Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Un centro cosmopolita

Todo cabe en esta ciudad fundada en 1528 por los españoles. Desde las iglesias hace siglos levantadas, hasta las boutiques y restaurantes de extranjeros que no quisieron irse de aquí, o la constante presencia de tzotziles y tzeltales que hace de este pueblo un rico espacio cultural. Hay barullo en las cafeterías, movimiento en los museos y en las bancas de los parques. Las niñas venden pulseras, rebozos y muñecos de lana afuera de la Catedral de San Cristóbal Mártir. La gente va y viene hasta que atardece en la Plaza de la Paz cuando la catedral se ilumina.

Más actividades