PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Ciudades de México

Breve historia del Gran Hotel de la Ciudad de México

Te contamos una breve historia sobre el Gran Hotel de la Ciudad de México, una joya de la arquitectura mexicana. ¿Ya lo conoces?

25-07-2019, 10:00:35 AM
Breve historia del Gran Hotel de la Ciudad de México
Marisol Cid

La historia del Gran Hotel de la Ciudad de México, soberbia joya de la arquitectura mexicana de finales del siglo XIX, tiene que ver con muchas circunstancias y transformaciones trascendentales en el devenir de la Ciudad de México y de México en general en tiempos del Porfiriato.

Marisol Cid

Este inmueble, justo al país entero, ha sido testigo de periodos e intervalos de modernización, migraciones, afrancesamiento, refinamiento y también de convulsos lapsos de enfrentamientos y disconformidades sociales, en un México que había dejado los siglos del Romanticismo y la Ilustración con enormes rezagos sociales.

Lo cierto es que el Gran Hotel Ciudad de México es hoy por hoy uno de los edificios más hermosos y señoriales de nuestro país, un inmueble que en su momento no le pedía nada a las edificaciones europeas más ilustres y distinguidas.

Marisol Cid

Este tesoro arquitectónico vio la luz en 1899 pero fue concebido en sus inicios como una refinada tienda departamental: el Centro Mercantil, en pleno zócalo de la Ciudad de México.

El auge de las tiendas departamentales en México

Una vez consumada la Independencia de nuestro país, es decir a partir de las primeras décadas del siglo XIX, inició, lenta pero sistemáticamente, una migración francesa a nuestro país procedente de los Alpes, puntualmente del Valle de Ubaye, de la Barcelonnette y de Jausiers.

Estos franceses hicieron una primera escala en Nueva Orleáns para después llegar a Veracruz. Algunos de los primeros migrantes conocidos fueron Jacques Arnaud y dos de sus hermanos, Ernesto Maillefert y Jean Baptiste Ebrard, todos ellos comerciantes y textileros, este último pariente de nuestro actual secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard.

Marisol Cid

En 1921, Arnaud, sus hermanos y Maillefert comenzaron su negocio de venta de ropa con El Cajón de Ropa las Siete Puertas, y en 1847, Ebrard empezó a vender telas y ropa en los entonces famosos cajones y baúles en los portales del zócalo.

El nacimiento de Liverpool

Años después, en 1872, Ebrard inauguró su primer pequeño almacén Liverpool, nombre que recibió porque la mercancía llegaba desde este puerto inglés, de hecho este es el origen del Puerto de Liverpool que en 1936 se construiría en la calle Venustiano Carranza del Centro Histórico.

Estos comerciantes de telas y ropa venían con todo el bagaje y conocimiento de los textileros del Valle de Ubaye, una zona de ganado lanar y de fabricación de textiles rústicos.

Marisol Cid

Después, en tiempos de Maximiliano, por 1862, hubo viajes mensuales de Francia a México con lo cual se acrecentó este éxodo alpino y de otras regiones de Francia.

Joseph Tron y Joseph Léautaud fueron parte de esta segunda ola migratoria e iniciaron su comercio de telas en el zócalo de la ciudad, también en un inicio con los famosos cajones y baúles, hasta que abrieron sus primeros locales que bautizaron como Las Fábricas de Francia.

El Palacio de Hierro

Después, con algunos socios, se trasladaría a Guadalajara; al paso del tiempo abrirían otro almacén con novedades para el arreglo personal que llamarían el Palacio de Hierro, en 1888.

En la esquina de Venustiano Carranza y 16 de septiembre del Centro Histórico inauguraron en 1891 el edificio del Palacio de Hierro que hoy conocemos con una estructura de hierro y acero bajo los criterios de la escuela de Gustave Eiffel, el mismo que construyera en 1889 la Torre Eiffel para la Exposición Universal de París.

Marisol Cid

El Centro Mercantil

En este contexto del nacimiento de tiendas departamentales inspiradas en los “Grands Magasins de París” con suntuosas arquitecturas como si se tratase de un museo o un palacio, como las Galerías Lafayette, le Bon Marché y el Bazar del Hotel de Ville, entre otros.

Las características arquitectónicas son las siguientes:

  • marcado estilo Art Nouveau de vitrales refinados
  • herrerías y barandillas delicadas
  • robustas columnas románicas
  • escaleras imperiales
  • fachadas opulentas

Con esos elementos nació el Centro Mercantil el 2 de septiembre de 1899 y fue inaugurado con toda la pompa por el presidente Porfirio Díaz.

Su dueño fue el francés Sebastien Robert que iniciara sus actividades comerciales con un cajón de ropa en el Portal de las Flores en el Centro Histórico.

En su momento el Centro Mercantil ofrecía ropa y mercancía traída de Europa. Se encuentra frente al zócalo de la ciudad en la esquina de 16 de septiembre.

Marisol Cid

El vitral

Uno de los detalles más espectaculares del Centro Mercantil es por mucho su majestuosa cúpula- vitral realizada por el gran artista francés Jacques Grüber (1870-1936).

Este vidriero especializado en vitrales, pero también ebanista, escultor y pintor de excelencia, alumno y colaborador del gran pintor Gustave Moreau, terminó la gran cúpula-vitral estilo tiffany de este recinto en 1908.

Sin duda una obra maestra del arte universal que junto con sus obras y colaboraciones en las Galerías Lafayette de París y sus múltiples vitrales en algunos de los templos más importantes de Francia forman parte de su gran legado.

Marisol Cid

Detalles que enamoran

El estilo Art Nouveau del edificio es en general de gran delicadeza, su elegante fachada, sus exquisitas decoraciones de detalles floridos y de ornamentos vegetales, sus pisos de mármol, sus balcones señoriales, sus candiles estilo Luis XV, sus elegantes sillones del romanticismo, sus muebles vintage antiguos, sus elevadores de rejillas que fueron los primeros en instalarse en México después de los de Palacio Nacional, y muchos otros detalles enamoran al más conspicuo observador.

El Gran Hotel Ciudad de México

El Centro Mercantil cerró sus puertas en 1958 y diez años después, en 1968, los nuevos dueños del edificio inauguraron el Gran Hotel Ciudad de México, justo para el inicio de los Juegos Olímpicos de México 68.

En la remodelación se respetaron por supuesto todos los delicados y suntuosos detalles de esta gran obra, y en sus 60 suites habita un mobiliario de época clásico, con camas estilo princesa, muros tapizados, lámparas estilo francés, y en los baños hay tocadores y tinas de baño de estilo antiguo.

Marisol Cid

En sus restaurantes Terraza y Plaza Mayor se tienen las mejores vistas del zócalo capitalino, y sus bufetes y brunchs de fin de semana son recomendables.

En fin, en tus incursiones al Centro Histórico de nuestra ciudad no dejes de asomarte a este tesoro universal, y es que solo, quizá, Bellas Artes y el Edificio de Correos tienen esta grandeza arquitectónica de estilo Art Nouveau en nuestra ciudad.

Marisol Cid

Y si tienes tiempo no dejes de disfrutar una comida en su terraza donde tienes primera fila para regodearte con las espectaculares vistas del primer cuadro de la ciudad, con Catedral y Palacio Nacional incluidos.

6 de Septiembre 82, Centro Histórico de la Cdad. de México, Centro, 06000 Ciudad de México, CDMX

https://granhoteldelaciudaddemexico.com.mx/es/

Quizá te interese leer: