Portada-MD
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Restaurantes

El día que me conquistó el chocolate de agua

Hay amores fugaces, pero que quedan grabados en el recuerdo para siempre. Así me pasó cuando probé por primera vez el chocolate de agua de Cholula.

23-11-2016, 1:55:23 PM
El día que me conquistó el chocolate de agua
mm

Editora en jefe digital de México Desconocido. Pata de perro y amante de conocer México a través de sus sabores; en su Instagram seguro encontrarás alguna recomendación sabrosa para consentir el paladar.

Fue un amor de juventud y de esos que no se olvidan. Tenía tan sólo 14 años cuando lo conocí. Era una tarde nublada de sábado. Mis papás, mi hermana mayor y yo habíamos ido a Tonantzintla, en Cholula, para conocer la que nos habían dicho era la iglesia más barroca de todo México.

Llegamos a la Iglesia de Santa María Tonantzintla. Ahí, antes de entrar al atrio lo vi, pero aparté mi mirada rápidamente y seguí a mi familia, que emocionados iban al encuentro de lo que es la “máxima expresión del barroco indígena”.

Aunque me quedé con gran curiosidad de saber quién era ése que robó mi mirada, la majestuosidad de esta pequeña iglesia había acaparado mucho mi atención, tanto, que por unos minutos lo olvidé.

Marcos Ferro

A la salida no resistí más y corrí a su encuentro. Moría por sentirlo en mis labios; tal vez eran aquellas emociones de juventud que te hacen emocionarte de maneras inesperadas.

Bastaron solamente un parte de minutos para que su suave espuma besara mis labios; fue frío, pero dulce e inolvidable. Fue la sensación más placentera y sutil que jamás había experimentado. No sabía qué pensar, la cabeza me daba vueltas, me sentía cerca de los dioses; fui feliz.

El gusto me duró muy poco, en menos de lo que me di cuenta esas burbujas de chocolate se esfumaron. Pasaron muchos meses hasta que volviera a encontrarme con él. Fue en el Mercado de Cholula nuestro rencuentro y de ahí en adelante, no pude olvidarlo.

¡Qué delicioso Xocolátl probé aquella vez en Tonantzintla! Dicen que las personas son las que te roban el corazón, pero el mío estaba destinado a pertenecer al cacao. Han pasado más de 15 años desde que lo probé por primera vez y todavía hoy recuerdo ese momento en que lo sentí entre mis labios.

Con el pasar el tiempo me enteré que el chocolate de agua era una bebida prehispánica originaria de Cholula y que le llamaban “el elíxir de los dioses” la cuál está preparada con cacao, maíz amarillo y azúcar. Fue entonces que entendí el poder que tuvo sobre mí.

Lo que más llamó la atención de este elíxir fue su consistencia, pues es como si tomaras un pedazo de nubes. Las cholultecas que lo preparan, utilizan el molinillo de manera tan rápida que logran que del agua fría combinada con el cacao y el maíz molido nazca la espuma; es alquimia pura, como también lo es el amor.

Desde entonces le profeso un amor incondicional a esta bebida que conocí desde corta edad, y cada que puedo viajo a Cholula a reunirme con quien considero mi primer amor: ¡Xocolátl, xocolátl, xocolátl!

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

vinos
Coahuila
Vinos y Dinos, la nueva ruta de Coahuila que te sorprenderá

Lánzate a Saltillo, Coahuila, y vive la ruta Vinos y Dinos, una experiencia que acerca al viajero con el arte de los vinos y el mundo de los dinosaurios.

2143754
Oaxaca
Irma Pineda Santiago, voz de los pueblos indígenas

Conoce a Irma Pineda, la poeta zapiteca que fue elegida por la ONU para ser la voz de los pueblos indígenas, de México, Latinoamérica y el Caribe.

oax0282joseluisruiz_guelaguetza
Oaxaca
Guelaguetza, la fiesta más esperada de Oaxaca llega en julio

La Guelaguetza ya está aquí, lánzate a la ciudad de Oaxaca y disfruta de un evento artístico-cultural que pinta de color y bailes el Auditorio ubicado en el Cerro del Fortín y las principales calles y plazas de la antigua Antequera.

estatuas-bn
Querétaro
Conoce la misteriosa capilla para realizar exorcismos en Querétaro

La capilla para realizar exorcismos es apenas una pequeña parte de este gran complejo religioso, que a cualquiera puede impresionar por su basta historia e importancia en el estado.