Buscador
Ver revista digital
Arte y Artesanías

El vidrio prensado nuevamente a su alcance

16-08-2010, 3:22:09 PM
Puebla
El vidrio prensado nuevamente a su alcance fifu

Tocar el vidrio prensado es tocar parte de nuestra historia.

Desde 1547 se ha venido produciendo vidrio en Puebla, y una de sus calles, la actual 10 Poniente, se llamaba precisamente calle Del Horno de Vidrio. En nuestra visita a la fábrica de vidrio La Luz, del señor José Antonio Martínez, en medio del ronronear del tambor rotatorio donde se lava la pedacería de vidrio, del apaleo de botellas rotas con que se alimentan los hornos de gas y del rugir del fuego dentro de éstos, pudimos ver cómo se hacen tragaluces: un obrero con un largo tubo de metal saca del horno una generosa porción de vidrio, al rojo vivo, y lo vacía en un molde de hierro forjado donde otro obrero lo distribuye uniformemente con una pala.

Entonces dos trabajadores se cuelgan literalmente de la palanca para hacer presión y, después de unos segundos, sacan con una paleta de madera la bellísima pieza todavía de color de rosa; luego la dejan enfriar hasta que se torna cristalina. Orgulloso, el señor Martínez nos enseñó los costosos moldes centenarios con que elaboran jarras, vasos, licoreras, vajillas, floreros e infinidad de piezas dignas de un museo.   

Tocar el vidrio prensado es tocar parte de nuestra historia. Desde 1547 se ha venido produciendo vidrio en Puebla, y una de sus calles, la actual 10 Poniente, se llamaba precisamente calle Del Horno de Vidrio. En nuestra visita a la fábrica de vidrio La Luz, del señor José Antonio Martínez, en medio del ronronear del tambor rotatorio donde se lava la pedacería de vidrio, del apaleo de botellas rotas con que se alimentan los hornos de gas y del rugir del fuego dentro de éstos, pudimos ver cómo se hacen tragaluces: un obrero con un largo tubo de metal saca del horno una generosa porción de vidrio, al rojo vivo, y lo vacía en un molde de hierro forjado donde otro obrero lo distribuye uniformemente con una pala.

Entonces dos trabajadores se cuelgan literalmente de la palanca para hacer presión y, después de unos segundos, sacan con una paleta de madera la bellísima pieza todavía de color de rosa; luego la dejan enfriar hasta que se torna cristalina. Orgulloso, el señor Martínez nos enseñó los costosos moldes centenarios con que elaboran jarras, vasos, licoreras, vajillas, floreros e infinidad de piezas dignas de un museo. 

Fuente:  Tips de Aeroméxico No. 13 Puebla / otoño 1999

mm Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

revista

Revista Digital México Desconocido

Octubre 2020

Te recomendamos estos artículos de este mes:

La mujer del corazón de barro en Puebla
La mujer del corazón de barro en Puebla
Aventura y naturaleza en Loreto, Baja California Sur
Aventura y naturaleza en Loreto, Baja California Sur
5 queserías de Querétaro
5 queserías de Querétaro
El Maque de Michoacán
El Maque de Michoacán
Camino Copalita en Oaxaca
Camino Copalita en Oaxaca
¡Sírvanme la del estribo!, en Tequila, Jalisco
¡Sírvanme la del estribo!, en Tequila, Jalisco
Comentarios