Portada-oct-nov
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Descubre Destinos Ciudades de México

Descubre Aguascalientes capital y Calvillo (¡en 48 horas!)

Aguascalientes capital y Calvillo tienen grandes sorpresas como sus viñedos y sus cultivos de guayaba, sabores que nos deleitaron durante nuestro viaje.

06-06-2019, 10:30:05 AM
Descubre Aguascalientes capital y Calvillo (¡en 48 horas!)
Ximena Gómez

Llevo años viajando con la consigna personal de evitar lo evidente de cada lugar. En el caso de Aguascalientes tenía que ser su feria. Mi intención era ver qué más puede ofrecer el resto del año y la sorpresa fue grata y de-li-cio-sa. Podría resumir 48 horas en estas palabras: hijos de la guayaba, naturaleza y vino.

Quinta Los Granados

Calvillo, uno de sus pueblos mágicos, ubicado a tan solo 52 kilómetros de la ciudad de Aguascalientes, es “La capital mundial de la guayaba”. ¡Y vaya forma que tienen sus habitantes de hacerle honor!

Ernesto Polo

A pesar de haberla comido toda la vida, siento que hay que venir a Calvillo para que la guayaba adquiera un sentido totalmente diferente. Al grado en que no creo volver a comerla sin disfrutarla tanto y recordar con cariño las manos mexicanas que hacen posible que llegue hasta mis manos.

Mi romance con esta fruta comenzó en Quinta Los Granados con Roberto Gallegos, quien me recibió con el corazón y los manos llenas de frutos amarillos y aromáticos, acompañados de historias para disfrutar.

Ahí hay de todo, mucho campo, colores para deleitar los sentidos, aire fresco, pero ya que estaba en el paraíso de la guayaba, no quise perderme la oportunidad de rendirme a sus encantos.

Me impresioné de cómo se puede comer y comer y comer guayabas en todas sus presentaciones y amarlas cada vez más. En el restaurante de la Quinta son imperdibles sus platos estrella (con este ingrediente), como los siguientes:

  • enmoladas
  • pizza
  • costillas
  • chiles Aguascalientes con nogada de guayaba
  • pescado
  • martinis

Todo estuvo delicioso, hasta la plática. Roberto me contó que hace 30 años, en una reunión de productores que tenía como fin comenzar a exportar su producto, surgió la idea de crear platillos para promover su consumo y darle un valor agregado.

Es un gusto saber que la creatividad y el esfuerzo de quienes como él han innovado, ha sido un éxito, al grado de que hoy exportan 40 por ciento de su producción. Y otra buena noticia es que ya existe una tendencia muy fuerte a que comience a ser orgánica por las exigencias del mercado exterior.

Ximena Gómez

Fábrica de dulces Frutland

Para continuar, visité la fábrica de dulces Frutland, un placer de principio a fin. Quien recibe es Saúl Landeros, un mexicano ejemplar y dueño del lugar que contagia su amor por México.

“Nací entre guayabas, hijo de la guayaba y mi meta es hacer que todos en el mundo sean hijos de la guayaba”, así comienza la visita y con una degustación de tónico de hoja de guayabo (bueno para todo, si no pregúntale a él que se ve bastante sano y contento, con una energía y ganas de salir adelante que contagia).

Es increíble que tras décadas de comer guayabas no sabía cómo se ven los árboles ni el tremendo gusto que me daría descansar bajo su sombra, mientras don Saúl hablaba con tanto orgullo, emoción y cariño que inspira. Mexicanos así, tan enamorados de lo que hacen, dan ganas de que crecieran tan fácil como las guayabas de Calvillo.

Ximena Gómez

Después de estar entre los guayabos, entramos a la fábrica para ver el proceso de elaboración y probar todos sus productos: rollos con cajeta y coco, galletas y empanadas, palanqueta, ate dulce o con chilito y otras delicias nos endulzaron aún más la conversación.

Saul nos compartió que actualmente hay alrededor de diez talleres locales que se dedican a esto, que hace falta cultura financiera y productiva en México para salir adelante, así como negocios familiares como este para evitar la emigración.

Vinos Mateo

Sin duda, negocios familiares como este son un ejemplo, ya que han logrado emplear dignamente a tres generaciones y “sigue la mata dando”, ya que don Saúl quiere seguir sembrando no solo guayabos sino el espíritu emprendedor en sus nietos.

Así surgió Vinos Mateo, después de que le preguntara a su nieto de siete años: “¿Qué negocio te gustaría tener?”, a lo que el pequeño contestó que un viñedo.

Enseguida, me surgió la pregunta: ¿Qué hubiera sido de mí si mi abuelo me hubiera ayudado a empezar el negocio de mis sueños a los 7 años? Imposible no tener el corazón contento después de tanta guayaba y tantas buenas historias.

Paseo por el centro

De viaje, uno siempre quiere más, por lo que no quise perderme las nieves de garrafa del parque (sí, hay de guayaba y está deliciosa) y visitar sus panaderías para probar el chamuco, un pan de canela típico de Calvillo.

Y como no solo de guayabas vive el hombre, también probé la barbacoa de La Borrega Loca y visité la Casa de Artesanías para ver sus famosos deshilados y conocer a las talentosas manos que los fabrican, ya que es un lugar que tiene como fin darles el respeto y reconocimiento que merecen a las artesanas.

Deshilado de Calvillo
Ignacio Guevara Deshilado de Calvillo

Atractivos en los alrededores de Aguascalientes: cascada El Garruño, presa Malpaso y parque El Sabinal

Invariablemente hace bien una caminata para disfrutar de la naturaleza y el microclima de la Sierra Fría, por lo que fui a la cascada El Garruño, una de las más accesibles que he visitado, pues se llega tras una caminata muy fácil 30 minutos. No solo me llené los ojos de su belleza, sino que me refresqué en sus pozas.

Otro lugar hermoso y también de muy fácil acceso es la presa Malpaso, enclavada en un cañón con peñas de hasta 50 metros de altura y muros forrados de cactáceas.

Es como una versión pequeña del Cañón del Sumidero, pero sin cocodrilos. Le pedí al conductor de la lancha que apagara el motor para apreciar con todo su esplendor la sensación de estar allí y de platicar con él sobre el lugar; o si se prefiere es posible rentar un kayak y vivir del paseo en silencio (también se puede practicar senderismo y ciclismo en los alrededores).

El parque ecológico El Sabinal es otra opción hermosa para conectarte con la tierra de esta parte del centro del país porque cuenta con 160 hectáreas de árboles sabinos de más de 400 años y es ideal para hacer campismo y senderismo.

Vinícola Santa Elena

Al norte de la ciudad de Aguascalientes es posible encontrar 35 hectáreas de viñedos con un promedio de tan solo diez años de vida, como es el caso de Vinícola Santa Elena, que nació en 2006 con el objetivo de revivir la tradición del altiplano central mexicano.

Lo más común es que los buenos viñedos hayan pasado de generación en generación por cientos de años, sin embargo Santa Elena ha logrado vinos de gran personalidad en muy poco tiempo.

En palabras de su enólogo de cabecera Aurelio García Herraíz: “En Santa Elena creamos vinos singulares, de gran calidad. Queremos que transmitan las sensaciones de este terruño y de su gente, que el mensaje de las uvas se lleve fielmente al vino y que este remita siempre a su lugar de origen”.

¿Pero cómo es que han logrado tan alta calidad en tan poco tiempo? La respuesta vino de inmediato: apoyándose en la investigación, en la tecnología, en expertos apasionados y procesos artesanales respetuosos con la materia prima, como el trabajo por gravedad y la selección de las mejores uvas.

Está abierto al público y la visita incluye recorrido por los viñedos, visita a la bodega y una cata de vinos a elegir. La duración es de dos horas y media y requiere previa reservación: [email protected] com, T. 01 (449) 919 4138

Museo Espacio

En la ciudad de Aguascalientes, el Museo Espacio está dentro del impresionante Complejo Ferrocarrilero Tres Centurias o Macro Espacio para la Cultura y las Artes, mismo que se extiende en 86 hectáreas e integra vestigios históricos e impecables jardines con arquitectura contemporánea para albergar la Universidad de las Artes, una sala de conciertos, bibliotecas y otros espacios. Vale la pena recorrerlo y conocer su oferta artística y cultural.

Quizá te interese leer: