Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Conoce México Historia

Las diversas historias detrás del Himno Nacional

¿Cuántas veces hemos cantado el Himno Nacional mientras sentimos que algo se enciende en nuestro pecho? Seguramente muchas, pero pocos saben que detrás de esa música se esconden hazañas verdaderamente curiosas, casi increíbles.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Numerosos himnos fueron rechazados, se cuenta que una chica encerró a su novio para que escribiera el poema que terminaría por ser el ganador, después, tanto la melodía como el poema cayeron en el olvido y se rechazó el himno por tener un origen español. Esas y otras faenas tuvieron que pasar para que tuvieramos el Himno Nacional Mexicano que entonamos hoy en día.

Otros tantos himnos

Para empezar a contar esta historia debes saber que el himno que todos conocemos y cantamos  no ha sido el único que ha tenido nuestro país.

Se puede decir que la historia de los “himnos” se remonta a mucho tiempo antes de la guerra de independencia, había cantos aquí y allá. La historia reconoce como un primer himno nacional a la llamada Marcha Real o Marcha Granadera que desde 1761 se empezó a usar en España y sus colonias durante las ceremonias cívicas,  este tema fue autoría de Manuel de Espinosa de los Monteros, una obra que tomó un nuevo sentido justo durante la durante la Guerra de Independencia. Pero este primer intento de tener un canto nacional con el tiempo fracasó porque la gente lo olvidaba y al parecer también los gobernantes.

El segundo intento, ya después de la Guerra de Independencia, fue escrito por Juan Torrescano en 1821, fue escrito una vez consumada la Independencia, en honor a Agustín de Iturbide y aunque también fracasó, quedó en la historia por ser el primero que propagaba la libertad del pueblo mexicano. 

Aquí te compartimos la primera estrofa para que te imagines cómo sería cantarlo…

“Somos independientes,
¡viva la libertad!
¡Viva América libre
y viva la igualdad!
¡Viva América libre
y viva la igualdad!”

El texto de Torrescano fue rechazado porque el proyecto nacional estaba enfocado en unir al pueblo mexicano, es decir, el himno debía impulsar el nacionalismo del país y cómo podemos ver en los versos anteriores, el autor se dirigía a todo el continente americano.

Años más tarde, el 13 de julio de 1844 otro músico de nombre Eusebio Delgado musicalizó un poema anónimo que honraba a Antonio López de Santa Anna quien estaba en su 8º periodo de gobierno durante la república centralista, esta idea también fue todo un fracaso ya que al público no le gustaba. 

Cortesía Sep

La convocatoria definitiva

Otros tantos himnos fueron rechazados o simplemente cayeron en el olvido, hasta que años después de la Independencia y con el dolor que los mexicanos sentían por la pérdida de Texas (1853), el expresidente Santa Anna necesitaba símbolos patrios que ayudaran a unir a la población, entre estos creyó necesario tener un himno que enardeciera la sangre de los habitantes del país para que pese a las guerras se sintieran orgullosos por ser parte de esta bella nación.

La convocatoria de Santa Anna que salió en el Diario Oficial, se dividió en dos partes, la primera era para la parte escrita y la segunda para la musical.

El ganador del primer certamen fue el poeta oriundo de San Luis Potosí y de padre español Francisco González Bocanegra quien se negaba a participar en el concurso lanzado por Santa Anna, una versión de la historia cuenta que fue obligado por su prometida, Guadalupe González del Pino y Villalpando,  para que escribiera un himno y concursara debido al talento que ella apreciaba en él gracias a los poemas que le escribía. Cuenta también que cuatro horas después de este encierro uma hoja salió por debajo de la puerta de la habitación en la que se encontraba en la cual estaba escrito el himno nacional.

En el concurso convocado por Santa Anna participaron 26 poetas y se eligió el del escritor potosino ya que en sus versos se expresaba la defensa de la patria; el poeta narraba en sus estrofas la situación y disposición de los mexicanos y la nación ante una invasión extranjera, a Santa Anna le gustó la idea porque así el gran “Vencedor de Tampico” sería recordado. 

La música llegó después

Ahora pasemos a la música. Una vez que se tuvo la letra, se lanzó la convocatoria para musicalizar el poema de Bocanegra. En esta ocasión participaron 15 compositores. El ganador del concurso fue el español Jaime Nunó. Nunó había conocido al expresidente Santa Anna durante su visita a Cuba y quien recientemente había llegado a México a trabajar como director de bandas de guerra; sin embargo, pese a ser ganador del certamen, la música de Nunó no fue bien recibida por los mexicanos pues al fin y al cabo era un español y lo que menos querían en ese entonces era un Himno cuya música fuera escrita por un extranjero. 

Sin embargo y pese a la molestia de la gente el  Himno Nacional Mexicano quedó listo con la música de Jaime Nunó y letra de Francisco González Bocanegra y fue interpretado por primera vez en público el 15 de septiembre de 1854 en el Teatro Santa Anna (luego Teatro Nacional de México). 

La dirección orquestal corrió a cargo del compositor y contrabajista italiano Giovanni Bottesini (1821-1889) –quien  se encontraba en México y también había participado en el concurso-  además participaron  la soprano Claudina Fiorentini y el tenor Lorenzo Salvi. No obstante, esa interpretación no se consideró oficial, pues el presidente López de Santa Anna no se encontraba presente en el evento. Al día siguiente, 16 de septiembre, el estreno oficial del Himno Nacional fue dirigido por Jaime Nunó y los solistas fueron la soprano Balbina Steffenone y, una vez más, el tenor Lorenzo Salvi.
 
Todo indicaba que este himno iba a tener el mismo destino que los anteriores, al llegar al poder Juan Nepomuceno Álvarez y al Himno Nacional, que había sido creado bajo un gobierno conservador, le fueron suprimidas dos estrofas que ensalzaban, respectivamente, a Iturbide y a Santa Anna. Los presidentes posteriores olvidaron el himno y fue hasta el mandato de Porfirio Díaz que el Himno volvería a ser tomado en cuenta para ser interpretado en las ceremonias oficiales, aunque con el tiempo las 10 estrofas que conformaban la composición original de González Bocanegra sufrieron diversas supresiones y modificaciones, hasta ser lo que cantamos el día de hoy que cada día lo cantamos con más fuerza, al sentirnos orgullosos de ser mexicanos. 
 

Himno Nacional Mexicano completo:

(Coro)
Mexicanos, al grito de guerra 
El acero aprestad y el bridón, 
Y retiemble en sus centros la tierra 
Al sonoro rugir del cañón. 


Ciña ¡Oh Patria! tus sienes de oliva 
de la paz el arcángel divino, 
que en el cielo tu eterno destino 
por el dedo de Dios se escribió. 
Mas si osare un extraño enemigo 
profanar con su planta tu suelo, 
piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo 
un soldado en cada hijo te dio. 

II 
En sangrientos combates los viste 
por tu amor palpitando sus senos, 
arrostrar la metralla serenos, 
y la muerte o la gloria buscar. 
Si el recuerdo de antiguas hazañas, 
de tus hijos inflama la mente, 
los laureles del triunfo, tu frente, 
volverán inmortales a ornar. 

III 
Como al golpe del rayo la encina 
se derrumba hasta el hondo torrente 
la discordia vencida, impotente, 
a los pies del arcángel cayó. 
Ya no más de tus hijos la sangre 
se derrame en contienda de hermanos; 
solo encuentre el acero en tus manos 
quien tu nombre sagrado insultó. 

IV 
Del guerrero inmortal de Zempoala 
Te defiende la espada terrible, 
Y sostiene su brazo invencible 
tu sagrado pendón tricolor. 
El será del feliz mexicano 
en la paz y en la guerra el caudillo, 
porque él supo sus armas de brillo 
circundar en los campos de honor. 


¡Guerra, guerra sin tregua al que intente 
de la patria manchar los blasones! 
¡guerra, guerra! los patrios pendones 
en las olas de sangre empapad. 
¡Guerra, guerra! en el monte, en el valle, 
los cañones horrísonos truenen 
y los ecos sonoros resuenen 
con las voces de ¡Unión! ¡Libertad! 

VI 
Antes, Patria, que inermes tus hijos 
bajo el yugo su cuello dobleguen, 
tus campiñas con sangre se rieguen, 
sobre sangre se estampe su pie. 
Y tus templos, palacios y torres 
se derrumben con horrido estruendo, 
y sus ruinas existan diciendo: 
de mil héroes la patria aquí fue. 

VII 
Si a la lid contra hueste enemiga 
nos convoca la trompa guerrera, 
de Iturbide la sacra bandera 
¡Mexicanos! valientes seguid. 
Y a los fieros bridones les sirvan 
las vencidas enseñas de alfombra: 
los laureles del triunfo den sombra 
a la frente del bravo adalid. 

VIII 
Vuelva altivo a los patrios hogares 
el guerrero a contar su victoria, 
ostentando las palmas de gloria 
que supiera en la lid conquistar. 
Tornáranse sus lauros sangrientos 
en guirnaldas de mirtos y rosas, 
que el amor de las hijas y esposas 
también sabe a los bravos premiar. 

IX 
Y el que al golpe de ardiente metralla 
de la Patria en las aras sucumba 
obtendrá en recompensa una tumba 
donde brille de gloria la luz. 
Y de Iguala la enseña querida 
a su espada sangrienta enlazada, 
de laurel inmortal coronada, 
formará de su fosa la cruz. 


¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran 
exhalar en tus aras su aliento, 
si el clarín con su bélico acento 
los convoca a lidiar con valor. 
¡Para ti las guirnaldas de oliva; 
¡un recuerdo para ellos de gloria! 
¡un laurel para ti de victoria; 
¡un sepulcro para ellos de honor!

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.