Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Eulalia Guzmán, figura clave y centro de una de las polémicas más grandes de la arqueología del siglo XX

Zacatecas
cultura201902127

Eulalia Guzmán nació un 12 de febrero. Fue maestra, arqueóloga, precursora del feminismo e historiadora. Una brillante vida de investigación se vio opacada por un polémico hallazgo arqueológico.

Mujer de altos alcances y espíritu inquieto y combativo, Eulalia Guzmán fue una figura emblemática y partícipe de grandes transformaciones sociales que ocurrieron en las primeras seis décadas del siglo XX.

Estuvo en pláticas con Walt Disney para lanzar programas pedagógicos, organizó la colección de arte prehispánico de Diego Rivera que compone el Museo Anahuacalli, fue discípula de Antonio Caso, viajó por Europa recuperando documentos prehispánicos, fundó la organización que buscaba el derecho al voto femenino y también participó en la creación del Partido Socialista Mexicano.

Políglota, apasionada, entregada a México, Eulalia Guzmán vivió una durísima prueba que eclipsó su trabaja al volverse protagonista de una de las polémicas arqueológicas más sonadas del siglo XX: fue la encargada de lo que se creyó —y ella afirmó hasta su muerte— eran los restos de Cuauhtémoc, el último tlatoani.

Sus hallazgos fueron descalificados por los especialistas del INAH, lo que la llevó a un periodo de soledad y de pérdida de espacios para la difusión de su trabajo. Sin embargo, su talento y empeño continuó y hoy es recordada por sus valiosas contribuciones historiográficas, arqueológicas, pedagógicas y sociales.

Eulalia Guzmán, breve biografía

Mari Carmen Serra Puche y Manuel de la Torre Mendoza publicaron una semblanza biográfica en la que distinguen su importancia como académica y ponen en perspectiva su contexto histórico.

Eulalia nació el 12 de febrero de 1890 en el poblado de San Pedro
Piedra Gorda (hoy Cuauhtémoc), Zacatecas, localidad agrícola, ganadera
y comercial situada a la vera del camino entre Aguascalientes y la capital
zacatecana.

Con el apoyo de sus padres para continuar sus estudios más allá del nivel básico, Eulalia ingresó en la Escuela Nacional de Maestros de la que se recibió como maestra en el año 1910.

En 1898, la familia Guzmán se mudó a la CDMX. En 1906 formó parte de las fundadoras del grupo Admiradoras de Juárez junto a Hermila Galindo, Luz Vera y Laura N. Torres, cuyo objetivo era la emancipación política de la mujer a través de obtener el derecho al voto.

Debido a su trabajo, Eulalia tuvo cargos públicos como representante de la educación en México en otros países, en eventos pedagógicos de gran envergadura. Sin embargo, ella tuvo interés por la antropología y la arqueología apenas graduada como maestra.

Ingresó entonces a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM para realizar estudios de maestría en Filosofía, grado que obtuvo en 1932. Ahí conoció a Antonio y Alfonso Caso, arqueólogo este último, quien la invitó a participar en la exploración que él dirigía en el sitio de Monte Albán.

Pronto ingresó a trabajar al INAH, lo que le permitió acercarse a los códices y a los documentos antiguos que tenía a la mano en el Museo de Antropología. Ahí nació su tercera vocación: la historia.

Fue comisionada por la Secretaría de Educación Pública y del Instituto Nacional de Bellas Artes para buscar antiguos documentos mexicanos en diferentes países de Europa.

En reconocimiento a su extenso trabajo pedagógico, arqueológico e historiográfico, en 1976 se impuso su nombre a la calle donde estaba su casa. Víctima de problemas pulmonares y cardiacos, Eulalia Guzmán Barrón falleció el primer día del año 1985.

autor Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.
Suscríbete al Newsletter

Recibe infomación sobre eventos, escapadas y los mejores lugares de México directo en tu correo.

Comentarios