Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Restaurantes

El día que me conquistó el chocolate de agua

Hay amores fugaces, pero que quedan grabados en el recuerdo para siempre. Así me pasó cuando probé por primera vez el chocolate de agua de Cholula.

mm

Social Media Editor de México Desconocido. Amante de los viajes y la gastronomía mexicana.


Fue un amor de juventud y de esos que no se olvidan. Tenía tan sólo 14 años cuando lo conocí. Era una tarde nublada de sábado. Mis papás, mi hermana mayor y yo habíamos ido a Tonantzintla, en Cholula, para conocer la que nos habían dicho era la iglesia más barroca de todo México.

Llegamos a la Iglesia de Santa María Tonantzintla. Ahí, antes de entrar al atrio lo vi, pero aparté mi mirada rápidamente y seguí a mi familia, que emocionados iban al encuentro de lo que es la “máxima expresión del barroco indígena”.

Aunque me quedé con gran curiosidad de saber quién era ése que robó mi mirada, la majestuosidad de esta pequeña iglesia había acaparado mucho mi atención, tanto, que por unos minutos lo olvidé.

Marcos Ferro

A la salida no resistí más y corrí a su encuentro. Moría por sentirlo en mis labios; tal vez eran aquellas emociones de juventud que te hacen emocionarte de maneras inesperadas.

Bastaron solamente un parte de minutos para que su suave espuma besara mis labios; fue frío, pero dulce e inolvidable. Fue la sensación más placentera y sutil que jamás había experimentado. No sabía qué pensar, la cabeza me daba vueltas, me sentía cerca de los dioses; fui feliz.

El gusto me duró muy poco, en menos de lo que me di cuenta esas burbujas de chocolate se esfumaron. Pasaron muchos meses hasta que volviera a encontrarme con él. Fue en el Mercado de Cholula nuestro rencuentro y de ahí en adelante, no pude olvidarlo.

¡Qué delicioso Xocolátl probé aquella vez en Tonantzintla! Dicen que las personas son las que te roban el corazón, pero el mío estaba destinado a pertenecer al cacao. Han pasado más de 15 años desde que lo probé por primera vez y todavía hoy recuerdo ese momento en que lo sentí entre mis labios.

Con el pasar el tiempo me enteré que el chocolate de agua era una bebida prehispánica originaria de Cholula y que le llamaban “el elíxir de los dioses” la cuál está preparada con cacao, maíz amarillo y azúcar. Fue entonces que entendí el poder que tuvo sobre mí.

Lo que más llamó la atención de este elíxir fue su consistencia, pues es como si tomaras un pedazo de nubes. Las cholultecas que lo preparan, utilizan el molinillo de manera tan rápida que logran que del agua fría combinada con el cacao y el maíz molido nazca la espuma; es alquimia pura, como también lo es el amor.

Desde entonces le profeso un amor incondicional a esta bebida que conocí desde corta edad, y cada que puedo viajo a Cholula a reunirme con quien considero mi primer amor: ¡Xocolátl, xocolátl, xocolátl!

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
3 playas de México para viajar en temporada baja

En enero comienza la temporada baja para vacacionar, este es uno de los mejores meses para los viajeros; los vuelos son más baratos y los hoteles también, las playas están vacías y el sol es cálido pero no abrasador. Si no saliste de vacaciones o te quedaste con ganas de más, aprovecha la temporada baja y relájate en estas hermosas playas.

Teatro Kabuki, edificio emblemático de Sumiya
Morelos
El gran hotel japonés de la Pobre Niña Rica en Cuernavaca

Hay una gran historia tras la majestuosa construcción del Camino Real Sumiya. La propiedad perteneció a la señora Bárbara Hulton Woolworth, considerada una de las mujeres más ricas del siglo XX. Además del brunch y su arquitectura japonesa, este lugar es perfecto para una escapada de la CDMX.

Veracruz
Fin de semana en el puerto de Veracruz

El puerto de Veracruz está lleno de nuevos atractivos que en conjunto con sus tradiciones hacen de este lugar un sitio imperdible para los viajeros.

México
Colomitos, la playa más pequeña de México

Colomitos es conocida por ser una de las playas más pequeñas de México, pero sus aguas esmeraldas, su arena dorada y su oleaje tranquilo, lo hacen un lugar imperdible si vas a Puerto Vallarta.