Síguenos

Suscríbete al Newsletter

Vive Experiencias Spa y relajación

Hotelito Desconocido, un paraíso para dormir sobre el agua en Jalisco

Uno de nuestros expertos se lanzó a Tomatlán, en la costa del Pacífico, para descubrir este refugio, ubicado entre el mar y un estero, donde podrás descansar en palafitos en contacto con la naturaleza.

mm

Conoce México, sus tradiciones y costumbres, pueblos mágicos, zonas arqueológicas, playas y hasta la comida mexicana.


Al llegar cada paisaje fue una sorpresa. La belleza natural que me rodeaba, playas vírgenes de arena blanca, canales de agua cristalina, manglares y el estero El Ermitaño, me quitaron el aliento desde el primer momento.

Como en una historia fantástica, pude admirar espejos de agua que convierten a la noche en un mar de estrellas, y contemplar los tonos intensos de un atardecer con los pies sumidos en la arena. Enclavado en un santuario jalisciense, que es reserva natural protegida en Tomatlán, se encuentra el único hotel en la zona, tal vez de ahí su nombre, Hotelito Desconocido, un lugar tranquilo y apartado del mundo, cuyo gran respeto por la naturaleza y la tranquilidad se percibe en el entorno y en la gente, desde que uno posa un pie en esta tierra.

Una de las tantas buenas impresiones que me llevé fueron las construcciones de los palafitos -esas viviendas soportadas dentro de un cuerpo de agua por estacas-, y estas en especial me fascinaron, pues están decoradas con colores y finas artesanías mexicanas. Cada palafito tiene personalidad y nombre propio, inspirado en las cartas de la lotería mexicana. Yo me quedé en Las Jaras, el único con dos cómodas, amplias camas y con mobiliario con diseños de jaras, además de una preciosa vista al estero. Al caer la noche, todo quedó en ámbar, las velas que iluminaron mi habitación generaron una atmósfera que me invitó al descanso y a la reflexión.

Hotelito Desconocido, en Playón de Mismaloya, Jalisco / Carlos García / Guacamole Project

Días plenos de dicha

Me agradó mucho que el lugar combinara a la perfección aventura, lujo y comodidad, en comunión con la naturaleza. Me gustó por igual estar en las instalaciones del hotel que en las áreas naturales circundantes.

Estar aquí me hizo sentir que el tiempo no importaba, tampoco el motivo o la intención del viaje, porque el lugar promete vivir y experimentar diferentes emociones cada vez.

Elegí para empezar una sesión de yoga y meditación en un entorno espectacular, y después, aunque también se podía pasear en bicicleta, preferí el caballo para conocer algunas de las comunidades cercanas; otra de las actividades estrella son las clases de cocina que imparte el chef en el restaurante El Diablito, donde los huéspedes eligen un platillo del menú; elegí el ceviche desconocido (¡mi favorito!). Y a pesar de que este pareciera ser un refugio de total tranquilidad, existen opciones para los más intrépidos como andar en bici o pasear en kayak; para los interesados en la ornitología está el tour de aves y para los de espíritu libre, el paseo en catamarán. Obviamente, el llamado del mar se siente con fuerza, por lo que puedes llegar a la playa en solo 5 minutos en el bote que sale del restaurante El Nopalito, y aunque no se recomienda nadar por ser mar abierto, la invitación a recostarse en la arena no se puede rechazar.

Resaltando lo natural

El buen sazón en sus dos restaurantes fascinaron mis sentidos. El restaurante El Diablito está a la orilla del estero, donde preparan exquisitos desayunos. Para la hora de la comida es recomendable ir a El Nopalito, al que se llega cruzando la laguna en un pequeño bote (que ya es en sí un plus). Casi todos los ingredientes de ambos restaurantes vienen directos del huerto orgánico, así que se nota la diferencia en frescura, colores y sabor.

La salud mental y física es muy importante en este espacio enclavado en la reserva natural. Aquí los recursos del mar y los muchos beneficios que ofrece el agua salina se aprovechan en su spa. Ahí me rendí a la talasoterapia, un método terapéutico basado en el uso de los diferentes medios marinos. El tratamiento duró poco más de una hora, pasando por diferentes piscinas con diferentes temperaturas, densidades y chorros de agua.

Hotelito Desconocido. Hamacas en la playa / Carlos García / Guacamole Project

Durante los dos días posteriores al tratamiento, mi cuerpo y ánimo cayeron en un estado de reposo reconfortante como pocas veces.

Son tantos los placeres y las sensaciones que viví que dan ganas de compartirlo todo. Sin duda, no es un lugar para vacacionar sino para vivir experiencias únicas.

Santuario mágico

El Playón de Mismaloya, Tomatlán, fue declarado refugio de anidación de la tortuga marina por al UNESCO; además es acuífero para las aves, aquí conviven más de 150 clases de ellas, incluyendo pelícanos, garzas y fragatas, así como cientos de especies animales.

Contacto

Hotelito Desconocido
Playón de Mismaloya s/n, La Cruz de Loreto, Tomatlán, Jalisco.
Tel. 01 (800) 013 1313.
hotelito.com

Recomendaciones

También te podría interesar

Comentarios

Lo último

Los mejores lugares en la CDMX para probar ponche.
Ciudad de México
Dónde probar el mejor ponche con piquete en la CDMX

Te decimos dónde puedes probar la bebida de temporada por excelencia en la CDMX: el ponche con piquete. ¿Se te antoja?

Mercados de México
México
Mercados tradicionales para comprar adornos de Navidad

En diciembre los mercados tradicionales en todo México se transforman para ofrecer los adornos de Navidad. Te dejamos la lista alguno de ellos, para que tengas la Navidad más feliz de todas.

El significado de las piñatas
México
El significado de las piñatas y su origen

¡Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres! Conoce el origen y significado de las piñatas: una tradición mexicana que llegó de China.

cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso.
México
Cómo hacer un nacimiento navideño, paso a paso

El nacimiento navideño es un elemento clave para festejar la Navidad. Si quieres poner el tuyo pero no sabes por dónde empezar, te recomendamos seguir estos pasos.