Suscripciones Media Kit
apple googleplay

Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Sin categoría

Historia y cine entre muros centenarios (Durango)

Cuanto más recorres el estado de Durango, cada vez encontraras más sorpresas novedosas en todas sus rutas

13-07-2010, 11:00:38 AM
mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.

Con un territorio que ocupa el cuarto lugar en extensión a nivel nacional, Durango es un terreno propicio para aventurarse en un viaje a través del tiempo y los recuerdos. El viajero redescubrirá viejos sitios que guardan la esencia de la historia, como pueblos y villas coloniales, haciendas, reales de minas y los pueblos de película que tanta fama le han dado a la entidad.

La ciudad de Durango es el punto de partida ideal para encaminarse hacia todas las direcciones, pero no sin antes haber saboreado su atmósfera colonial, plena de templos y mansiones de soberbia cantera. Hacia el sur de la ciudad capital, sale al encuentro la ex hacienda de La Ferrería, donde Juan Manuel Flores estableció en 1828 la primer fundidora de beneficio para los minerales extraídos del Cerro del Mercado. No lejos de ahí se encuentra Los Álamos, un escenario cinematográfico que se construyó especialmente para filmar la historia de la bomba atómica, el cual reproducía a la población de Los Álamos, ubicada en Nuevo México, sitio donde se construyeron las dos bombas atómicas arrojadas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Atravesando el famoso Espinazo del Diablo, la carretera que se dirige hacia Mazatlán nos conduce también al encuentro de imágenes filmográficas, como las que evocan El Salto: el Pueblo de Madera.

La región del sureste nos hace retroceder hacia los orígenes del estado, territorio donde se encontraba en el siglo XVI la frontera entre los indios zacatecos y los tepehuanos. Precisamente en esa frontera, en lo que hoy es la ranchería de Ojo de Berros, fray Jerónimo de Mendoza ofició en 1555 la primera misa sobre suelo durangueño. Nombre de Dios fue el primer asentamiento de los colonizadores del Valle de Guadiana, y su templo de San Francisco, junto con el de San Antonio de Padua en Amado Nervo, son dos auténticas joyas del siglo XVIII.

Hacia el norte de la capital podremos descubrir el “corredor del cine” con su trilogía de sets: “La Calle Howard”, San Vicente Chupaderos, y el rancho“La Joya”. ¡Cuántas estrellas de Hollywood dejaron aquí su huella! Como la dejó en el norte del estado el legendario Pancho Villa, cuya manera de vivir no estuvo muy lejana de un guión cinematográfico. En la ranchería de La Coyotada aún se puede visitar la humilde casa que lo vio nacer; y más al norte, en los límites con Chihuahua, la ex hacienda de Canutillo, la última residencia de Pancho Villa, mantiene viva la memoria del caudillo.

El noroeste del estado nos regala pueblos fantasmas, ex haciendas y jóvenes ciudades que progresaron rápidamente. Peñón Blanco y La Loma son las ex haciendas más importantes de esta zona; en esta última fue donde se organizó la célebre División del Norte y donde Francisco Villa fue nombrado jefe supremo. La población de Nazas también tiene su lugar en la historia, pues ahí residieron durante ocho días en 1864 los poderes de la nación, cuando el presidente Juárez libró desde el norte del país su lucha por la soberanía de México.

Ya en los límites con Coahuila, en la región conocida como la Comarca Lagunera, Ciudad Lerdo y Gómez Palacio son muestra palpable de la tenacidad de los duranguenses. En estos dos centros urbanos se advierte la influencia extranjera, principalmente la de origen árabe, como se puede apreciar en los edificios parroquiales de estilo mudéjar. En contraste con estas dos activas ciudades, descubriremos un poco más al norte los recuerdos de la bonanza minera, iniciada en el siglo XVI: Mapimí y Ojuela, ya convertido este último en pueblo fantasma de profundo misterio, reforzado por un agónico puente colgante de más de 300 metros de longitud.

También en el noroeste del estado se hace presente la huella gambusina en Tejamen, uno de los pueblos fantasmas más bellos y desconocidos de México. Más adelante, en las estribaciones de la Sierra Madre Occidental, Guanaceví y Santiago Papasquiaro son la presencia de la Colonia y sus misiones evangelizadoras. Originarios de Santiago Papasquiaro, los hermanos Revueltas dejaron en la población un legado cultural que permanece vivo hasta nuestros días.

En este mismo trayecto se pueden visitar las ex haciendas de Guatimape y La Sauceda, en particular se recomienda hacer una escala en esta última, célebre por haber sido atacada durante la rebelión tepehuana en 1616 mientras se celebraba una fiesta patronal.

Recuerdos, todos estos, de historia y cine, herencia y fantasía de madera, adobe y cantera que hacen de Durango una joya por descubrir.

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Chiapas
4 días de aventura en la selva Lacandona

Cascadas impresionantes de gran belleza, antiguas ciudades mayas, jungla con paisajes majestuosos, vida silvestre y pueblos originarios, son el perfecto recorrido en Chiapas. 

México
Casa 21, la casa más bonita donde puedes dormir en Sayulita

Casa 21 es una de las casas más antiguas de Sayulita, la cual después de una larga remodelación ahora se renta para que puedas disfrutar de unos días de playa junto a todos tus amigos.

Art Point
México
Art Point, una galería propositiva para todos los gustos

Art Point abrió sus puertas en la CDMX, en Séneca 53, colonia Polanco. Esta galería de arte reúne obras de distintos tipos y de artistas tanto de México como del mundo.

Yucatán
Imágenes de Yucatán desde las alturas

Te has preguntado cómo se ve Yucatán desde las alturas. Te compartimos estás impresionantes vistas aéreas; si ya te gustaba Yucatán, ahora lo amarás.