Síguenos

Suscríbete al Newsletter

En busca de los Mogollón

Civilizaciones perdidas en paisajes imposibles

Expediciones En busca de los Mogollóns
mm

Social Media Editor de México Desconocido. Amante de los viajes y la gastronomía mexicana.


Texto y fotografías: Lizette Rolland

Al norte de Mesoamérica se desplegaron culturas que aprendieron a adaptarse a condiciones adversas del ambiente. En Durango, uno de estos grupos fincó su hogar en los acantilados. ¿Qué les orilló a vivir al borde del precipicio?

Hace más de mil años, cuando no había fronteras y la historia de México era dibujada al sur por las grandes culturas mesoamericanas que todos conocemos, caminaban por el norte grupos que sobrevivían a partir del riguroso conocimiento de un medio ambiente adverso y caprichoso. Para los mexicas primero y para los españoles en consecuencia, estos grupos se comprimieron en una masa indistinta de salvajes; fueron los chichimecas que jamás sucumbieron a su conquista y sus supuestos beneficios civilizatorios. Esta historia es sobre los mogollón, uno de esos grupos cuya existencia dejó vestigios al borde del precipicio.

LOS MOGOLLÓN EN SÍNTESIS

 En la región vivieron tres grupos culturales: anasazi (actual Estados Unidos), hohoka y mogollón.

 Prosperaron del 150 a.C. al s.XIV.

 Vivieron en los actuales cuatro estados: Sonora, Chihuahua, Nuevo México y Texas.

 Arquitectura: habitaciones de lodo y piedra enclavados en altos riscos.

 Tenían estilo de vida seminómada probablemente de unas tres generaciones; su cultura desapareció antes de la llegada de los españoles por razones todavía desconocidas.

Objetivo

4 días para llegar a una cueva inaccesible y develar misterios de la cultura de las Quebradas de Durango.

Explorar una cueva con casas al borde de un desfiladero.

Documentar un sitio arqueológico abandonado hace más de 600 años.

 

El viaje

LA CUEVA MOGOLLÓN

Hacia el oeste, la cueva desplegaba otra sección muy distinta. En ella, cientos de huellas de jabalí delataban sus echaderos al lado de estalactitas y estalagmitas que “lloraban” de un techo muy irregular. Acostumbrada a ver estas estructuras siempre en la oscuridad, fue curioso apreciarlas a plena luz del día. Iván y Olaf avanzaban lentamente por un declive cada vez más empinado, pateando piedritas que rodaban hacia el precipicio con algunos segundos de angustioso silencio antes del esperado choque final. Definitivamente aquí no había casitas, así que decidimos regresar a comer algo y acampar bajo el resguardo de la Cueva Mogollón.

Desde este recoveco al noroeste de Durango, el paisaje se derrocha entre montañas y riscos cada vez más lejanos, rematando en algún momento en Cosalá y la costa central de Sinaloa. A los costados, había macizos montañosos como el Cerro de la Campana y quebradas igualmente descomunales albergando, como constó al explorador Carl Lumholtz hace más de cien años, vestigios de estas casas en la Sierra Madre Occidental.

 

DÍA 4: LA DESPEDIDA

Las 8:00 horas y todo sereno. Esa era la hora acordada para hablar con Michelle, pero no lográbamos conectar con Durango, así que uno de los forestales hizo de puente y finalmente pudimos comunicarnos por el radio para acordar la hora del reencuentro. ¡Qué alivio! Ya en el “bolillo” de regreso, Michelle nos tenía una sorpresa: esquivando algunas nubes, había encontrado muchas más casitas encajadas en las paredes del Río Remedios. Ver este nutrido conjunto de casas acantilado desde el aire, fue una recompensa que superó mis expectativas, constando que estos grupos habitaron mucho más al sur del territorio reconocido en los libros. Mi experiencia quedó sellada con la promesa de regresar a conocer más de la cultura mogollón de Las Quebradas de Durango… aunque sería, ahora sí, con la ayuda de las cuerdas y los fierros de escalada.

DÍA 3: SOBREVIVIR EN LA SIERRA

Llegamos, registramos, documentamos y, en lo personal, me asombré como hace tiempo no lo hacía. Ahora todo era cuestión de esperar al helicóptero para regresar a casa. Nada sabíamos del huracán pero el cielo, aunque nublado, asomaba un azul brillante y pintaba toscos rayos de sol en las laderas aledañas. Ya casi no quedaba agua y estábamos pensando compartir la de los jabalíes. Por el radio CV se llegaban a escuchar a los ingenieros forestales de la sierra: que si un camión se atascó por el lodo, que si estaba lloviendo en Vencedores, que si no era mejor sacar los rollos después…

De tan solo imaginar lo que estas personas hacían todos los días para sobrevivir me reveló una perspectiva llena de asombro y de humildad; sentirse atrapado en una estrecha terraza, bajo la amenaza de huracán por un par de días sería, para el mogollón de las quebradas de Durango, una preocupación pasajera. Pasaban las horas y los más ociosos nos pusimos a buscar rutas de escape hacia el Río Remedios o remontando la quebrada, pero nada parecía viable. Walter disfrutaba muchísimo viendo nuestros infructuosos análisis.

 

DÍA 2: EL RASTREO Y LA DOCUMENTACIÓN

Regresamos a la cueva con el cielo aún nublado y un chipi chipi intermitente. Era hora de sacar fotos y de registrar cada recoveco del sitio con cinta métrica en mano. Fernando y Walter se dispusieron a hacer un croquis con medidas y notas pertinentes. En realidad, ya estando ahí, la cueva y sus vestigios resultaron más pequeños de lo que se veía desde el aire, aunque lo extraordinario de sus habitantes quedara intacto. El complejo consta de dos cuevas contiguas, solo una de ellas con estructuras vernáculas: un par de habitaciones pequeñas, otras dos o tres más destruidas hasta los cimientos y una más elevada a pocos metros de distancia. Calculamos que vivirían ahí unas treinta personas.

Pegado al muro trasero habían estructuras que pudieron servir para guardar granos, bien para hacer de cunero (pero ¿cómo jugarían los niños al lado del precipicio?). La cueva más profunda tenía un ojo de agua que ahora era aprovechado por jabalíes, linces o pumas y por un brasero que, sorprendentemente, había sido utilizado por rancheros locales años atrás (esto lo supe por una lata de atún oxidada). Aún así hubo que respetar ese vestigio como arqueológico. Esparcidos encontramos tepalcates, instrumentos de piedra, madera trabajada y hasta balas de rifle.

 

LOS ENIGMAS

Una muralla de roca volcánica se levantaba majestuosa frente a nosotros. Olaf y Argel no pudieron evitar todo tipo de análisis para encontrar el mejor acceso: “podríamos acercarnos por abajo y utilizar las cuerdas para ascender hasta la terracita que se miraba desde el helicóptero” o “instalar un sistema para ascender por el flanco derecho, caminar hasta estar justo encima de la cueva y luego bajar en rapel”. Yo me limitaba a mirar y escuchar, porque imaginarme en pendientes donde los árboles se ven como pequeñas espinas saliendo de una roca gigante, sacudía un poco mi cuerpo. Debo aclarar que jamás haría algo que comprometiera mi seguridad o la del equipo que me acompaña. Mi idea de conocer México y de tener experiencias enriquecedoras no pasa por situaciones que impliquen peligro o actos irresponsables. De hecho, odio eso. Uno se alista para lo que nosotros estábamos dispuestos a hacer: entrenar, conocer el uso del equipo y desarrollar una lectura de la montaña es parte de una cultura del outdoor, penosamente identificada con el deporte “extremo” y con llegar al “límite”.

Walter decidió un primer avance dejando todo en la terraza. A los pocos metros encontramos rocas alineadas que bien pudieron haber sido camas de cultivo. Caminamos por el sendero más franco que el machete pudo abrir, diseñando una vereda que parecía despeñarse aquí y allá, corrigiendo su trayectoria para bordear lo más posible el muro, con la esperanza de encontrar una travesía que ahorrara la instalación de las cuerdas y mis escalofríos (además, con Sandra sobre nosotros qué mejor que llegar secos y sin escalas a la cueva). Avanzamos asegurando cada paso hasta que, tras una curva, un sendero franco remataba a lo lejos con la cueva y sus casitas. ¡Fue mucho más sencillo de lo que parecía! Naturalmente, de no haber llevado el equipo vertical hubiera sido imposible.

 

DÍA 1: EL SOBREVUELO

La logística del vuelo consideró para aterrizar la pista de la ranchería de Los Cardos, entre la Mina de Bacís y San José de Bacís. El acercamiento final a nuestro destino requería cargar todo el equipo al helicóptero, así que se le quitaron las puertas para aligerarlo.

Antes de aterrizar en el improvisado helipuerto sobre una terraza entre dos precipicios, Michelle Zepeda, nuestro audaz piloto, acercó lo que llamaba su “bolillo” a una imponente pared que, partida en dos por una alargada cueva, asomaba pequeñas ventanas, puertas y muros. Finalmente frente a nosotros, exhibiendo todo su esplendor cual maqueta de escala imposible: la morada de los mogollón.

¿Qué pudo haber orillado a estos grupos humanos a vivir en aquellas condiciones? ¿Sería una forma de vida impuesta por vecinos agresivos? ¿O se trataba de caseríos seminómadas en su paso a zonas bajas y cálidas en invierno, y altas y frescas en verano? Desde el aire no se veía ningún acceso franco. Era hora de bajar del “bolillo”.

“¡Nos vemos el sábado, seguro, pero si llega el huracán, pues entonces será hasta el domingo, aunque esperemos que Sandra no pegue tan fuerte porque sino…!”. Fueron las últimas palabras de Michelle antes de sonreír y hundir el helicóptero en el precipicio, con sus sórdidas hélices desvaneciéndose en la inmensidad de la Sierra Madre Occidental. Después del estruendo, quedamos solos con nuestras cuerdas, fierros de escalada, tiendas de campaña, bolsas de comida y ocho litros de agua por persona.

EL ENCUENTRO

Calculé mal el tiempo y mi corazón se detuvo de tan solo pensar que estaba a punto de quedarme al margen de conocer una de las culturas más extremas y olvidadas de México: los mogollón. Pero la suerte estuvo de mi lado y llegué justo a tiempo para abordar el avión a Durango. Como los planes de la expedición consideraba el acercamiento a las aisladas quebradas de la sierra en helicóptero desde la ciudad de Durango, contaba con el resto del día para afinar detalles con el líder de la expedición: ni más ni menos que Walter Bishop, un Indiana Jones mexicano, con su vasta fama de superar los más intrincados retos en la montaña antecediéndole.

Walter ya no estaba. Tenía que salir temprano para cubrir el sinuoso trayecto de mesetas enlodadas y oscuras quebradas que el helicóptero cubriría en poco más de 40 minutos al día siguiente.

Su vehículo cargaba con el peso del equipo vertical para, de ser necesario, armar sistemas de cuerdas para subir o bajar por los desfiladeros que resguardan las “casitas”, como afectuosamente les llama. Walter, siendo piloto de avioneta, había visto estos vestigios al sobrevolarlos 30 años atrás. A pesar de su larguísima lista de aventuras no las había podido visitar. Hasta ahora.

¿QUÉ EQUIPO SE UTILIZÓ?

Equipo colectivo: tiendas de campaña, estufa, radios, botiquín de primeros auxilios.

Equipo personal: mochila, colchoneta, bolsa de dormir, lámpara frontal, navaja, impermeable, cámara fotográfica, plato hondo, taza y cubiertos.

Equipo vertical: cuerdas, arneses, cascos, fierros de escalada como ochos, mosquetones y ascensores.

Alimentos: ocho litros de agua por persona y una bolsa con comida deshidratada, enlatados, galletas y nueces.

Momentos culminantes

El primer encuentro con las casas acantilado desde el aire fue impactante. Suspendidos por unos minutos frente al gigantesco paredón en el helicóptero, mirando de frente a una civilización llena de enigmas.

Recorrer por primera vez las casitas de tierra y piedra acomodadas, explorando cada recoveco para intentar recrear la vida de estas personas, con una vista impresionante al vacío.

La sesión fotográfica de Juan Carlos al caer la tarde, aprovechando luces y sombras para extraer todo el esplendor de los vestigios arqueológicos y sus cuevas.

\"\"

El equipo

Walter Bishop

Walter Bishop Jefe de la Expedición y Explorador Maestro de la montaña y aventurero de hueso colorado nacido en El Salto, Durango. Comprometido con la ecología y sociedad duranguense. Es dueño de Excursiones Pantera.

Fernando Martínez Pérez

Fernando Martínez Pérez Explorador Director de turismo alternativo estatal y compañero de aventuras de Walter. Aficionado a la foto, convencido en lo fundamental de enseñar las riquezas naturales de Durango para poderlo conservar.

Erik Olaf Vergas De los Ríos

Erik Olaf Vergas De los Ríos Explorador Director de turismo de naturaleza municipal. Especialista en cuerdas para escalada, cañonismo y montañismo. Ama las actividades en la naturaleza y las exploraciones en la sierra.

Lizette Rolland

Lizette Rolland Escritora y fotógrafa Coleccionista de experiencias al aire libre y apasionada del mundo rural mexicano con muchos kilómetros atesorados y dos hijos que alimentar.

Édgar Argel Vargas De Los Ríos

Édgar Argel Vargas De Los Ríos Montañista Especialista en cuerdas para escalada, cañonismo y montañismo. Practica actividades de aventura desde pequeño: patinaje extremo, MTB, Dirty Jump.

Juan Carlos Campos Taylor

Juan Carlos Campos Taylor Fotógrafo Fotógrafo con inclinación por el video, los deportes al aire libre y los largos viajes sobre una bicicleta con alforjas.

Iván Christian Álvarez Pérez

Iván Christian Álvarez Pérez Paramédico Trabaja para el H. Cuerpo de Bomberos y es buzo de rescate. Tiene todo el gusto por dar servicio de paramédico en aventuras al aire libre.

Localización

Recomendaciones

Comentarios

Lo último

Puebla

Cuetzalan, uno de los pueblos más bonitos de México

Cuetzalan es un pueblo mágico que parece salido de un cuento de hadas, estas son algunas razones por las que tendrías que empacar tu maleta y viajar para conocerlo.

México

4 lugares de la CDMX para comer una deliciosa sopa de tortilla

En esta lista encontrarás los mejores lugares de la CDMX para comer sopa de tortilla, arma tu tour y prueba todas.

Guerrero

No te pierdas la Feria Nacional de la Plata en Taxco

¿Buscas un bonito regalo para Navidad? Lánzate a este Pueblo Mágico de Guerrero y descubre las maravillas que los artesanos taxquenses crean con sus hábiles manos en plata.

Durango

Trekking en Durango: haz deporte de aventura y salva el planeta

En el desierto de Durango hay un paraíso que necesita ser salvado: el Cañón de Fernández, donde a tu lado pasan correcaminos, vuelan garzas y hay árboles de más de mil años de vida (1,300 para ser preciso). ¡Sí, en el desierto!