Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Cuando movieron 12 metros el Edificio de Teléfonos en Guadalajara con todo y trabajadores

Jalisco
Edificio de Teléfonos
© Rafael Sánchez Alonso

En 1950, Jorge Matute emprendió una tarea imposible: reubicar el Edificio de Teléfonos de Guadalajara sin interrumpir los servicios que desde ahí se prestaban.

Jorge Matute Remus fue un ingeniero civil originario de Jalisco que brincó a la fama en 1950 por realizar una labor inimaginable hasta el momento: cambiar de lugar el Edificio de Teléfonos (Telmex) para ampliar la avenida Juárez del Centro Histórico de Guadalajara sin derrumbarlo.

Antes de la decisión de ampliar la avenida Juárez, existía una calle con le mismo nombre que terminaba en una cerrada hecha por la Penitenciaria del Estado, del otro lado del edificio iniciaba la calle Vallarta. En 1927, el gobierno de Guadalajara decidió demoler la penitenciaria y unir ambas avenidas. Posteriormente, la alcaldía llegó a acuerdos con propietarios de las fincas que impedían la regularización de la avenida. Sin embargo, el Edificio de Teléfonos se amparó y su situación se resolvió dos décadas después.

UdeG rendirá homenaje póstumo a Jorge Matute Remus | Universidad de  Guadalajara
Jorge Matute Remus

De acuerdo con los estudios preliminares, el Edificio Telmex tiene un peso de 1,700 toneladas. Para la ampliación e la avenida Juárez se requería recorrerlo 12 metros. En las labores de 1950 el reto era movilizar el edificio sin que se interrumpieran los servicios de telefonía de la ciudad. Para lo anterior, era necesario que los trabajadores del Edificio Telmex permanecieran dentro, pues los servicios telefónicos de la ciudad debían continuar durante el movimiento. Como era natural, las operadoras no confiaban en la maniobra, por lo que el Jorge Matute Remus le pidió a su esposa que entrara al edificio con su hijo de siete años. Entonces los trabajadores permanecieron dentro.

Edificio de Teléfonos
Rafael Sánchez Alonso

¿Cómo movieron el Edificio de Teléfonos?

De acuerdo con los testigos, Matute Remus era un hombre sereno, por lo que no percibió la grandeza de su hazaña ni tuvo miedo o algún tipo de orgullo. Era un hombre de ciencia y cálculo, por lo que confiaba fríamente en el procedimiento como si hiciera cualquier otra labor profesional.

Las labores para el movimiento del edificio iniciaron en mayo de 1950 y terminaron en noviembre. Sin embargo, el desplazamiento se realizó en tan sólo cuatro días. El martes 24 de octubre, un equipo conformado por más de cien personas inició el desplazamiento, mismo que incluyó un giro para alinear el Edificio de Teléfonos con la avenida. De acuerdo con la narración de Juan Carlos Núñez Bustillos para Milenio, “no se rompió ni un vidrio”.

Eva Huerta, una de las operadoras que estaba adentro durante el movimiento mencionó:

“Al principio sí teníamos muchos nervios, pero cuando llegó el ingeniero Matute nos explicó muy bien, que no había ningún problema y que no se iba a sentir nada. Tenía mucha seguridad en lo que iba a hacer y nos la transmitió”.

Para que el edificio pudiera ocupar su nueva ubicación fue necesario demoler algunas casas vecinas. Luego se montaron las estructuras sobre 480 rodillos concéntricos y se liberó el edificio de la tierra. El desplazamiento se realizó con ayuda de 12 gatos hidráulicos que se movían al unísono de “uno, dos, tres” para empujar el Edificio Telmex ocho décimas de milímetro cada vez. Matute Remus hizo uso de un megáfono para la coordinación de la operación, la cual terminaría de sumar los 12 m cuatro días después.

Jorge Matute Remus, un genio de Guadalajara

Durante la época del proyecto de reubicación del edificio, Matute Remus fungía como rector de la Universidad de Guadalajara, cargo que mantuvo hasta 1953. En dicha función destacó por abrir la matrícula a todos los estudiantes del estado, fundar el Instituto Tecnológico de la Universidad de Guadalajara y ampliar el número de carreras.

Su popularidad le permitió convertirse en presidente municipal de Guadalajara. Durante su administración, trabajó para hacer llegar agua potable desde el Lago de Chapala. Las obras fueron inauguradas en 1956, un año después de que terminó su mandato. Falleció el 7 de julio de 2002 a los 90 años de edad, habiendo recibido un sinnúmero de distinciones de parte de instituciones académicas.

autor Filósofo por formación. Contempla el alma e imaginación de México.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios