El “atrapanovios”, joyita de la juguetería mexicana