismo esos paisajes jarochos.Por la 180 se continúa para llegar al histórico puerto y pasar por el pueblito de San Julián, recomendado para quienes gustan de los lugares solitarios. Veracruz es apropiado para abastecerse de gasolina, revisar los neumáticos, los niveles de aceite y otros detalles, y tomar un refresco antes de continuar. También se puede conseguir alguna embarcación que lo lleve por las islas cercanas: Isla Verde, La Pajarera y otras.Al sur de Veracruz la carretera nos lleva a Alvarado.

En el camino pasamos por Boca del Río y la laguna Mandinga. A pocos kilómetros de aquí se encuentra Punta Ligardo, junto a la cual, al noroeste, están los arrecifes Salmedina, De Enmedio, Anegadilla de Afuera y El Cabezo, recinto marino de innumerables especies.La carretera nos lleva adelante a la laguna Alvarado, junto a la barra con el mismo nombre del sanguinario pelirrojo y junto al famoso astillero donde se construyó La Marigalante, réplica de una de las carabelas de Cristóbal Colón. Kilómetros adelante están Ciudad Lerdo de Tejada y Ángel R. Cabada. Después de 8 kilómetros, hay una desviación a la izquierda que llega a Roca Partida, playa de mar abierto.Retornando a Ángel R. Cabada para seguir hacia Los Tuxtlas, Santiago y San Andrés, antes de ir a Catemaco. De aquí surge hacia el norte un camino que nos lleva a Monte Pío y a Playa Escondida. Esta es muy pequeña y no tiene más que un solo acceso por una pendiente. El turismo que más visita Playa Escondida es europeo; los locales sólo acuden en Semana Santa.

La actividad que más se práctica es la natación.De regreso a Catemaco, se bordea su lago y se continúa hacia el sur. El camino está repleto de ceibas, guanacastles, caobas y cedros, entre una tupida vegetación con gran humedad.Al oriente del lago hay un conjunto de cerros volcánicos detrás de los cuales se puede llegar a la costa después de una caminata vigorosa, apta para buenos deportistas.Se recomienda, para quien desee excursionar por estos parajes, ascender a los volcanes y disfrutar de muchos kilómetros de playas desiertas, llevar equipo de campamento y los víveres necesarios.Si se prosigue en auto, dar una vuelta grande para encontrar la costa, en Punta San Juan o en Coatzacoalcos. Es posible evitar el paso por Minatitlán en el crucero que señala hacia Coatzacoalcos. En esta zona confluyen múltiples ríos que desembocan al mar y en su camino forman lagunas y pantanos.

Toda la región es petrolera; sin embargo, hay algunos lugares no tan contaminados como playa Varilla, que se localiza a 5 kilómetros de Coatzacoalcos y está conformada por una laguna de agua salada frente al Golfo de México y pequeños esteros que hacen que las aguas de esta playa sean tranquilas, por tal razón se puede pescar, nadar o realizar recorridos en lancha. Entre los atractivos que ofrece, están su exuberante vegetación que resalta la belleza de su entorno y los exquisitos platillos de pescado y mariscos que se venden en los pequeños restaurantes instalados en la zona.Playa Varilla es principalmente visitada por los habitantes de Coatzacoalcos durante los fines de semana y las diferentes temporadas de vacaciones. Además se ha convertido en el lugar de refugio de cientos de aves como pelícanos, gaviotas y patos de agua, entre otros.Existen todos los servicios, menos hospedaje; para ello es necesario trasladarse a la ciudad de Coatzacoalcos.

Para llegar tome la carretera antigua a Minatitlán, pasando por el nuevo penal encontrará a mano derecha una desviación que conduce a playa Varilla.Vale la pena, fotografiar el puente que cruza sobre el río Coatzacoalcos, cerca de Minatitlán.

Compartir

ComScore
IASA Comunicación