Buscador
Ver revista digital
Actualidad

En Doxey, Hidalgo, listos los campos de flores para el Día de Muertos

flores de Doxey, Hidalgo

A dos horas y media de la CDMX está Doxey, Hidalgo. Los campos están floridos y están a la espera de dar la mejor cosecha a los viajeros.

La experiencia en Doxey es única, ya que podrás cortar las flores directamente del campo. Y con esto, mantener viva una tradición, honrar a nuestros muertos, pero sobre todo, apoyar a estos productores, mujeres y hombres que desde junio se preparan arduamente a rayo de sol, para tener listas las flores que adornarán los altares el primero y el dos de noviembre y, posteriormente, en las tumbas de nuestros seres queridos.

Doxey, Hidalgo

Llegamos a Doxey comunidad ubicada en el municipio de Tlaxcoapan, en el estado de Hidalgo, un campo que se reinventó en los últimos años para transformar sus cultivos tradicionales y dedicar sus milpas a la producción de flores con motivo del Día de Todos los Santos y el Día de Muertos. Además de rentabilidad, han conquistado un prestigio y hoy transitan hacia una senda que aún no alcanza su objetivo, un destino turístico obligado en esta temporada.

Lee: Los bordados indígenas que se niegan a morir

Nos recibió Fanny Vargas, quien ha encabezado esfuerzos para darle otro sentido a la venta simple de flores y hasta antes de la pandemia, ella organizaba un festival con motivo de esas fechas. Fanny nos platica que los clientes llegan, se toman fotografías, compran las flores que desean y los productores se las llevan hasta su automóvil.

Las manos que siembran la flor

Genoveba Pérez Falcón, una mujer de 51 años de edad, tiene poco en la producción de las flores, su parcela está ubicada a pie de carretera, se animó a cultivar porque esta tarea la comenzaron los hombres y estaba reservada solamente por ellos.

El año pasado fue complicado, reconoce, pero su producción la vendió en su totalidad. En medio de su parcela de mano de león, confía que este 2021 será mejor y está lista para recibir a los visitantes con atención personalizada a gusto del cliente.

Camposantos vivos

Para estos productores, su motivación no sólo son las visitas del más allá, sino de los de más acá, que son los consumidores que se preparan para este ritual único en el mundo y que son las flores de cempasúchil, mano de león, nube, besos y girasoles, que adornan estas parcelas, asemejando a un camposanto vivo.

Y es que Tlaxcoapan, un municipio con una población de mas de 26 mil habitantes, increíblemente, es el productor número uno en ataúdes y urnas mortuorias en México y ahora también en flores para el Día de Muertos. Irónicamente, se trata de un municipio que vive de la muerte.

Francisco Cruz, otro de los productores, hace los últimos preparativos en su milpa para esperar a los turistas y visitantes. Como si fuera un ritual, recorre los surcos embellecidos de colores, dándoles el último toque para comodidad de los visitantes.  

La Unesco declaró estas fiestas como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, y es que para los mexicanos la muerte no es el fin, es un paso a un ciclo infinito.

Y como alguien ya lo dijo, esperaremos en nuestros muertos, con altares llenos de cosas, comidas y bebidas, que quizá fueron los que les causaron la muerte. Y desde luego, debe ser muy motivante volver a la tierra de los vivos por aquello que tanto disfrutamos y qué mejor si aparte nos reciben con flores.

Twitter: @MarkoCabanas

IG: Marko Cabañas

autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Suscríbete al Newsletter

Recibe información sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios