Suscríbete: Newsletter Revista
Suscríbete: Newsletter Revista

Isla San Benedicto, el hogar de la manta gigante

Dos de nuestros #ViajerosExpertosMD se lanzaron al Archipiélago de Revillagigedo, conformado por cuatro islas. En San Benedicto, la más bella, se encontraron aves y espectaculares mantas.

Foto: Claudio Contreras Koob
México Desconocido

México Desconocido

Por: Claudio Contreras Koob y Juan E. Martínez-Gomez

A 390 km al sur de Cabo San Lucas (Baja California Sur) y a 840 km al oeste de Manzanillo (Colima), encontramos solitario y apartado al Archipiélago de Revillagigedo. Cuatro islas lo componen, todas con características y cualidades propias: Isla San Benedicto, Isla Socorro, Isla Clarión y Roca Partida. Isla San Benedicto tiene una superficie no mayor a 10 km2 de superficie, es reconocida fácilmente por el cono de cenizas volcánicas que dejó la erupción del volcán Bárcena en 1952. La isla solo tiene vegetación herbácea y sus residentes son todos aves marinas que regresan a pernoctar o reproducirse. 

La oportunidad de realizar monitoreo biológico en Isla San Benedicto finalmente se había hecho posible. Navegando toda la noche en el yate de buceo Southern Sports desde Cabo San Lucas hacia el sur llegamos a este pequeño oasis en medio del Pacífico. Tras arrivar, descargamos nuestro equipo y nos alistamos para ascender hasta el cráter Herrera, uno de los volcanes que engalanan esta isla. Desde el inicio nos dimos cuenta que la tarea no iba a ser fácil. El camino se interrumpía en varios puntos donde tuvimos que negociar escalones de unos 3 a 7 metros de altura para poder seguir ascendiendo por la cárcava. 

Ya entrada la noche sentimos la brisa del mar, debíamos estar cerca del borde del cráter. El camino se hizo más grande invitándonos a seguir, era la mitad del camino. En ese momento fue cuando nos estremeció la llamada de las pardelas colicuña, aves pelágicas que han escogido la protección de San Benedicto para hacer sus nidos. 

Claudio Contreras KoobFoto: Claudio Contreras Koob

Los últimos cincuenta metros fueron los más difíciles: la ceniza se deslizaba mientras intentábamos subir. Después de cuatro horas llegamos al borde del Cráter Herrera. Esa noche pudimos caminar entre nidos de pájaros bobos enmascarados y de albatros de Laysan. Por espacio de dos horas permanecimos sentados en un punto alto del cráter con la esperanza de escuchar vocalizaciones de la Pardela de Revillagigedo. Parecida a la pardela colicuña que habíamos visto, la de Revillagigedo es el ave marina en mayor peligro de extinción en el continente americano. Esta especie tenía una pequeña colonia de anidación en San Benedicto hasta ser extirpada en 1952 por la erupción que produjo el volcán Bárcena cuyas laderas acabábamos de recorrer. 

Los primeros rayos del sol nos iluminaron y dieron la señal para iniciar actividades. Caminamos hacia el norte para registrar a las aves marinas y las especies vegetales presentes después del proceso de recolonización que ha ocurrido a partir de la erupción del volcán Bárcena. Todo esto como parte de un extenso programa de monitoreo de la flora y fauna del Archipiélago de Revillagigedo al cual pertenece esta isla, y que es llevado a cabo por el Instituto de Ecología AC del CONACYT con el apoyo del Mohamed bin Zayed Species Conservation Fund y la Island Endemics Foundation.

 Claudio Contreras KoobFoto: Claudio Contreras Koob

Al encuentro con la manta gigante

Espero pacientemente sumergido en las aguas del Pacífico, solo, frente a mí todo es el inmenso azul, a la distancia finalmente veo mi objetivo, no es una sino tres manchas negruzcas que se aproximan lentamente, escojo una y me aproximo, parece no inmutarse con mi presencia, cuando se acerca puedo ver la inmensidad del animal una manta gigante de casi cuatro metros de envergadura, me posiciono abajo de ella para intentar tomar una foto de su silueta, espero un poco para que asciendan las burbujas de mi respiración y no salgan en la imagen. La manta queda a la expectativa, finalmente con el campo azul ya sin burbujas tomo la imagen y exhalo, para mi sorpresa finalmente se aparta de mí, todo este tiempo la manta estuvo tan solo a 30 cm. encima de mí esperando a que yo exhalara. Las burbujas ciertamente deben de ser placenteras porque ya habiendo exhalado apaciblemente sigue su viaje dejándome en la fascinación total.

San Benedicto es una isla reconocida por los encuentros cercanos que ofrece con estos animales, gente de todo el mundo viene entre noviembre y mayo justamente para vivir experiencias como ésta.

 Claudio Contreras KoobFoto: Claudio Contreras Koob

El canto de la ballena

San Benedicto también atrae por sus ballenas. Espero un buen rato mirando hacia lo profundo pero lo único que logro ver es el azul y los rayos de sol que se filtran. Mientras floto en la superficie la ballena canta y por su cercanía todo reverbera en mi interior, pero no logro ver nada hasta que de pronto detrás de mí noto una mancha negra que se acerca, me volteo bruscamente para encontrar una manta que pasa a menos de dos metros abajo de mí. Un encuentro así, entre cantos de ballena y el azul del mar ¿que más se puede pedir?

Dónde se encuentra

 MD/ Ilustración: Magdalena JuárezFoto: MD/ Ilustración: Magdalena Juárez

Haz tuya esta experiencia

Visitar Isla San Benedicto no es sencillo, pues el acceso a la Reserva del Archipiélago de Revillagigedo es regulado por la Secretaría de Gobernación, Marina y la CONANP, y se necesita un permiso especial para entrar a la parte terrestre. Por su parte, existen viajes de buceo que llevan a tres de las cuatro islas y que salen de Los Cabos, BCS; pregunta por ellos.

Contactos

Yates Southern Sport
Álvaro Obregón No. 1665-2, Plaza Cerralvo, La Paz, Baja California Sur.
southernsportliveaboard.com
Fb. Sea Escape Liveaboard
Tw. @SeaEscapeLiveab

Compañía de buceo Dorado Buceo
Blvd. Manuel Ávila Camacho No. 865, Flores Magón.
doradobuceo.com
Fb. Dorado Buceo Veracruz

Los editores recomiendan: Postales de la #ExpediciónMD a la isla San Benedicto

Comparte tu experiencia

Te Recomendamos