Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Pueblear Ecoturismo y aventura

De Bacalar a Chetumal, 24 horas de acción

Una tarde escuché a un grupo de amigos platicar acerca de una expedición que realizarían de Bacalar a Chetumal, en Quintana Roo; Kayak, bicicleta de montaña, canoa, snorkeling, trekking, nado y solo 24 horas para lograrlo.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Al principio no me pareció nada fuera de lo común porque de un sitio a otro, por carretera, son unos 20 minutos, pero conforme transcurría la charla mi interés fue en aumento, ya que pretendían hacer un recorrido de más de 180 km, enfrentándose a las condiciones naturales de la ruta en kayak, bicicleta de montaña, canoa, snorkeling, trekking y nadando. Se proponían también un reto adicional: hacer todo el recorrido y tal cantidad de acciones en un tiempo máximo de 24 horas. Después de escuchar tan atrevida idea decidí unirme a ellos.

UN BUEN INICIO: CONOCER BACALAR

Bacalar se ubica en el sureste de la República Mexicana, en el estado de Quintana Roo. Entre sus principales atractivos está el fuerte de San Felipe, que en tiempos de la Colonia sirvió de defensa contra el ataque de los piratas; hoy en día es un museo que expone parte de la historia del lugar. Otra atracción es el Cenote Azul, un hermoso sitio en cuyas aguas se puede nadar. Por último, la iglesia de San Joaquín, completamente restaurada, con una bella iluminación en su atrio y grandes jardines exteriores, es un lugar lleno de historia (se dice incluso que en él rondan los fantasmas de muchas personas que ahí fueron asesinadas durante la Guerra de Castas).

EN SUS MARCAS, LISTOS…

El primer paso para iniciar la expedición fue el ingreso al Club de Vela de Bacalar, Quintana Roo, el cual sirvió como punto de reunión para descansar y relajarse. Al día siguiente, a las 11:00 horas, la expedición Caribe Mexicano, como la denominaron, partió rumbo al fuerte de San Felipe, donde comenzó la travesía. Antes de emprender el viaje los integrantes se habían organizado en conjuntos de tres para establecer los grupos de ayuda y de respaldo.Llegada la hora marcharon en busca del lugar adecuado para, provistos de remos y chalecos salvavidas, lanzarse al mar y navegar en kayaks inflables. Dos arriesgados debían empezar a remar, mientras que el tercero del grupo tendría que nadar unos 500 metros para luego subirse al kayak y así continuar por casi 3 kilómetros.Después de dejar el agua se internaron a campo traviesa en la selva. En esta etapa la hidratación fue vital, ya que tendrían que cubrir 3.5 kilómetros en medio del extenuante calor de la región. Conforme avanzaban, los expedicionarios fueron tomando conciencia de que la aventura no era un juego y que tendrían que superar sus propios límites para salir avantes.

EN LA LAGUNA DE CHILE VERDE

La siguiente etapa era el recorrido en bicicleta de montaña, pero antes tuvieron que hacer un chequeo del equipo para asegurarse de que todo estuviera en orden. El objetivo era cubrir más de 30 kilómetros hasta llegar a la orilla de la laguna de Chile Verde. Una vez alcanzada la laguna, tuvieron la idea de atravesarla con todo y bicicletas, para lo cual colocaron tres cámaras de neumático y con una cuerda hicieron unas balsas que sirvieron para cruzar con todo y los vehículos de montaña.Para entonces, las horas que los participantes habían invertido semanas atrás entrenando, perfeccionando las técnicas de pedaleo, de remo y de resistencia comenzaron a dar frutos, pues gracias a ello se sentían en buenas condiciones y con la mente totalmente despejada.

PUEBLOS DE LA ZONA: BELLOS ESCENARIOS

Conforme el recorrido transcurría, la belleza del lugar se apoderaba de los atrevidos exploradores, que a su paso se topaban con los animales característicos de la región. Era obligatorio no molestarlos.  Poblados como Raudales, Laguna Guerrero, Punta Lagarto, Luis Echeverría, Tres Ríos y Laguna Milagros, entre otros, fueron magníficos escenarios por donde transcurría la aventura. Sin embargo, un bello atardecer, que fue admirado y aplaudido por todos, les recordó que cada vez faltaba menos tiempo para cumplir el objetivo. La noche se encargó de cobijarlos.A la mañana siguiente reiniciaron el viaje, que incluyó navegación en kayaks, caminata y snorkeling.

EL MUELLE DE CHETUMAL: FIN DE LA AVENTURA

Para esta fase tuvieron que traer consigo sus aletas, visor, snorkel y chaleco salvavidas. Nadaron a contracorriente por más de 200 metros y regresaron al punto de salida, caminaron de vuelta hacia los kayaks y partieron rumbo al sur, pasaron por debajo de la carretera, a unos 700 metros del poblado de Huay Pix, y remaron hasta llegar al río Hondo. Esta era la última etapa, así que tuvieron que hacer acopio de toda su fuerza y experiencia para internarse en las aguas de esta región, que por cierto separan a México de Belice.Después de varios kilómetros de remo, los aventureros se encontraban abajo del puente que se ubica en el río Hondo y que divide a un país del otro, donde pudieron ver leyendas en español y en inglés que decían, por ejemplo: “Feliz Viaje. Esperamos su retorno” y “Bienvenidos a Belice”.El fin de este atrevido viaje estaba cerca; el muelle principal de Chetumal señalaba el término de la aventura. Al llegar, los exploradores sólo tuvieron expresiones de alegría, pues habían vivido una experiencia increíble, a pesar de que la gran mayoría no culminó el recorrido en el tiempo acordado.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Qué es Expedición Caribe Mexicano: Es una travesía diseñada por Expediciones Tropicales y Maya Adventures, que al unir sus esfuerzos lograron integrar una ruta llena de sorpresas. El equipo básico: Por persona: silbato, cuchillo o navaja con funda, encendedor, lámpara frontal a prueba de agua, baterías de repuesto, tres tubos de sialumen verdes, un tubo de sialumen rojo para emergencias, manta espacial, espejo de supervivencia, contenedor para cargar por lo menos dos litros de agua, bolsa seca, chamarra ligera sintética, guantes largos, gorra y ración de comida y bebida.Por grupo: botiquín con material de curación, avapena, expulsor de veneno, brújula, tienda de campaña, portamapas a prueba de agua y escalímetro (GPS opcional). Total de las distancias recorridas: 2 km de nado, 2 km de snorkeling, 41 km de trekking,  85 km de bicicleta de montaña y 64 km de kayak

TIPS SOBRE LA RUTA

Si te internas en la selva es recomendable usar playera de manga larga y pantalón.La ruta está diseñada para expertos, pero se puede acondicionar para todas las personas siempre que se hagan acompañar de un guía experimentado. Es importante contar siempre con el equipo requerido en buenas condiciones y no molestar a la fauna del lugar. Asimismo, hay que informarse sobre las condiciones del clima y de la flora y la fauna locales.

Fuente: México desconocido No. 342 / julio 2005

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Hoteles con nieve
México
5 hoteles para pasar la Navidad en la nieve

Hospédate en uno de estos hoteles ubicados en lugares cuyas temperaturas te harán sentir ¡como si estuvieras en el polo norte!

Puebla
El impresionante vitromural de Zacatlán de las Manzanas

El vitromural de Zacatlán de las Manzanas es una de las nuevas atracciones de este pueblo mágico en el que podrás encontrar historia y arte.

México
Lugares donde puedes ver las obras de Diego Rivera

En estos museos y recintos puedes encontrar las obras de Diego Rivera, te sorprenderás con todos los sitios en donde podrás encontrar el trabajo del artista mexicano.

Nacimiento de hoja de maíz
México
5 tipos de nacimientos muy mexicanos

En México, los belenes o nacimientos son muestra de la unión entre el culto católico y el prehispánico, pues se usaban para evangelizar.