PAG-000-MD-505
Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Historia

Historia de Los Pinos, la casa de todos los mexicanos

Conoce la historia de Los Pinos, la casa que han habitado los presidentes desde Lázaro Cárdenas, estableciendo así una tradición que se conserva hasta el momento.

08-07-2018, 10:01:58 AM
Historia de Los Pinos, la casa de todos los mexicanos
mm

Viajero que además de experiencias por la vida anda tras el click.

La costumbre obligaba a todos los nuevos presidentes de México a habitar el Castillo de Chapultepec junto con toda su familia. Pero en 1934 esta idea no le agradó para nada al nuevo mandatario nacional, nacido en Michoacán, Lázaro Cárdenas del Río, tras considerar que la residencia en la que en el pasado hubieran vivido personajes como Maximiliano era enorme y ostentosa.

Supo que en el camino entre el Castillo de Chapultepec y Palacio Nacional había una propiedad del gobierno mexicano conocido como “Rancho La Hormiga”, que antes perteneciera a un acaudalado llamado José Miguel Pacheco, que usara el lugar como una espléndida residencia de verano. Se cree que le llamó “La Hormiga” por la abundancia de estos insectos en la zona, aunque también pudo ser porque se trataba de su propiedad más pequeña.

El terreno le había sido vendido por José Pablo Martínez del Río, un médico panameño famoso por introducir a México la anestesia y el cloroformo. El galeno construyó aquí La Casa Grande, una propiedad estilo chalet inglés, además de caballerizas y un estanque que resaltaba el verdor de los espléndidos jardines.

Pero previo a todo aquello el predio había formado parte de un trapiche para la trituración de trigo. Aquel molino pertenecía a la Corona Española quien se apropió del predio tras la conquista de la Nueva España. Si el lector es atento se habrá dado cuenta que en esta retrospectiva no se explica cómo es que el gobierno mexicano se hizo del predio, lo cual se detallará en párrafos siguientes.

Cárdenas fue el primer presidente, pero no el primer político

Aunque Lázaro Cárdenas, junto con su familia, fue el primer presidente en ocupar el predio al que hoy conocemos como Los Pinos, estableciendo así una tradición que se conserva hasta el momento, la realidad es que no fue el primer político en hacerlo.

Debido a su ubicación, el Rancho de la Hormiga era un lugar estratégico para los gabinetes presidenciales, al estar cerca del Castillo de Chapultepec y cerca del Palacio Nacional, razón por lo que el presidente Venustiano Carranza ordenó expropiar el predio, bajo el único argumento de que “el gobierno tiene necesidad de tomar posesión”.

Hecho lo cual Carranza permitió que la familia de su general, Álvaro Obregón, ocupara el predio recién expropiado. Luego lo hizo Plutarco Elías Calles.

La familia Martínez del Río, a la cual el gobierno había arrebatado La Hormiga, interpusieron recursos para la devolución del predio. Álvaro Obregón terminó por avalar la compra del terreno, la transacción finalizó en febrero de 1923.

Lázaro Cárdenas, el primer presidente de Los Pinos

Al llegar Cárdenas nombró al rancho de “La Hormiga” como “Los Pinos, como se llamaba el lugar de la huerta de Tacámbaro, Michoacán, donde él y su esposa se conocieran.

Y aunque el Castillo de Chapultepec le parecía ostentoso al nuevo presidente de México, el proyecto de mejoramiento de la nueva residencia presidencial no lo fue menos: se instaló una casa que hoy lleva su nombre, oficinas, una escuela de tiro, alberca con baños, vestidores, etcétera.

Después arribaron a Los Pinos las familias de los presidentes Manuel Ávila Camacho, Adolfo López Mateos, Miguel Alemán Valdés, Adolfo Ruiz Cortinez, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto, y hasta el momento que se escribe este texto es una incógnita si también llegará a ella Andrés Manuel López Obrador.