Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Conoce a las Mujeres de Humo en Veracruz

En Totonacapan, Veracruz, viven estas mujeres consagradas a la cocina tradicional. Su olor es tan peculiar que desde hace mucho las laman Mujeres de Humo.

Foto: David Paniagua
Pepe Treviño

Pepe Treviño

La vida y Veracruz me regalaron una experiencia entrañable, como los cuentos que solo pueden venir de la sabiduría de los abuelos. Son las dos de la tarde y me recibe el calor que caracteriza a la región. Estoy en Papantla, Veracruz, y en esta época del año el paisaje montañoso aún conserva el verdor que dejaron las lluvias tardías. La región del Totonacapan se extiende desde Puebla hasta la serranía veracruzana, cruzando Papantla, Tajín y la zona costera. Es un territorio vasto que comparte tradiciones heredadas por los abuelos. Mi ruta comenzó en el parque temático Takilhsukut, el mismo en donde se lleva a cabo el festival Cumbre Tajín y donde se ubica el Centro de las Artes Indígenas, ahí investigadores difunden la cultura del Totonacapan. Así lo demuestra la Escuela de Voladores de Papantla, en donde conocí a un niño de siete años que deseaba vivir esta experiencia y así fortalecer esta danza, hoy en peligro de extinción.

David PaniaguaFoto: David Paniagua

El parque es una institución educativa para creadores indígenas. Su estructura se basa en el Kachikín, poblado tradicional y comprende casas-escuela especializadas en las artes totonacas. Pero como el arte y la comida van de la mano, tuve la oportunidad de probar la cocina de las Mujeres de Humo, las cocineras tradicionales que no huelen a perfume, su aroma es el del humo de sus fogones. Son mujeres que nacen, crecen, viven, paren y mueren en la cocina. Ellas conocen los secretos culinarios, ingredientes y simbolismo para fortalecer su identidad. Por fin probaría lo que tanto había escuchado, ese “humo” se despejaría en mi mente y mis sentidos dejarían de solo imaginar, para ahora extasiarse con tamales de xala (que tanto “gustan” a sus muertos el 2 de noviembre), calabaza tierna en pipián, enchiladas zampadas (tortillas hechas a mano y sumergidas en alguna salsa picante) y tlacoyitos de frijol molido, todo difícil de creer, como salido de un exquisito “cuento”… Y así como lo hacían los totonacos, de la montaña bajé al mar para conocer la Costa Esmeralda, atractivo de la región que capta a viajeros que gustan de sol, playa y mezcla de culturas. Sus principales poblados Tecolutla, Nautla y San Rafael son frecuentados por turistas amantes del hospedaje boutique, como se demuestra con los hoteles Azúcar y Maison Couturier, este último inspirado en la cultura francesa que llegó a San Rafael hace 280 años, cuando una comunidad de franceses de Dijón llegó con la esperanza de encontrar mejores condiciones de vida, relacionándose con la cultura del Totonacapan, hoy reconocida en diversos países alrededor del globo terráqueo. 

David PaniaguaFoto: David Paniagua

Imprescindibles de Papantla

  • Camina por su plaza central, en donde puedes admirar el mural “Homenaje a la Cultura Totonaca”, obra del profesor Teodoro Cano.
  • Visita la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, el edificio religioso más importante de Papantla. 
  • Admira el Monumento al Volador. Es el ícono de la población.
  • Presencia el espectáculo de los voladores. En esta “danza”, cinco hombres-pájaro descienden desde lo alto del gran poste haciendo 13 vueltas perfectas que asegurarán, durante un cierto tiempo, el cumplimiento del ciclo agrícola y solar.

Los editores recomiendan: 8 destinos costeros para disfrutar este verano

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos