Buscador
Ver revista digital
Historia

Cuando la pieza olmeca Señor de las Limas apareció en el cuarto de un motel de EU

senor-de-lima-motel-md

El sheriff de San Anrtonio, Texas, entró a la habitación del motel y se encontró con el Señor de las Limas —una pieza olmeca de las más importantes— tirada ahí.

Una mañana de octubre de 1975, el sheriff de San Antonio, Texas, entró al desordenado cuarto de motel de la localidad, para dar fe sobre la presencia de una extraña figura de un hombre cargando a un niño muerto. El oficial no lo sabía aún, pero había dado con la valiosa pieza olmeca conocida como Señor de las Limas, buscada por las autoridades mexicanas desde hacía tres años.  

Con sus pocas o muchas ideas sobre arqueología, el sheriff supuso que se trataba de una pieza del México prehispánico. Quizá le pasó por su mente hacer negocio con el preciado objeto; sin embargo, hizo lo correcto: se comunicó con el gobierno mexicano, el cual no tardó mucho en enviar a Texas al arqueólogo que mejor conocía la figura en cuestión, su nombre era Alfonso Medellín. 

El Señor de las Limas había sido desenterrada 10 años antes del robo

Fue Medellín, quien en 1965 viajó hasta el pueblo de Las Limas, Veracruz,  para revisar, catalogar y certificar que la figura de una persona cargando a un infante —la cual había sido desenterrada por un par de niños— se trataba de una figura olmeca y, también fue él quien se encargó de convencer a los pobladores que no era una figura de la Virgen María cargando en sus brazos a su hijo Jesús, como creyeron los habitantes en un principio. 

Regresemos a las inmediaciones del motel texano. El arqueólogo se entrevistó con el sheriff, vio la pieza y certificó que en efecto se trataba del Señor de las Limas, había encontrado la misma efigie por segunda vez en su vida. Después la pieza fue llevada de vuelta a su vitrina en el Museo de Antropología de Xalapa, en donde yace hasta la fecha, esperando que nadie más entre en puntillas al recinto y se la vuelva a robar.

Robo del Señor de las Limas, evidencia del saqueo y tráfico de piezas a nivel mundial

El robo y recuperación del Señor de las Limas es, tal vez, una de las historias más conocidas en el submundo del saqueo y tráfico de arte y piezas arqueológicas a nivel mundial. De hecho la organización traffickingculture.org descubrió que la pieza habría sido dejada en el citado motel luego de que un comprador se retirara de la venta. 

Para abundar más hay que contar que José Ignacio de Alba, un escritor de temas históricos y arqueológicos, encontró que antes de llegar a Estados Unidos con la pieza los ladrones habían llevado la figurilla a Puebla y después a Oaxaca, pero con la presión de las autoridades, se les estaba haciendo cada vez más difícil cargar con ella, razón por la que la habrían dejado a su suerte en el motel texano. 

La trascendencia arqueológica del Señor de las Limas

La razón por la que el Señor de Las Limas tiene un gran valor cultural, y seguramente monetario, es que su edad aproximada se estima en más de 3 mil años, que representa un sacerdote sentado con las piernas cruzadas y sostiene a un niño dormido (o tal vez muerto en sacrificio) con facciones de ser un “bebé jaguar”. 

Con estas historias uno siempre se queda con ganas de conocer más; imaginé que un día un hijo, pariente o amigo de los ladrones, o incluso uno de los ladrones, me contactará para darme a conocer su versión de los hechos de aquella pieza olmeca, eso sería interesantísimo. 

arqueologíaseñor de las limasseñor de lima
autor Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios