Buscador
Ver revista digital
Arte y Artesanías

Chavela Vargas, el sentimiento de ser mexicana

13-01-2020, 9:09:11 AM
chavela

Chavela Vargas no nació en México, sin embargo, amó y formó parte de nuestra cultura. Te contamos sobre su vida.

Chavela Vargas nació en Costa Rica, pero se decía mexicana. En una ocasión le preguntaron sobre cómo podía haber nacido en Costa Rica y considerarse mexicana. Respondió: “Los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana.” Sin embargo, quizá Chavela es la mejor intérprete del desgarro que implicaba ser mexicano en la época pos revolucionaria.

Su historia estuvo llena de dolor, tal y como solía interpretar las rancheras. Nació en 1919 en San Joaquín y fue bautizada bajo el nombre de María Isabel Anita Carmen de Jesús Vargas Lizano. Cuando sus padres se separaron decidieron abandonarla en la casa de sus tíos, ya que se avergonzaban de su masculinidad. Debido al sufrimiento vivido en su país de origen, Chavela se obsesionó con irse de su país.

Chavela Vargas en México

Su llegada a México fue una especie de liberación, Chavela estaba enamorada de la cultura mexicana gracias al cine de oro. Sobre ello declaró:

“Todo mundo sueña con México. Es México el que te atrae con su música. Yo soñaba con un paraíso que se llamaba México.”

Tras su llegada en 1936, Chavela incursionó en los bares. A sus 17 años, Chavela intentó sin éxito abrirse paso en el mundo de la música, para ello usaba ropa femenina, sin embargo, no pasaba desapercibida. Fue entonces cuando decidió presentarse con ropa “masculina”, la cual, además, la hacía sentirse más cómoda.

Tiempo después, Chavela Vargas fue descubierta por José Alfredo Jiménez, quien fungiría como su mentor y además, sería su amigo. Son numerosas las leyendas que relatan los encuentros de Chavela y José Alfredo en Garibaldi, donde solían cantar y emborracharse.

Durante esta primera etapa de éxitos al lado de Jiménez, Vargas conoció a Frida Kahlo y Diego Rivera, quienes fueron sus amigos y la hospedaron en su casa. Además, se relacionó amistosamente con Carlos Monsiváis, Pablo Neruda, Picasso, Agustín Lara y Gabriel García Márquez.

Cuando José Alfredo Jiménez murió, Chavela bebió alcohol y cantó al pie de su tumba durante toda la noche. El alcohol jugó un papel protagónico en la vida de la cantante, al grado de convertirse en una necesidad para presentarse en los escenarios. Inicialmente bebía un par de caballitos para desinhibirse, luego la gente le ofrecía tragos y botellas completas, con lo cual terminaba totalmente ebria. Debido a su alcoholismo, dejaron de contratarla para que se presentara.

Del éxito al alcoholismo

A finales de los años setentas, Chavela se retiró a Tepoztlán, Morelos, y vivió prácticamente en el anonimato. Aunque su situación era precaria, era fácil encontrarla bebiendo junto a los albañiles del pueblo.

Chavela creía en los dioses prehispánicos, especialmente en Cihuateteo, deidad de la vida y la muerte, y en Mictlantecuhtli, señor de la muerte. Después de un tiempo declaró que los chamanes la habían curado de su alcoholismo, por lo cual su amiga Jesusa Rodríguez promovió su regreso a los escenarios en 1993.

Archivo MD Chavela solía platicar con el cerro del Tepozteco todas las mañanas.

Rápidamente su fama comenzó a crecer y pronto Chavela logró presentarse España, lugar que impulsó su carrera de forma dramática. Posteriormente se presentó en el Teatro Olympia de París, lugar donde fue promovida por el cineasta Pedro Almodovar, el éxito del concierto fue rotundo. Posteriormente en 1994 por fin logró hacer las paces con su tierra original, presentándose en la Universidad de Costa Rica. Para el año 2000, por fin pudo aceptar públicamente su lesbianismo.

En 2001 se presentó en la plancha del Zócalo de la Ciudad de México, evento que presentó una asistencia masiva. Para 2005 dio un concierto en Luna Park de Argentina, allí interpretó “No soy de aquí ni soy de allá” de su amigo Facundo Cabral, además estuvo acompañada por la Negra Chagra.

Con motivo de su cumpleaños número 90, el gobierno del entonces Distrito Federal le dio el título de Ciudadana Distinguida. Durante el evento de condecoración se realizó un concierto donde acudieron artistas como Julieta Venegas, Eugenia León, Joaquín Sabina y Lila Downs.

Finalmente en 2012 regresó a España para presentar su disco. El viaje fue su última aparición pública, ya que empeoró sus padecimientos de corazón y riñones. Murió el 7 de agosto de ese año y su velorio se realizó en el Palacio de Bellas Artes.

Cinematografía:

A lo largo de su carrera Vargas participó en varias películas, en las que su voz fue siempre su primer recurso. Entre los filmes más sobresalientes se encuentra Grito de piedra de Werner Herzog, Tacones lejanos de Pedro Almodóvar, Frida de Julie Taymor y Babel de Alejandro González Iñárritu.

Éxito musicales

Chavela fue aclamada por su forma de interpretar las canciones, ya que su estilo imitaba a un hombre ebrio y adolorido. Sin duda la canción con la que principalmente se le asocia es La llorona, en la cual imprimió su esencia y dramatismo icónico. Entre las canciones que interpretó magistralmente se encuentran: Cruz de olvido, El andariego, En el último trago, Paloma negra, Soledad, y Anillo de compromiso.

Quizá te interese leer:

chavela vargascosta ricaeugenia leónjesusa rodríguezlesbianaLgbtlila downsmúsica mexicanaPalacio de Bellas Artesrancheras
mm Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Mag21
Comentarios