Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Cultura y artesanías

El vidrio prensado nuevamente a su alcance

Tocar el vidrio prensado es tocar parte de nuestra historia.

16-08-2010, 3:22:09 PM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Desde 1547 se ha venido produciendo vidrio en Puebla, y una de sus calles, la actual 10 Poniente, se llamaba precisamente calle Del Horno de Vidrio. En nuestra visita a la fábrica de vidrio La Luz, del señor José Antonio Martínez, en medio del ronronear del tambor rotatorio donde se lava la pedacería de vidrio, del apaleo de botellas rotas con que se alimentan los hornos de gas y del rugir del fuego dentro de éstos, pudimos ver cómo se hacen tragaluces: un obrero con un largo tubo de metal saca del horno una generosa porción de vidrio, al rojo vivo, y lo vacía en un molde de hierro forjado donde otro obrero lo distribuye uniformemente con una pala.

Entonces dos trabajadores se cuelgan literalmente de la palanca para hacer presión y, después de unos segundos, sacan con una paleta de madera la bellísima pieza todavía de color de rosa; luego la dejan enfriar hasta que se torna cristalina. Orgulloso, el señor Martínez nos enseñó los costosos moldes centenarios con que elaboran jarras, vasos, licoreras, vajillas, floreros e infinidad de piezas dignas de un museo.   

Tocar el vidrio prensado es tocar parte de nuestra historia. Desde 1547 se ha venido produciendo vidrio en Puebla, y una de sus calles, la actual 10 Poniente, se llamaba precisamente calle Del Horno de Vidrio. En nuestra visita a la fábrica de vidrio La Luz, del señor José Antonio Martínez, en medio del ronronear del tambor rotatorio donde se lava la pedacería de vidrio, del apaleo de botellas rotas con que se alimentan los hornos de gas y del rugir del fuego dentro de éstos, pudimos ver cómo se hacen tragaluces: un obrero con un largo tubo de metal saca del horno una generosa porción de vidrio, al rojo vivo, y lo vacía en un molde de hierro forjado donde otro obrero lo distribuye uniformemente con una pala.

Entonces dos trabajadores se cuelgan literalmente de la palanca para hacer presión y, después de unos segundos, sacan con una paleta de madera la bellísima pieza todavía de color de rosa; luego la dejan enfriar hasta que se torna cristalina. Orgulloso, el señor Martínez nos enseñó los costosos moldes centenarios con que elaboran jarras, vasos, licoreras, vajillas, floreros e infinidad de piezas dignas de un museo. 

Fuente:  Tips de Aeroméxico No. 13 Puebla / otoño 1999

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

México
¿Qué tanto sabes sobre la historia de México en los mundiales?

Pon a prueba tus conocimientos sobre futbol mexicano y resuelve esta trivia. Comparte con tus amigos a ver quién obtiene el mejor resultado.

Perejil
México
Perejil, una planta medicinal que crece entre rocas

El perejil es una planta originaria del Viejo Mundo que destaca por sus propiedades medicinales y que ha enriquecido la gastronomía mexicana con su sabor.

México
Tres leyendas de fantasmas en Mérida

Te contamos tres leyendas de fantasmas en Mérida ideales para aventureros que están buscando nuevos sitios para visitar.

Veracruz
Don Mateo, memoria viva de la Danza de los Quetzales

En Zozocolco de Hidalgo, Veracruz, los 49 sones de la Danza de los Quetzales están en peligro de desaparecer… te presentamos al guardián que bien podría ser Patrimonio Vivo, que conserva y resguarda esta bellísima tradición.