Buscador
Ver revista digital
Conoce México

Guaje, la rica vaina silvestre que va quedando en el olvido

guajes_mercado_dos_dos

¿Has probado el delicioso guaje? Te contamos sobre esta vaina que se consume en México desde tiempos prehispánicos.

Mucho tiempo antes de que Hernán Cortés pisara estas tierras, nuestros ancestros comían con gozo intenso las semillas conocidas como guaje. Pero conforme han pasado los siglos la popularidad del fruto ha decaído entre los mexicanos, tal vez por la penosa razón de que producen gases. 

Por ejemplo, las nietas de doña Xenoria Jiménez, cocinera tradicional de Oaxtepec, Morelos, le rechazan a su abuelita su guaxmole —guiso de cerdo en salsa de guajes, digno de ganar un campeonato culinario internacional— bajo el argumento que de comerlo no podrían acercarse a los muchachos o besar a sus novios.  

¿Pero, por qué nos habremos puesto tan quisquillosos con los guaje si lo traemos en lo más profundo de nuestras raíces? Los historiadores y arqueólogos han encontrado evidencias del uso del guaje en Mesoamérica en al menos tres códices: 

El Badiano, en donde a este producto se le nombra como tlahuaxin; en el Códice Xolotl, en donde se le representa con el glifo de un manojo llamado huazin; y en el Códice Florentino, en el que se muestra la ilustración de una transacción de compra y venta (o trueque) de guajes. 

Más sobre el guaje

De cómo los ancestros lo comían no está del todo claro, pero todo apunta a que sacaban las semillas, que por lo general son 26, de sus vainas para luego tatemarlas en el comal con sal, y así comerla como botana durante todo el día.

Incluso así se sigue comiendo en Acapulco, Guerrero, lugar donde el guaje forma parte de la dieta de gran parte de la población pues se da por millones, y de manera silvestre, en los montes durante los meses de enero a mayo. 

Ahí se consume en tortas de huevo, acompañando un huevo frito, por supuesto en salsa de chiles secos, en guaxmole con carne de cerdo o chivo, e incluso crudos, así, directo de la vaina.  

Tehuacán, Puebla, es otra de las regiones de México en donde el guaje es venerado, pues sin esta semilla no podría realizarse como la tradición manda uno de sus platillos más exquisitos y representativos: el mole de caderas.  

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) indica que existe presencia de árboles de guaje de manera silvestre en los estados de Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Coahuila, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, así como en San Luis Potosí. 

Otros lugares donde se consume

Además de Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y por supuesto Oaxaca en donde además de formar parte de su alimentación diaria es usada como un fitomedicamento contra los parásitos y amebas intestinales.  Debimos suponer que esos efectos en la panza tenían una razón de ser.  

Pese a que el guaje es un producto de origen absolutamente mexicano, al realizar este trabajo me encontré que hay paisanos que han sembrado guajes en los patios de sus casas en Phoenix, Arizona, e incluso en lugares fríos como Canadá. Tal vez sea por eso que la Conabio considera al guaje como un producto que no está en peligro de extinción, aunque sí del olvido, de la relegación e incluso de la discriminación cultural.

Referencias:

Descripción del guaje

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.
Comentarios