Portada-2020-MD-507
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Pueblear

¡El amor está en el aire! Un fin de semana romántico en Avándaro

¿Qué mejor escenario que el bosque, las cascadas y la bruma del Estado de México, a unos kilómetros de Valle de Bravo, para pasar unos días en pareja?

11-11-2019, 9:26:55 AM
¡El amor está en el aire! Un fin de semana romántico en Avándaro
mm

Ex Editora Web de mexicodesconocido.com

De vez en vez, a todas las parejas les viene bien salir de la rutina para “refrescarse”. Si viven en el centro del país, Avándaro –en el Estado de México– es una gran opción para pasar unos días románticos sin ir demasiado lejos.

A sólo 145 kilómetros de la capital mexicana, este poblado tiene un doble atractivo: sus fascinantes parajes naturales y su cercanía con Valle de Bravo, un Pueblo Mágico con un encanto único.

Alejandra Suárez Alejandra Suárez

Si planean escaparse a Avándaro un fin de semana, les proponemos este plan. ¡A empacar maletas!

Sábado

Salida: 7 am

La autopista desde CDMX es en su mayoría recta, por lo que llegarán rápido a su destino. Después de hacer check-in, desayunen ahí mismo (los hoteles que aquí les proponemos cuentan con excelentes desayunos).

En Avándaro existen opciones de hospedaje para todos los presupuestos. Si buscan un hotel no muy costoso y donde puedan sentirse como en casa, La Joya del Viento les fascinará: este Bed and Breakfast familiar cuenta con cuatro cabañas equipadas con fogata, una alberca en medio del jardín y hamacas para recostarse y olvidarse del mundo. Los desayunos se preparan al gusto del huésped: huevos, jugo, pan traído del pueblo, mermelada hecha en casa… ¡Suena como el plan perfecto para apapacharse!

Ahora bien, si buscan algo más exclusivo, el hotel Misión Refugio del Salto es la mejor opción: aquí podrán quedarse en una lujosa habitación con vista al bosque, nadar en la alberca techada o en la que está al aire  libre y tomar una copa es su terraza-bar con vista a la cascada.

 Rodavento

¿Prefieren un hotel boutique? Reserven en el Rodavento: en la orilla de un lago y rodeado por bosque, permite hacer fogatas, dar un paseo en kayak, hospedarse en habitaciones con jacuzzi, consentirse en un spa y cenar en uno de los mejores restaurantes de la zona.

Aventura en el bosque

Después de desayunar y descansar, diríjanse al centro de Avándaro. Si están en plan aventurero, en la calle principal hay varios locales donde se rentan cuatrimotos para explorar los alrededores. Pueden visitar el mirador o bien la estupa de la paz, un fascinante monumento tibetano donde podrán tomarse un minuto para meditar. Los recorridos pueden durar desde 1 hora hasta 4.

Ahora bien, si sienten todavía más intrépidos, tomen el tour en cuatrimoto y cierren con broche de oro: lanzándose del parapente. ¡Será una experiencia inolvidable!

Alas del Hombre/Miguel Gutierrez Alas del Hombre/Miguel Gutierrez

Seguramente terminarán hambrientos (y súper enlodados), así que, después de darse un baño, regresen al centro para comer en uno de los restaurantes más clásicos de Avándaro: Los Churros. ¿El platillo estrella? La alcachofa gratinada con queso, una verdadera delicia. Y, de postre, por supuesto, unos churros calientitos.

Por la tarde-noche…

Los hoteles en Avándaro son tan bellos que vale la pena pasar tiempo en sus instalaciones. Así que destinen toda una tarde a relajarse en sus albercas, jacuzzis, jardines o terrazas.

Por la noche, si quieren salir de nuevo, en Avándaro existen varias pizzerías ideales para cenar exquisito y brindar con una copa de vino. ¿Nuestra favorita? La Vera Pizza, un local pequeño e íntimo con exquisitas pastas y pizzas a la leña. ¡Pidan una de las pizzas dulces de postre!

Domingo

Para disfrutar el domingo al máximo, existen dos opciones.

La primera es desayunar en el hotel y después ir de nuevo al centro de Avándaro, esta vez para explorarlo a pie. En la calle principal hallarán numerosas tiendas de muebles y objetos de diseño, así como cafés, heladerías y pastelerías. A un par de kilómetros de la calle principal se encuentra, yendo de bajada, la cascada Velo de Novia, una espectacular caída de agua de 35 metros rodeada por un espléndido paisaje.

Jordi Linares Jordi Linares

Cuando sientan hambre, caminen hacia la calle Rosales y busquen el restaurante VE Cocina Española, un espacio pequeño con mesas al aire libre y un ambiente muy acogedor. Pueden pedir unas tapas para comenzar, unas copas de tinto de verano para refrescarse y alguna especialidad española de plato fuerte. ¡Todo está para chuparse los dedos!

Para los amantes de la naturaleza…

La segunda opción es levantarse temprano para visitar el santuario de las monarca Piedra Herrada, que se encuentra a unos 20 minutos de Avándaro por carretera. El tiempo de subida al cerro puede variar de 30 minutos a una hora, pero ¡el espectáculo que hallarán al llegar bien valdrá la pena! Lleven ropa cómoda, tenis para no resbalarse, gorra y una botella de agua. En total, el recorrido les tomará unas tres horas. Al bajar pueden comer unas quesadillas o empanadas en alguno de los puestos.

¡Toma nota!
La temporada de las mariposas monarca es de noviembre a marzo.

Dónde dormir

  • Hotel Misión Refugio del Salto
    Montana Brava S/N Col. Avándaro, Valle De Bravo.
    hotelesmision.com.mx
  • Rodavento
    Carretera Valle de Bravo Km. 3.5, Los Saucos, Valle de Bravo.
    rodavento.com

Dónde comer

  • Los Churros de Avándaro
    Av. Del Carmen 10, Avándaro

Te recomendamos: