Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Centinelas en la Sierra de San Carlos (Tamaulipas)

En medio de enormes riquezas naturales y bellos paisajes, los pueblos de la Sierra de San Carlos en Tamaulipas intentan salir del olvido.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


La Sierra de San Carlos es desconocida para muchas personas. ¿Quién había oído hablar de ella? Sin embargo, el estado de Tamaulipas está formado por tres macizos montañosos de considerable importancia ecológica, tanto por sus microclimas como por su particular fauna y flora: la Sierra Madre Oriental, la Sierra de Tamaulipas y la sierra de San Carlos; está última contrasta notablemente con las otras dos por su franca orientación de este a oeste. Podríamos afirmar que San Carlos es la menos conocida de esta tres cordilleras debido a su ubicación, su clima y a la ausencia de ciudades importantes dentro del marco económico del estado.Con una extensión total de 2 448.24 km2, abarca los municipios de San Carlos, Burgos, San Nicolás, Cruillas y Jiménez y, geológicamente hablando, está constituida por un conjunto de cuerpos intrusivos ígneos asociados a las calizas. Su parte oriental es amplia y tendida, mientras que la occidental, también conocida como Sierra Chiquita, es más escarpada y alcanza altitudes promedio de 1 200 metros sobre el nivel del mar.

Con un clima semiseco y una precipitación media anual de 700 mm, la vida en esta región es difícil. Su vegetación, botánicamente clasificada como matorral submontano y selva baja caducifolia, está compuesta por mezquite, uña de gato, huizache, nopal, lechugilla, maguey y otras cactáceas, especies restringidas a las zonas de lomas bajas y valles o planicies extensas, que solamente pueden ser aprovechadas en gran escala por el ganado caprino, debido a las fuertes pendientes y a la obstrucción superficial. Aunque mucha de la gente está consciente de que el pastoreo extensivo de las cabras ha propiciado erosión en varias partes de la sierra, para ellos es imposible pensar en otro tipo de actividad ganadera; no cuentan con recursos para introducir nuevas especies y, además, los suelos y la escasez de agua resultan inadecuados para otro tipo de ganado. En las partes altas sobresalen encinos, robles y pinos, especies que debido a las pobres condiciones del suelo son de baja calidad comercial.Los habitantes de los pueblos, rancherías y ejidos de esta sierra son gente seria y trabajadora, que vive en constante lucha contra las inclemencias del clima. Sus facciones son duras y su piel está quemada por el candente sol que impera gran parte del año, lo cual contrasta con su amabilidad y franqueza de carácter.Los que no han emigrado a otras partes han aprendido a sobrevivir en esta inhóspita región de México y, pese a todo, son gente orgullosa de su tierra, de su historia; estarían dispuestos a dar la vida con tal de hacer valer la justicia, siempre de acuerdo con la idiosincrasia de sus pueblos.

SAN CARLOS, UN PUEBLO QUE SE NEGO A MORIR

San Carlos está ubicado en la parte sureste de las faldas de la Sierra del mismo nombre, y el noreste del estado de Tamaulipas. En un momento vio incrementada su población cuando el gobierno estatal finalmente construyó una carretera pavimentada; pero en años recientes ha visto cómo la gente continúa emigrando en busca de mejores oportunidades a otras ciudades del país.Su fundación data del 26 de junio de 1766 y desde entonces se convirtió en punto de referencia para las rancherías y poblados aledaños. En 1769 fue capital provisional de la Nueva Santander, pero sólo unas cuantas familias provenientes de Burgos y Linares se asentaron en esos alejados lugares y vivieron de la caza abundante y de al escasa agricultura de temporal. El comercio se mantuvo bastante limitado por más de siglo y medio debido a lo inaccesible del lugar.En épocas de la Revolución, sin embargo, San Carlos creció en importancia ya que fue utilizado como escondite así como centro de abasto. Tal vez fue entonces cuando alcanzó su máximo desarrollo, según lo muestran las viejas casas de sillar, de estilo sobrio norestense, con fachadas largas, un sinfín de puertas y ventanales de herrería, y techos altos para mitigar un poco el intenso calor que impera a lo largo del año. Pero éstas eran sólo unas cuantas, propiedades de las familias ricas.

Al terminar la Revolución, poblaciones como Abasolo, Padilla y Jiménez, entre otras, se vieron beneficiadas y muchos habitantes de San Carlos, así como los de otras rancherías, se fueron dando cuenta que en las ciudades había mejores oportunidades de trabajo y prefirieron emigrar; San Carlos quedó como un lejano pueblo en las montañas.Las familias que permanecieron tenían poco contacto con el mundo exterior, y los caciques casi nada hacían para tratar de mejora su paulatino deterioro. Así, San Carlos fue cayendo en el olvido: aquellas viejas casas empezaron a derrumbarse.Pero hubo un pequeño grupo que por amor a su tierra empezó a luchar contra los viejos caciques y se dirigieron al gobierno del estado para pedir ayuda económica. Tras largos años de extenuante lucha por la superviviencia lograron por fin que las autoridades los tomaran en cuenta. Les llegó la carretera y el teléfono, y San Carlos empezó a vivir de nuevo.

Hoy en día esta población cuenta con la carretera (72 km) que lo comunica con Barretal; con servicio telefónico, luz, agua y escuelas primaria y secundaria. Tiene un modesto hotel y un par de restaurantes, así como una línea foránea de autobuses que va a Cuidad Victoria. Su clima es más bien cálido la mayor parte del año, con intensos fríos y heladas en el invierno. Es famoso por su mezcal y la carnes seca, con la cual se prepara la famosa machaca.  Como atractivos tiene el Cerro del Diente, el más alto en toda la sierra con 1 680 msnm, y la feria regional que se celebra el 4 de noviembre, cuando llega la diversión con charreadas, carreras de caballos, palenques, juegos mecánicos y vendimias. Hace pocos meses se terminó de construir un pequeño balneario, en el cual la gente pasa las tardes y los fines de semana, como única forma de esparcimiento. Cerca de ahí se encuentra una antigua propiedad en ruinas que a primera vista parece haber sido una hacienda, pero según los lugareños fue una importante cuerearía en sus años de esplendor. Hoy se utiliza como corral y se encuentra dentro de una propiedad privada, cuyos dueños permiten a los visitantes admirar una de las edificaciones más antiguas de la región.En lo alto de un cerro cerca de la cuerearía, encontramos una singular construcción solitaria, conocida como el Polvorín, donde se guardaba la pólvora y las municiones durante las guerras que han cimbrado al país y a pesar de los estragos del tiempo y del intemperismo, se mantiene enhiesto y fuerte, cual vigilante de la población.

BURGOS, AIRE DE NUEVOS TIEMPOS

El 20 de febrero de 1749 el conde la Sierra Gorda fundó Burgos, con familias en su mayoría provenientes de Linares. Los aguerridos indígenas que habitaban la región daban poca oportunidad para que la incipiente villa creciera, además de la desventaja de lo intransitable de la sierra. Burgos no tenía pueblos vecinos, salvo el naciente San Carlos y el distante Linares. Pero ir al primero era por demás penoso ya que se tenía que atravesar la sierra, y en época de lluvias la situación era aún peor. Así, Linares se convirtió desde entonces en su principal centro de comercio y abasto.Su crecimiento fue lento; de hecho nunca ha figurado como una población importante. La gente que sentía necesidad de mejor proyección socioeconómica emigraba a Linares, hasta épocas recientes. Pero la carretera nunca llegó para comunicarlo con aquella ciudad neolonesas. Se construyeron caminos de terracería que beneficiaron a los ranchos y ejidos, pero la mitad del trayecto permaneciócomo el antiguo camino real.Después el gobierno estatal hizo caminos, también de terracería, a Méndez y Cruillas, y por fin burgos tuvo comercio con poblaciones más cercanas. Su contacto con Linares decayó paulatinamente. Los burgeños empezaron a emigrar a Cruillas, San Fernando de Presas o Ciudad Victoria.En un tiempo Burgos se hizo famoso porque por ahí pasaban los grandes contrabandos que venía de la frontera tamaulipeca. Lo único que tenían que hacer los contrabandistas era cruzar la frontera y después internarse por los muchos caminos vecinales que los llevaban a Burgos y Linares; una vez llegado a este último no encontraban más aduanas o “volantas”.

De todos los pueblos de esta sierra. Burgos es el que más ha cambiado. La carretera pavimentada le ha dado un nuevo auge. También las calles están siendo pavimentadas y recientemente se construyó un parador turístico junto al río, para beneficio de lugareños y visitantes.Su población es agrícola-ganadera. La agricultura es de temporal y primordialmente se siembra maíz, frijol, sorgo para grano y escobero y soya. La ganadería es extensiva en agostaderos naturales, y aparte de las consabidas cabras sobresale el ganado bovino de razas cebú y criolla.El principal atractivo es la cacería. En épocas de cosecha de sorgo hay gran cantidad de paloma ala blanca que se caza con escopeta. Durante el invierno la caza de venado cola blanca atrae a los visitantes. También hay jabalí, puma, guajolote salvaje y, ocasionalmente, oso. Afortunadamente, en años recientes se ha intensificado la vigilancia para proteger a estas especies.Su fiesta más importante se celebra el 30 de agosto, en honor a Nuestra Señora de Loreto. La Virgen es paseada en procesión por todo el pueblo y llevada a la casa del anfitrión de la fiesta, el cual se turna cada año. Una vez en esta casa, todo mundo se congrega para cantar y rezar. Se sirve comida y bebida a toda la concurrencia, y los gastos corren por cuenta del anfitrión, aunque se procura que todos los vecinos cooperen con algo. Para el día de la fiesta llegan muchos de los burgueños que viven en otras partes, quienes vienen a visitar a sus familiares, amigos, o seres queridos que descansan en el pequeño cementerio.Una tradición muy local es que durante la navidad el interior de la iglesia se decora con piñatas (!), además del clásico nacimiento. El pueblo de burgos recuerda con gran cariño al ex cardenal primado de México, Corripio Ahumada, quien fue durante muchos años párroco del pueblo.Entre los atractivos para el visitante encontramos la iglesia de Nuestra Señora de Loreto, de estilo colonial, que data de 1792; el edificio de la Asociación Ganadera, construido a finales del siglo XVIII; el montículo de piedras volcánicas conocido como La Santa Cruz, ubicado cerca del centro, donde se efectúan ritos católicos; las pinturas rupestres en el Cañón de Santa Olaya, adonde sólo se llega con alguien que conozca los intrincados caminos y veredas; la cascada Los Chorros, ahora parque recreativo, que invita a nadar y refrescarse en los interminables días calurosos; y el tristemente célebre cerro El concorvado, de interés geológico, donde se supo que a finales de los años ochenta, los famosos narcosatánicos dejaron evidencias de sus rituales.Para comodidad del turista, Burgos cuenta con tres modestos restaurantes, dos casas de huéspedes, refaccionarias, varios talleres, una gasolinería y caseta telefónica de larga distancia.

CRUILLAS, INTENTO DE MODERNIDAD Y PROGESO

Esta pequeña población fue fundada el 9 de mayo de 1766; lleva su nombre en honor al virrey Monserrat, marqués de Cruillas.Su desarrollo histórico tiene más semejanza con San Carlos que con Burgos, pese a estar más cerca del segundo, según se puede juzgar por las viejas casonas de sillar, largas y modestas, ahora casi en ruinas. Las viejas fachadas se han visto remplazadas por construcciones más modernas y funcionales.Maíz, sorgo y frijol predominan en su agricultura, y además se explotan colmenas para extraer miel. Se cría ganado caprino, porcino y bovino. A diferencia de las otras dos poblaciones, Cruillas cuenta con minería de plomo y plata, fuente de trabajo y de buenos ingresos para la población.  En un santuario ubicado en lo alto de la sierra de Cruillas se rinde culto a la Virgen de Monserrat, con veladoras encendidas todo el año. Ahí se celebra la parte importante de su fiesta anual.Tanto los jóvenes de Cruillas como los de San Carlos y Burgos, en su afán por mejorar económicamente, suelen emigrar hacia Estados Unidos; sólo regresan a sus pueblos si logran reunir suficiente dinero para comprar tierras y dedicarse a la agricultura o la ganadería.La Sierra de San Carlos atesora riquezas naturales y bellos paisajes todavía desconocidos. Su vasto territorio permanece aún misterioso e ignorando.

SI USTED VA A SAN CARLOS

Se llega primero a Barretal, a 71 km al norte de Ciudad Victoria, para tomar la carretera que lo lleva directamente a esa población.Para ir a Burgos, Cruillas o San Nicolás (que posee pinturas rupestres en el Cañón de Galeme) debe seguir la carretera federal 101 de Ciudad Victoria a Matamoros, en el tramo La Coma y San Fernando de Presas y, justo donde hay un retén permanente, parte la carretera hacia Cruillas y las otras poblaciones.

Fuente: México desconocido No. 251

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
Experiencias únicas para el 2018
México
Letanía para pedir posada y cantos, checa la letra completa

Te presentamos la letra completa de la letanía para pedir posada. Disfruta cantándola en estas fechas de posadas navideñas.

Ciudad de México
Esta familia fabrica las piñatas más bonitas de la CDMX

La familia Estrella es la encargada de fabricar las piñatas más bonitas y originales de la CDMX.

Tirolesa. Deportes de aventura en Durango.
Durango
11 lugares para practicar deportes de aventura en Durango

Te dejamos los lugares ideales para practicar deportes de aventura en Durango. En valles, sierras, quebradas y desiertos.