Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Naturaleza

Cóndor, relámpago en el cielo

Poco a poco han ido recuperando su antiguo territorio en la Sierra de San Pedro Mártir, lo que debe llenar de orgullo a las comunidades de la región y habitantes de Baja California.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


En la sierra de San Pedro Mártir, la más alta de Baja California, las madrugadas son frías, como pocas. De hecho, es una de las cordilleras mexicanas con mayor número e intensidad de nevadas en el año. Y aquella mañana en que me preparaba al interior de mi escondite, para grabar al cóndor de California, no era la excepción. A menos 3 grados centígrados trataba de calentar mis manos con la taza de café que me ayudaría a esperar los primeros rayos del sol. Sin embargo, era mi café el que se enfriaba rápidamente. En el escondite contiguo al mío estaba Oliver, mi compañero de trabajo con otra cámara de video y me hacía señas con la mano indicando que algo importante sucedía afuera. Yo sabía que no eran cóndores, pues con esa temperatura no solían volar, generalmente requieren de corrientes de aire caliente, termales, para levantar el vuelo. Discretamente miré por la ventanilla camuflada y vi a un personaje impresionante que, a su vez, trataba de verme a menos de 7 metros de distancia.

La noche anterior habíamos dejado una gran pierna de vaca frente al escondite esperando que los cóndores cayeran a comer en cuanto levantara el día y así poderlos grabar y fotografiar de cerca y en acción. Dejar animales muertos es parte de la estrategia de conservación de los cóndores de California, que coordina el biólogo Juan Vargas; él y su equipo apoyan su alimentación con animales que mueren en la carretera Transpeninsular o en los ranchos vecinos. Pero, definitivamente este personaje no era un ave, era más astuto y poderoso, el rey de la montaña: un puma (Felis concolor), que llegó de madrugada a comerse la pierna de la vaca, pero sospechaba de los escondites y constantemente levantaba la vista hacia nosotros. Sin embargo, el viento soplaba fuerte a nuestro favor, de tal manera que no nos podía ver, oír u oler. Para mi era una oportunidad única para fotografiar un puma en libertad y bajo una luz espléndida, una gran suerte de verdad.

Esta imagen poderosa era sólo el preludio de lo que estaría por venir. El puma permaneció una hora aproximadamente. Finalmente se alejó conforme el sol calentaba la sierra y a eso del medio día llegaron nueve cóndores, con su impresionante envergadura de tres metros y devoraron los restos de la vaca, fue espectacular verlos comer y luchar por el alimento, según la posición que ocupan dentro de su estructura social, lo que no los dejaba exentos de confrontaciones internas.

Son las aves voladoras terrestres más grandes del mundo. Pueden vivir 50 años o más y mantienen una pareja de por vida. En el continente americano existen dos especies: el cóndor andino (Vultur gryphus) que sólo habita en Sudamérica, y el de California (Gymnogyps californianus) y aunque no están relacionadas entre si, sus vuelos son igual de espectaculares e impresionantes.

Con una ala en la tumba

La historia de conservación del cóndor de California es sorprendente: desapareció por completo del territorio mexicano alrededor de los años treinta. En 1938 se reportó el último avistamiento confiable en libertad, en la Sierra de San Pedro Mártir. Posteriormente la población también declinó en los Estados Unidos de manera dramática y en 1988 llegó a quedar casi extinto con solamente 27 ejemplares en libertad.

Esta situación dio lugar al desarrollo de un proyecto de captura de adultos e inmaduros para la urgente reproducción en cautiverio en los Estados Unidos. Una vez que el proyecto de reproducción fue exitoso, se inició la reintroducción al medio silvestre, bajo estrictas medidas de protección y monitoreo; hoy en día existen cerca de 290, de los cuales unos 127 están en libertad.

Este programa de recuperación contempla la reintroducción en el mayor número posible de sitios dentro de su ámbito de distribución histórica, que incluye un proyecto binacional en la Sierra de San Pedro Mártir, en Baja California.

Al fin, cóndores en México

En el año 2002 se introdujeron los primeros seis ejemplares. Este acontecimiento fue de la mayor importancia para la conservación de la especie. Se utilizaron ejemplares del zoológico de Los Ángeles y se transportaron en contenedores especiales evitándoles al máximo el estrés. Los habitantes esperaban con gran expectación su arribo y no era para menos, ya que hace más de 60 años que no los habían visto volar. Muchos mostraban temor pensando que podrían atacar a sus animales. Otros estaban simplemente emocionados. Se realizaron diversos documentos, incluso videos para informar a la población que no son aves de presa como las águilas; sino que se alimentan exclusivamente de carroña. Incluso algunos ejidatarios lo consideraron como una oportunidad para atraer al turismo a la Sierra.

Al fin teníamos cóndores en libertad volando sobre los cielos más claros y transparentes de México. Hoy en día, es relativamente fácil verlos sobrevolar la región. Sin embargo, sus problemas no han terminado. En la zona se han presentado algunos incendios forestales de gran magnitud que han puesto en peligro el proyecto. Por otro lado, casi recién liberados los primeros fueron víctimas de ataques por un águila real de comportamiento agresivo. Pero finalmente los cóndores se impusieron y ganaron su espacio en la Sierra.

En los últimos años se han realizado otras reintroducciones con gran éxito, tanto en la adaptación al cautiverio en el encierro especial, como en la recuperación en libertad.

Los cóndores apenas sobrevivieron al siglo XX. Pero ahora, sus imponentes vuelos podrán ser (como lo narraban las leyendas indígenas de la región) una imagen poderosa capaz de traer los relámpagos del cielo.

Cómo llegar

Para llegar a la Sierra de San Pedro Mártir no hay transporte público. Para ir en coche hay que tomar la carretera Transpeninsular hacia el sur de Ensenada unos 170 km. Es necesario desviarse al este y cruzar el poblado de San Telmo de Arriba, cruzar el rancho Meling y seguir una brecha de unos 80 kilómetros hasta el Parque Nacional. El camino es transitable para cualquier vehículo de buena altura, aunque en el interior del Parque Nacional es necesaria una camioneta alta. En condiciones de nieve es necesario un vehículo 4×4 y tener precaución con los arroyos pues presentan buenas crecidas.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Tirolesa. Deportes de aventura en Durango.
Durango
11 lugares para practicar deportes de aventura en Durango

Te dejamos los lugares ideales para practicar deportes de aventura en Durango. En valles, sierras, quebradas y desiertos.

México
6 lugares para vivir el ‘Guadalupe-Reyes’

Te recomendamos las mejores actividades para que aproveches al máximo estas fiestas.

México
El año en el que llegó el primer árbol de Navidad a México

Esta es la historia de cómo llegó el primer Árbol de Navidad a México y del lugar en el que fue instalado por primera vez.

México
Flor de Nochebuena: la representante de México en Navidad

La flor de nochebuena es originaria de México, pero antes de ser utilizada en Navidad se usaba en otros rituales prehispánicos, aquí te dejamos su historia.