Buscador
Ver revista digital
Arte y Artesanías

Conoce a Victoria Villasana, la diseñadora mexicana del póster del Óscar

TEXTIL-VA-PORTADA–900×436

#OrgulloMexicano. La artista textil Victoria Villasana es mexicana e hizo el diseño de uno de los siete pósters del Óscar. Aquí una entrevista.

La edición número 93 de los premios Óscar está cada día más cerca y, sin duda alguna, es un tema que ha estado en boca de todos últimamente. Platicamos en exclusiva con Victoria Villasana, la artista y diseñadora textil mexicana seleccionada por la Academia para darle vida al póster (uno de siete que se hicieron) del Óscar este año.

Egresada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, en su natal Jalisco, universidad en donde estudió la carrera de Diseño, Victoria emigró a Londres, Inglaterra, sitio en donde empezó a adquirir reconocimiento dentro de la comunidad del arte urbano.

Su principal instrumento de trabajo es la lana, material que utiliza para plasmar sus ideas y sentimientos. La positividad, la multiculturalidad y el surrealismo son algunos de los aspectos que la motivan a realizar sus obras, las cuales ella percibe como parte fundamental de su vida. Según ella misma, estos le son útiles para expresarse y liberarse, pues las ve como más que un simple trabajo.

¿Cuál fue tu camino como artista para conseguir que tu trabajo llegara hasta la Academia?

Se dio de una manera un tanto espontánea, pues esto era inicialmente mi hobbie, ya que yo estudié Diseño, no Arte. Posterior a esto, me mudé a Inglaterra, donde me dediqué a la florería y a la moda. Sin embargo, a la gente le empezó a gustar mi trabajo, por lo que mis obras empezaron a tener difusión entre las personas, llegando a colaborar con ciertas marcas y galerías.

Yo no suelo utilizar mucho las redes sociales, más que Instagram, por lo que pienso que fue a través de este medio que miembros de la Academia me encontraron. Vieron mi trabajo y se pusieron en contacto conmigo. Para mí, esto fue como un regalo, pues era algo que no esperaba.

El lema del diseño de campaña de los premios Óscar de este año es “¿Qué representan las películas para ti?”. Bajo esta premisa, ¿cuál es el significado y el impacto del cine en tu vida personal y cómo se ve esto reflejado en la obra con la que estás representando a la Academia?

Para mí, el arte y la cultura son plataformas increíbles que todos tenemos para poder entender otras perspectivas del mundo. Cuando yo veo películas, aparte del aspecto visual que te transporta a otro mundo, disfruto que nos inviten a ponernos en la posición de otras personas, lo cual nos permite abrir nuestro panorama y encontrar un punto de referencia más humano que no podríamos encontrar en algún otro lado.

En lo personal, amo fijarme en la fotografía y en el vestuario de las películas. Siempre me ha gustado ver cómo la gente se expresa por medio de la ropa y al ver esto reflejado en los personajes de las cintas que veía, despertaba en mí, desde pequeña, las ganas de querer imitarlo y de ser parte de todo este proceso.

En mi obra que será parte de la campaña de los premios Óscar, consideré importante representar la tradición y la historia de nuestro país por medio de algo tan mexicano como lo es el textil y la artesanía, pero enfocado en una visión más moderna, mirando hacia el futuro. También, quise utilizar el simbolismo de los colores alquímicos (rojo, negro, blanco, amarillo y azul).

¿Cuál fue tu proceso técnico a seguir y cuántas versiones trabajaste antes de llegar al diseño definitivo?

Con la mayoría de mis piezas yo normalmente trabajo muy intuitivamente. Elijo las fotografías que utilizaré y «me dejo llevar», pues no me gusta mucho planear las cosas. Pero para este proyecto, [el proceso] evidentemente tuvo que ser diferente.

Generalmente hago de dos a tres diseños digitales y los propongo, siendo esto lo que sucedió con la Academia. Ellos me dieron mucha libertad y solamente me dijeron cuál era el diseño que más les agradaba. Con base en eso, realicé por mi cuenta todo el desarrollo de la pieza, ya teniendo idea de los colores que utilizaría, la figura, el diseño y el concepto.

¿Cuáles fueron tus mayores inspiraciones para asumir este reto y qué adversidades se te fueron presentando en el trayecto?

Para mí era importante resaltar mi estilo y toda esta parte tradicional de México, pero sin acaparar el emblema de la estatuilla, pues sé que tiene un simbolismo muy fuerte para la cultura del cine. Como buena mexicana tengo mucho la tendencia a poner cosas de más, por lo que tuve que buscar ese balance y mantenerme honesta ante mi trabajo y proponer algo diferente en cuanto a lo que comúnmente se ve en patrones mexicanos.

Recién se dieron a conocer las nominaciones al Óscar y, en esta ocasión, tan sólo tendremos a tres mexicanos nominados en la categoría de Sonido. A diferencia de otros años en que la cantidad de compatriotas es mayor. ¿Qué representa para ti el ser también una mexicana que pondrá en alto el nombre de su país alrededor del mundo en los premios Óscar de este año?

Para mí, la representación es algo muy importante. Cuando he visto a personas como a Iñárritu o a Cuarón me llena de orgullo, sobre todo cuando sabemos que, muchas veces, se habla más de lo peor de México. Como mexicana, me encanta ver a otros mexicanos talentosos triunfando y haciendo cosas muy interesantes y también espero que cuando otras personas me vean a mí, puedan decir que sí es posible lograr lo que uno se propone.

Cada vez que veo a más mexicanos echándole ganas y enfocándose en lo positivo y en todo lo bonito que tiene México para ofrecer en el ámbito de cultura, es algo que me pone bastante contenta.

Leonardo da Vinci dijo alguna vez que “una obra de arte nunca se termina, sólo se abandona”, ¿concuerdas con esta frase?

Concuerdo totalmente con esto. En la mayoría de mis piezas existe el elemento del «hilo que cae», en las que, por debajo del lienzo, el hilo sigue corriendo. Este aspecto, de lejos, incluso podría verse como pintura que se está desparramando, cosa que a mí siempre me ha gustado; este elemento de no mantenerse «dentro de la caja».

A veces como sociedad, o como individuos, se nos enseña a estar dentro de esa caja, y aunque no necesariamente sean enseñanzas malas, a mí me gusta la idea de romper con esa estructura.

Para mí, los hilos colgando representan esto, son como un reflejo de nosotros mismos: que estamos en una constante evolución y crecimiento. Hoy no somos los mismos que éramos hace un mes.

También me gusta mucho la idea del arte japonés wabi-sabi, que es una invitación a apreciar la belleza de lo imperfecto. Esto se ve reflejado en mi arte de hacer todo a mano.

¿En qué momento descubres tú que has finalizado una obra?

Siento que es algo intuitivo y que descubres con «tu ojo de artista». Es una cuestión de balance y de decir «aquí ya no puedo hacer más». También me llega a pasar que puedo dejar una obra por un tiempo, luego volver y agregarle o quitarle algo. Creo que cada artista entra en una especie de diálogo con sus piezas, por lo que hay veces en que pareciera que la misma pieza te indica qué le hace falta o qué le sobra.

Aunque mi propuesta de dejar los hilos colgando representa que la obra nunca está terminada por completo, también me invita a mí misma a soltarla y dejarla ir. Como muchas cosas en la vida, no siempre puedes controlar todo. Este es el simbolismo de mis obras, el proceso de fluir y soltar constantemente. Si quieres controlar todo, no permites que tu imaginación pueda fluir en su totalidad.

Cuando vivía en Londres, al ser una artista urbana, me gustaba mucho dejar mis obras en las calles, con los hilos colgando, y luego volver días después y ver cómo el viento había movido los hilos y los había enredado en un tubo, o ver el papel empezándose a romper. En estos casos, el medio ambiente mismo era el encargado de darle los toques finales a mis obras, pues yo ya había soltado mi pieza, sin embargo, la naturaleza seguía trabajando en ella.

¿Qué aprendizajes y reflexiones te llevas, tanto a nivel personal como profesional, después de haber vivido esta experiencia?

Para mí, el tener la oportunidad de colaborar en proyectos que nunca hubiera siquiera imaginado, me hace reflexionar mucho y ver todo en retrospectiva. Yo sólo me había enfocado a crear, porque sentía la necesidad de hacerlo, pues cuando me pongo a hacer mis piezas, es como si fuera una terapia para mí. Yo lo haría aunque no me pagaran, ya que es algo que me hace feliz y que me funciona como meditación.

Mucha gente puede llegar a pensar que debes tener una gran cantidad de contactos para lograr destacar en diversos ámbitos. No obstante, si tú tienes un enfoque claro desde el principio, mantienes una constancia considerable y haces las cosas con el corazón, todo llega a ti tarde o temprano. Lo importante es encontrarle pasión a todo lo que haces, pues de esta manera, nunca lo verás como trabajo.

diseño mexicanooscarposter
autor Aldo Javier Martínez
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios