Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Los alebrijes de Tilcajete, Oaxaca

En esta población de la entidad oaxaqueña los animales fantásticos sí existen. Se tallan en madera, se pintan con tintes naturales ¡y sus cuerpos muestran detalles del mundo zapoteca!

Foto: Paulo Jiménez

El significado

Para los zapotecas, cada ser humano viene al mundo acompañado de un animal, un espíritu protector que lo vincula con lo sagrado. Le llaman nahual. A los artesanos debemos agradecerles por haber aprendido a representarlo.

La palabra “alebrije”

Fue usada primero por Pedro Linares, el artista que elaboraba los judas de cartón que tanto llamaban la atención de Diego Rivera. Con ella nombró las alucinantes figuras, hechas de papel maché, que iban a llenarlo de fama.

El lugar

San Martín Tilcajete, pueblo zapoteca de los Valles Centrales. Su nombre significa “lugar donde pintan”. Ahí, como en San Antonio Arrazola, viven numerosas familias que por generaciones se han dedicado al arte de fabricar alebrijes.

 David PaniaguaFoto: David Paniagua

La madera

Es suave y ligera, la del copal, el árbol sagrado de los zapotecas. Una vez talladas las piezas, son puestas a remojar en gasolina para que las termitas se mantengan lejos.

Los pigmentos

Son naturales. La cáscara del copal macho se tuesta al sol para hacerla polvo, luego se agregan jugo de limón para el amarillo, miel para que brille, de la cal surge el negro y con el bicarbonato el rojo.

Los detalles

La granada, el añil, el huitlacoche o la nochebuena sirven como colorantes. Entonces aparece la imaginación de cada artesano al pintar. Esta pieza lleva además incrustaciones de hilo, tela y papel. Las piezas grandes se elaboran a partir de un solo pedazo de copal hembra.

El tiempo

Moldear la madera, dejarla secar y pintarla con sumo cuidado puede llevar desde un mes hasta años. Todo depende del tamaño de la pieza.

El taller

Es de Jacobo y María Ángeles. La pareja de artistas vive para no dejar que el olvido se lleve el antiguo arte zapoteca. Sus piezas se exhiben en el país y cruzan fronteras.

 

Juega con nosotros y dinos con qué alebrije te identificas. 

Los editores recomiendan: San Martín Tilcajete y sus alebrijes (Oaxaca)

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos